Blogger, Medical Student, Medicine, Motherhood, Pediatrics, Uncategorized

Un milagro llamado JM

Van más de dos años de tu nacimiento, pero aún veo tus fotos de recién nacido y pienso en todo lo que pasamos juntos para traerte al mundo. Una cita médica a las 38 semanas se convirtió casi en un corre y corre. Gracias a que mi OBGYN es de excelencia, sus palabras lograron calmarme.

Llegué a la oficina con dolor de cabeza y mareada. Signos clásicos de presión alta. Efectivamente, mi presión sobre 139/90. A lo que me piden que me vaya a caminar, tomar agua y regresar para una segunda toma de presión sanguínea. Esta vez salió más alta. Ya preocupada, mi OBGYN me indica que necesita tomarme una muestra de orina para saber si tenía proteínas en orina. Yo sabía sus sospechas y me alarmé un poco. Ciertamente si tenía trazas de proteínas en orina. Por lo que, a las 12:00 pm me siento a hablar con ella sobre las opciones. Plan A: entrarme a Sala de Partos para observación con solo 2 centímetros de dilatación. Con mi historial de amenaza de aborto, era una opción, pero no la más oportuna. Plan B: inducirme el parto, pues mi presión seguía subiendo. Decidimos admitirme a sala de partos para asegurarnos que no tuviera más síntomas.

Justamente, ese día mi madre, mi tía de crianza y mi Médico Naturopático tomarían un vuelo para sus vacaciones juntas. Al terminar de hablar con la doctora, llamo a mi madre. Estaba ya montada en el avión. Le estaban cerrando la puerta en su cara mientras hablaba conmigo. Ninguna de las tres podía bajarse del avión. Ninguna de las tres iba a poder estar en mi parto como había planificado. Así que, armada de valor le dije a mami que todo estaría bien.

Salgo de la oficina médica con el papá de mi hijo para mi casa a buscar mi maleta y regresar al hospital. Por órdenes de la doctora podía comer. Por lo que mis antojos me decían que comiera arroz con habichuelas y pollo. Lo más cercano y más saludable, Pollo Tropical. Pedimos por servi-carro mientras yo estaba enviándole mensajes de texto a mi familia. El padre de mi hijo con los nervios de punta, pagó la comida y… la dejó en la ventanilla. Siguió como si nada hasta que yo me percato. Tuve que hacerlo virar y yo entrar al local ya con contracciones a recoger lo que sería "mi última cena" hasta parir. Entre risas y nervios, almuerzo en el carro camino al hospital.

Al llegar, el proceso de parto fue bastante llevadero. Me entrevista para el historial clínico un colega y amigo. Entre risas hablábamos de lo más normal. Entrando a las 2:30 pm y ya a las 4:30 pm me estaban induciendo. Dando la ronda de salida, me toca otra colega y amiga desde escuela elemental. Excelente residente de OBGYN y actualmente alguien que considero una eminencia en el tema. Entre ella y mi OBGYN me harían el parto, pero… aún mi proceso de dilatación estaba lento, por lo que mi OBGYN se despide jocosamente "Nos vemos en la mañana."

Yo estaba tranquila. Tantos partos vistos como estudiante de Medicina, ya me sabía los protocolos básicos. El papá de mi bebé, un mar de nervios. Vimos películas, hablamos, vimos un juego de baloncesto y a las 3:00 am le dije que fuera a descansar. La realidad era que me estaba haciendo la fuerte y ya necesitaba una dosis de Demerol y Phenergan. Entre las náuseas, las contracciones y el sueño, sentía que necesitaba recargar baterías para lograr mi parto vaginal. Había hablado de mi plan de parto desde mucho antes y mi OBGYN fue un tremendo apoyo al respecto. Descansé al menos una hora y media, pues ya para las 5 am me estaban volviendo a evaluar. Dilatando como el reloj, rompiendo fuente y ya bebé bajando. Para las 6:30 am ya estaba casi completamente dilatada. Todo ocurrió muy rápido, en un abrir y cerrar de ojos ya estaba en la burra para parir. Mi milagro de vida nació a las 8:08 am, 16 horas después de entrar a Sala de Partos. No puedo pedir mejor parto. Acompañada un equipo de OBGYN de excelencia, tener una de mis amigas de la infancia conmigo y la voluntad para lograr esperar como el cuerpo me lo indicaba.

En cuánto al postparto y la lactancia… hablaremos la próxima semana.

XOXO,
Pau

"Una madre ve luces por sus hijos y un hijo le da luz a la vida de una madre."


#Paulatinamente #metamorfosisprofesional #CronicasdeJM #partorespetado #TeamPau #futurePeds #PediatradeVocacion #KeepDreamingbyPaulette #DreamitDoit

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s