Pediatrics

Memorias de vida

Vagos recuerdos tengo de mi infancia, pero los más destacados siempre han sido con mis abuelos maternos. Mi abuelo es mi luz y mi abuela era un roble. Digo era porque una enfermedad ha ido apagando esa luz de valentía, fuerza y rudeza por la que se caracteriza. Mi abuela tiene Alzheimer hace más de 7 años. Ahora también tiene Parkinson a raíz del Alzheimer. No camina, no habla, pero sí se ríe, llora y me hace muecas. Sus memorias de vida ya se esfumaron. Ya no recuerda quién es.

Como estudiante de Medicina, si vi muchas personas mayores y traté sus condiciones. Jamás me imaginaba la energía y el tiempo que se invierte en cuidar un paciente así. El cuidador a cargo siempre debe estar en su mejor disposición y tener momentos de ocio y relevo para poder continuar con esta labor. Es sumamente difícil estar 24/7 a cargo de la situación. Son humanos y también necesitan tiempo para ellos. Por eso me quito el sombrero ante mi tía menor y mi abuelo. Ambos juntos han dado la cara por estar ahí con mi abuela batallando los demonios y dificultades de ambas enfermedades.

El campeón de mi abuelo con 80 años se echa el peso de abuela encima para trasladarla de la cama a la silla de ruedas y de la silla de ruedas a la bañera. No hablamos de peso pluma. La rigidez por el Parkinson provoca que el cuerpo del paciente se sienta el doble de pesado y de igual forma, en esta etapa, el paciente no puede sostenerse de pie.

En mi caso, hago lo que puedo cuando tengo tiempo disponible, pues sé y he vivido por ratitos las dificultades que ellos pasan con ella. Sé lo mucho que afecta en la parte emocional y lo extenuado que cada cuidador termina al finalizar el día. Es por eso que exhorto a cada familiar que tenga un paciente con condiciones similares a darle la mano y relevar por algún rato o días a aquel cuidador permanente. Dale un descanso y aprende cómo ser de ayuda. Disfruta te la persona a tu cuidado antes que ya no exista más en este mundo.

Les dejo fotos de mi viejita hermosa.

XOXO,

Pau

1 comentario en “Memorias de vida”

  1. Leo esto y me siento tan identificada. Siempre he sido la luz de los ojos de mis abuelos y ahora ellos son la luz de los mios. Vivo dìa a dìa para dedicarme a ellos sin importar qur tengo un esposo y un hijo al cual lacto y solo tiene año y medio. Es fuerte es dificil pero sabes q? es bien gratificante. Soy yo la unica nieta de 10 nietos y 3 hijos quien cuida de ellos. Muchos de mis amistades saben todos los “jangueos” que me perdì mi esposo sabe todas las veces que se nos han aguado los planes etc, las noches que yo he dormido en un hospital y ahora las q mi esposo tambien ha dormido… Solo por el dar el 100% para ellos cosas que cuando ellos falten ni agradeceran sus hijos. Por lo menos mi corazòn queda con esos bellos recuerdos de haberlos cuidado hasta el final. Mi abuelo es pasciente de alzheimer de mas de 15 años y mi abuela es diabetica y ha perdido mucha vision.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s