Pediatrics

Paralizada

¿Alguna vez has sentido que el mundo se paraliza, te empuja hacia las paredes y te encierra comenzando a dejarte sin aire? ¿Alguna vez has sentido que la ropa te aprieta tanto, aunque llevas la talla correcta, que lo que deseas es arrancártela y salir corriendo desnudx? ¿Alguna vez sientes que ves tu vida desde los ojos de otra persona y estás tan atadx que no puedes ayudar? Eso tiene un nombre y se llama ANSIEDAD por un ataque de pánico. Una ansiedad que anula todas las fuerzas físicas, mentales y emocionales capturando tu esencia. Difícil de controlar. Impredecible en el momento que puede ocurrir.

Cuando uno es madre, vives en ansiedad y a la carrera con todo lo que necesitas hacer durante el día. La descripción de arriba soy yo. Paciente de ataques de pánico desde la adolescencia que se exacerbaron durante mi vida universitaria. Supe estar horas intentando recuperar el aliento. Supe mirar un examen de Física y no saber que escribir aunque me sabía el material. Supe ver la clase de Química Orgánica como mi peor pesadilla por ser tan abstracta, pues lo abstracto incrementa mi ansiedad. Soy tangible. Soy imaginaria, pero me siento en control cuando palpo las cosas. Por eso buscaba el modelo de la molécula para crearla con pelotas de foam. Tanto fue mi ansiedad, que con ella descubrieron mis arritmias cardiacas. El episodio fue tan fuerte que terminé en sala de Emergencias con un monitor cardiaco y un referido a la mejor cardióloga del área Sur de Puerto Rico (QEPD). Una mentora excelente que me encaminó aún más a la Medicina.

En escuela de Medicina logré superar ciertos aspectos gracias a los medicamentos y herramientas que me brindaba mi doctora. Fiel al medicamento, fiel a la meditación y fiel al ejercicio al menos 3 veces en semana. Estudiar fuera de Puerto Rico de por sí era un estresor. Pero más bien me brindó las herramientas para continuar creciendo como persona, como adulto.

Aunque tuve recaídas durante el embarazo, descubrí el poder de la acupuntura a través de una amiga de toda la vida, quien se convirtió en mi Médico Naturopático y luego mi mentora en Medicina Natural. Durante mi año y medio de trabajo con ella, descubrí otras vertientes de la Medicina Global. Descubrí técnicas de relajación y puntos estratégicos de acupresión en caso de necesitarlos.

Recientemente tuve otro episodio. Luego de varios años sin necesitar medicamentos para la arritmia, pues durante el embarazo todo mejoró, terminé nuevamente en sala de Emergencias. No podía respirar. Tenía dolor de pecho. Sabía que mi arritmia incrementaba. Sabía exactamente lo que me sucedía. Me tuvieron que transportar desde el trabajo al hospital. Iba masajeando mi pecho e intentando controlar las respiraciones. Pero el episodio era más fuerte de lo que antes había padecido. Terminé en observación por 12 horas y directo a descansar. Síndrome de Burnout. Nada más y nada menos que cansancio por trabajar 6 días a la semana, 10 horas diarias para luego llegar a casa y seguir estudiando, compartir con mi hijo, haciendo consultas y asegurarme que las publicaciones estuvieran planificadas para no fallarle a mis seguidores. Todo antes de la medianoche para intentar descansar. Descanso entre comillas porque terminaba desvelada. Drenada.

Hace poco reconecté con mi ser. Hace poco que solté todo y ando renaciendo, redescubriendo y reinventando. Si. Las mismas 3 palabras que utilicé comenzando este blog. Un nuevo ciclo. Una nueva fase. Conectando y continuando “liberando cargas”.

Por eso, cuando vean que no publico frecuente, quiero que sepan que me estoy dando un espacio para relajarme y disfrutar. Un espacio para meditar y cumplir con mis obligaciones físicamente. Así que gracias por ser siempre pacientes, apoyar, leer, comentar y compartir en cada una de mis publicaciones. ¡Son mi motor!

Y si tú que me lees alguna vez te has sentido así, RESPIRA. Eres un ser humano normal. No estás solo en esta situación.

Háblalo.

Grita.

Llora.

Fluye.

Corre.

Camina.

Sigue y…

Renace.

Busca ayuda profesional si lo sientes necesario.

Abraza a tu hijx si eres padre/madre. Llora con ellos cuando les da su berrinche. Ser padres, profesionales y personas a la vez no es fácil, pero nuestros hijxs merecen nuestro esfuerzo. Nosotros como adultos también necesitamos nuestro break. Sigues siendo excelente persona. Sigues siendo un extraordinario ser humano. Lo estás haciendo bien. ¡Un abrazo!

XOXO

Pau

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #MetamorfosisProfesional #futurePeds #ansiedad #burnoutsyndrome

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s