Blogger, Medical Student, Medicine, Pediatrics

Mi bata vale

Cuando comienzas a estudiar Medicina, ves la bata blanca como tu símbolo más preciado. Pasan los años y es tu fiel amiga. La que se ensucia a diario y hay que sacarle las manchas con olor a formol. La que se llena de tinta de un bolígrafo que explotó en ella dentro de la lavadora porque la echaste a lavar básicamente sonámbula mientras te transnochas estudiando para un examen de Fisiopatología. La que se mancha con tus lágrimas cuando lloras la muerte de tus pacientes y con el sudor de tu frente por todo el esfuerzo que hiciste durante una resucitación cardiopulmonar.

Si, la bata de los mil secretos tiene un valor gigante. Mas esa bata ahora mismo anda escondida en el clóset sin poder disfrutar de los corre y corre y la adrenalina de estar en un hospital. Esa bata que simboliza más que vocación, sino profesionalismo y empeño para llegar a ejercer lo que con tanto esfuerzo has estudiado. Mas sin embargo, cargo la bata en el alma y mente todos los días. La llevo conmigo en todas las consultas de alimentación infantil, pues al final del día, un papel no dictamina mi vocación. Un “PASS” que no ha llegado no me quita la fe de que pronto pisaré de nuevo una Sala Pediátrica donde sí podré dar el todo por el todo por mis pacientes. Mientras tanto, mi bata sigue valiendo conocimiento adquirido a través de los años. Conocimiento que nadie me quita y que sigo poniendo en práctica fuera de las 4 paredes de un hospital.

A quien me lee y quiere estudiar Medicina:

No permitas que el mundo determine el trazo de tu meta. El camino no es recto. El camino tiene suficientes curvas para hacerte pensar que no puedes. Persevera. Lúchalo. Llóralo si es necesario, pero no te quites.

 

XOXO,

Pau

 

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #FuturePeds #MedSchool #MetamorfosisProfesional

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pediatrics

El sueño infantil

Cuando les dicen a los padres “No vas a volver a dormir igual”, no se equivocan. Bebé llega a este mundo programado con ciclos de sueño cortos como método de supervivencia. Los mismos permiten que se alimente frecuentemente. El cerebro con su centro respiratorio y sistema de alerta/sueño ubicado en el hipotálamo aún se encuentra en desarrollo, lo que contribuye a disminuir el riesgo de Muerte Súbita del Infante (SIDS).  Conjunto con la necesidad de mantener los niveles de glucosa en sangre, los ciclos de sueño de un recién nacido son de 30-50 minutos en sueño ligero conocido como REM. El ciclo circadiano en un recién nacido no tendrá un patrón establecido y mayormente estará invertido al de los padres durante los primeros 3 meses. Es de suma importancia para mantener una alimentación frecuente despertar al infante durante el primer mes de vida. En ocasiones nos encontramos con infantes dormilones que pasan más de 3 horas sin comer. El riesgo mayor es una hipoglicemia (que le baje el azúcar en sangre).

 

A pesar de la creencia que los bebés dormirán toda la noche a partir de los 3 meses, muchos de ellos no lo establecen hasta edad preescolar (entre los 4-6 años). Nuestro cerebro va aprendiendo a entrar en lapsos de alerta y sueño de manera inmediata e intercalada con el tiempo y paulatinamente sin la persona darse cuenta. Nos volteamos en la cama y continuamos durmiendo. Esto marca que el crecimiento y desarrollo cerebral se ha establecido a un ritmo más pausado y el centro de alerta/sueño tiene mejor control de los ciclos REM y No-REM, o sea, entre el sueño ligero y sueño profundo.

 

Es importante reconocer las señales que muestra el infante para saber si está cansado. De primera instancia, comienzan los bostezos breves conjunto con la mirada perdida. Luego pasamos a la etapa de rascarse las orejas u ojos y, cuando no hemos podido reconocer el agotamiento, pasamos a la fase de inquietud o perretas del sueño. Estas últimas son una señal tardía que impide al infante concentrarse y relajarse lo suficiente para entrar en la etapa de sueño ligero. Al reconocer las etapas, les da a los padres un patrón detectable y sencillo.

 

señales de sueño
Fotos tomadas de foter.com

 

 

Si ya los padres les han puesto una rutina diaria, estas señales se hacen más fácil de reconocer y asociar con las horas escogidas para las siestas. Establecer rutinas desde recién nacidos puede colaborar a mejorar el patrón de sueño. De igual manera, seguir las reglas de sueño seguro también es importante para preservar los reflejos de supervivencia y evitar que prolongue demasiado el ciclo. Cuando acuestes a tu bebé, recuerda la reglas, pues la seguridad siempre es primero:

  • El bebé debe dormir en una superficie plana con un cubre colchón ajustado.
  • El área siempre está libre de sabanitas, almohadas y protectores de cuna (“crib bumpers”)
  • Sacar todo tipo de peluche o juguete a la hora de dormir
  • No fumadores cerca
  • Asegúrese que nada cubra la cabeza de su bebé
  • Boca arriba siempre (incluyendo sus siestas)
  • Vestir a bebé con ropa apropiada. No abrigar demasiado para prevenir sobrecalentamiento.
  • Colecho seguro lateral a mamá. Se prefiere que sea en una cunita al lado de la cama.
  • Bebé nunca duerme en sofá o cualquier superficie blanda.
  • Evite productos que digan que reducen el riesgo de SIDS como almohadones de posición y monitores de riesgo.

Para leer más sobre los cuidados de in recién nacido, click aquí.

XOXO,

Pau

 

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #MetamorfosisProfesional #KeepDreamingbyPaulette #FuturePeds #IYCFS #ChildNutritionExpert

Sigue leyendo “El sueño infantil”

Alimentación Complementaria, Baby-led weaning, Pediatrics

Grasas saludables

Las grasas son parte esencial para el desarrollo infantil como macronutrientes en nuestra alimentación.  Su función crucial es nutrir órganos como el cerebro y brindar soporte de nutrientes al Sistema Nervioso al igual que brindar energía para el crecimiento. Este macronutriente es el componente principal cerebral, ya que el cerebro es 2/3 grasa. La leche humana y la formula infantil brindan 40-50% la energía por medio de las grasa saturadas para el crecimiento y desarrollo infantil. Inclusive, la leche humana contiene 4.38 g grasa por 100 g de leche. Esto permite la absorción de vitaminas liposolubles como las vitaminas A, D, E y K gracias al suplido de ácidos grasos esenciales. Para mantener una dieta balanceada en un menor de 2 años, su nutrición diaria debe ser mitad de las calorías deben provenir de grasas saludables de los alimentos ofrecidos. En otras palabras, sin la suficiente grasa, el infante y toddler sufrirá deficiencias nutricionales de gran importancia.

Hay dos tipos de grasa: saturada e insaturada. Las grasas saturadas son provenientes de los lácteos y sus derivados, Son grasas esenciales para niños menores de 2 años de edad para mantener el crecimiento exponencial y rápido durante los primeros años de vida. Las mismas se mantienen sólidas a temperatura ambiente como las carnes, y mantequillas. Este tipo de grasa se prefiere que su consumo se limite luego de los 4 años de edad como prevención a enfermedades cardiovasculares. Las grasas polinsaturadas se consideran saludables, pues proveen nutrientes como DHA, ácido linoleico, eicosapentaenoico, docosahexaenoico al igual que omega 3, 6 y 9. Mientras que las grasas monoinsaturadas provienen de grasas y aceites (canola, olive, girasol), nueces, mantequillas de nueces, maní, aguacate, aceitunas, semillas de sésamo y el tahini. La Guía Nutricional Americana recomienda actualmente que los niños mayores de 2 años, no deben consumir no más del 10% de las calorías totales se recomienda que provengan de las grasas saturadas. Eso se traduce a alrededor de 11 g de grasa saturada en una dieta de 1,000 calorías diarias. Por tanto, es esencial aprender a mantener una alimentación balanceada en nuestros hijos.

 

¿Cómo sé si le estoy ofreciendo suficiente grasa?

Antes del año de vida estarás ofreciendo grasa por medio de la leche humana al igual que si bebé toma fórmula. En esencia, mantendrás la toma de leche frecuente (para lactancia) y en cantidades de 4-5 oz para un infante que toma leche en botella. Es importante tomar en consideración que, para calcular cuánta leche debe tomar un infante, se evalúa el peso actual, las horas que duerme en 24 horas al igual que la frecuencia de las tomas directamente desde el pecho. Esto debe ser realizado por un profesional de la Salud y preferiblemente por un profesional en Alimentación Infantil. Para tomar una idea, se puede utilizar la calculadora de KellyMom (click aquí). En infantes que consumen fórmula, el cálculo es bastante similar y no un redondeo de aumento de onzas por mes como comúnmente se menciona.

Para infantes en alimentación complementaria, se ofrecen desde el comienzo carnes blancas como base de proteínas al igual que grasas saturadas. Luego, paulatinamente, se van incorporando las mantequillas de maní y otras nueces al igual que los derivados lácteos como el yogurt y quesos simples (mozzarella, ricotta, sting cheese y cottage) y más adelante otros quesos con sabores más complejos (blanco, Monterrey, Suizo y Betabel). En casos de toddlers saludables, mantenemos la lactancia hasta mínimo los 2 años de edad por ser neuroprotectivo al igual que continúa proveyendo grasas y nutrientes esenciales. Si tomaba formula hasta el año, se le hace un destete paulatino de la misma, dejando la toma nocturna para lo último y aumentamos las grasas y macronutrientes en los alimentos, puesto que no es imperativo que tomen otra leche, ni tan siquiera formulas de continuación si es un toddler sin condiciones de salud.

A continuación les brindo una gráfica descriptiva con alimentos ricos en grasas saludables. Recuerda que la meta antes del primer año de vida, es que sus hijos hayan sido expuestos a la mayor cantidad de alimentos y nutrientes cuando se trata de un niño sano y saludable. En casos de condiciones de salud particulares, se toma en consideración otras vertientes nutricionales para beneficio del menor.

 

XOXO,

Pau

#Paulatinamente #BLWconPau #ConsejitosdePau #MetamorfosisProfesional #BLW #pures #babyledweaning #alimentacioncomplementaria #KeepDreamingbyPaulette #FuturePeds #ChildNutritionExpert #IYCFS #BLWcertified #AlimentacionInfantil

 

grasas

 

 

 

 

 

Sigue leyendo “Grasas saludables”

Medicine, Motherhood, Pediatrics

Toddler Chronic Nonspecific Diarrhea

Nombre complicado que resume el hecho de mantenerse en evacuaciones diarreicas por periodos largos de tiempo. Más bien es un desorden nutricional que no permite la absorción simple de nutrientes. Esto se debe a un tipo de intolerancia y malabsorción de nutrientes, por lo que el sistema gastrointestinal busca eliminar dicho alimento no tolerado lo antes posible del cuerpo causando mucha s veces estancamiento en ganancias de peso. Entre sus detonantes se encuentran las azúcares complejas como la lactosa, galactosa, sacarosa y sorbitol,  el consumo excesivo de líquidos, malabsorción de carbohidratos complejos, dieta baja en grasa/alta en fibra y el sistema digestivo inmaduro. Se estima que la alergia a la proteína de la leche de vaca puede provocar daños a la mucosa intestinal, haciendo más compleja la absorción y digestión de los alimentos ingeridos.

 

Entre sus signos y síntomas encontramos:tcnsd

Su diagnóstico puede comenzar sospecharse entre los 6 meses a los 5 años de vida en niños que están ganando peso, desarrollándose normal y en otros ámbitos se encuentran saludables. Es importante llevar una bitácora alimentaria cuando se sospecha esta condición para así poder evaluar al paciente con datos más claros. Su tratamiento incluye:

  • Limitar el consumo de jugos: Al contener alta cantidad de azúcares y tener mayor cantidad de porciones de fruta que la que le corresponde, estamos sobrecargando la absorción del azúcar y termina siendo eliminado.
  • Evitar el consumo excesivo de líquidos: desplaza la absorción de la fibra y las grasas
  • Aumentar el consumo de grasas en la dieta del menor: permite controlar el flujo de líquidos
  • Aumentar el consumo de fibras por medio de frutas frescas, panes, cereales y granos: colabora con la absorción de otros nutrients esenciales como los minerales.

 

En carácter personal, ha sido un diagnóstico fuerte de asimilar para mi hijo en su etapa de conocimiento de alimentos distintos a los que consume. Al principio del diagnóstico era más llevadero por la sana alimentación que promovemos en casa. Ahora es un reto diario cuando salimos para conseguir alimentos saludables y que a su vez no sean parte de su lista de alimentos prohibidos. Es por tal razón que siempre ando con una lunchera con meriendas para él y para mí. De esta forma tengo más control a la exposición. Llevamos investigando este diagnóstico desde cumplidos sus 5 meses en adición a la Intolerancia a la Lactosa, la cual se ha demarcado aún más por caer como un subdiagnóstico. Dicho proceso cuando no está controlado o el chico consume alguno de los alimentos que no debe comer, nos ha llevado a Sala de Emergencias para hidratación y estabilización por más de 23 episodios diarreicos en un solo día. Hemos tenido que eliminar la acerola, duraznos, melocotón y los cítricos fuertes como la china. Hasta sus bizcochos de cumpleaños son hechos especiales para evitar. Es difícil para la población general que no Deben ofrecerle cualquier alimento sin antes preguntar, pero soy amable y trato de explicar la situación. Es parte del proceso.

 

Es un diagnóstico que va mejorando según el desarrollo gastrointestinal madura, pero no se va del todo. Esta es una de las razones por la que soy enfática en una alimentación sana, saludable y segura para nuestros pequeños. Si sospechas algo similar, no dudes en consultar a tu pediatra para pruebas de laboratorio como: Rotavirus, cantidad de grasas en excreta, sangre oculta y hasta colonoscopía para descartar otras patologías como Colitis Ulcerativa y la Enfermedad Celiaca y de Crohn al igual que un referido a un especialista.

 

 

XOXO,

Pau

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #ToddlerChronicNonSpecificDiarrhea #FuturePeds #MetamorfosisProfesional #IYCFS #ChildNutritionExpert #BLWCertified #CronicasdeJM

 

Referencias:

Dykes, D. et al. A Toddler With Tummy Troubles. 2012. Recuperado el 11 de junio de 2018 de https://www.medscape.com/viewarticle/764381_3

Hoekstra, J. Toddler diarrhoea: more a nutritional disorder than a disease. 1998. Recuperado el 8 de junio de 2018 de http://dx.doi.org/10.1136/adc.79.1.2

Riley Children’s Health Indiana University. Toddler’s Diarrhea. 2018. Recuperado el 2 de mayo de 2018 de https://www.rileychildrens.org/health-info/toddlers-diarrhea

 

 

Pediatrics

Introduciendo Proteínas

Nuestros niños están en un periodo de rápido crecimiento y por tal razón requieren niveles adecuados de fuentes de energía para seguir creciendo. Los carbohidratos, proteínas y las grasas representan las fuentes principales de energía en nuestra dieta. El 15% de toda la energía consumida desde los 6-24 meses debe provenir de proteínas. Además de brindar energía, son los bloques con los que se construyen, mantienen y reparan nuestros músculos, se forman anticuerpos y se encuentran en todas nuestras células. Las proteínas brindan 13 de los aminoácidos esenciales para el crecimiento y desarrollo infantil. En la leche humana encontramos 0.56 g de proteínas por cada 8 oz y en caso de la fórmula infantil, el contenido de proteínas varía según el tipo de fórmula y su estado de material: líquido, concentrada o en polvo (de 0.5-4.4 g por cada 1 fl oz).

Una de las proteínas más conocida de nuestro cuerpo lo es la hemoglobina. La hemoglobina es una proteína que contiene hierro y se encarga de cargar y transportar oxígeno en nuestra sangre. Por lo que consumir proteínas, vitaminas y minerales como el hierro en las porciones requeridas es necesario e importante. Las proteínas para el consumo las podemos conseguir en fuentes animales, fuentes vegetales y en lácteos. La carne tiene un contenido de proteínas por porción mayor que aquellas de fuentes vegetales. Una dieta vegetariana o vegana tendría que acomodar porciones más grandes para asegurar un crecimiento adecuado e incluir un suplemento de vitamina B12 para mantener la reparación y desarrollo neuromuscular. En la siguiente imagen  se presentan diferentes fuentes de proteínas.

GRUPOS DE ALIMENTOS PRINCIPALES

Un consumo muy bajo, o en exceso de proteínas puede causar a nuestros niños problemas en su salud. Un bajo consumo puede causar desnutrición y un retraso en el crecimiento, mientras que consumirlas en exceso se ha relacionado a mayor tejido adiposo y obesidad a edad temprana. La proteína de la leche de vaca es el mayor causante de un consumo excesivo de proteína. Por lo que se recomienda que se limite el consumo en niños y niñas de la leche de vaca a solo 2 tazas al día, o sustituirlo por otras opciones.

Hay quienes argumentan que un consumo excesivo de proteínas puede causar daño a los riñones aún inmaduros. Sin embargo, no se ha encontrado evidencia de esto. Es importante mencionar que durante el desarrollo embriológico, los riñones comienzan a funcionar en la 10ma semana de gestación, estos logran su maduración y funcionamiento cercano a la del adulto a los 2 años. Siendo así, un recién nacido aún no tiene la capacidad completa de filtrar y por tanto manejar cargas altas de fluido. Por tal razón cuando comenzamos con los alimentos complementarios, debemos tener cuidado de no sobrecargarlos. En la tabla al final del escrito mostramos las porciones recomendadas por edad y de qué fuentes pueden ser adquiridas comúnmente.

Cuando se eligen proteínas de la carne se debe evitar aquellas que han sido procesadas, y curadas como los jamones, embutidos, tocineta, carne seca o carne enlatada ya que pueden tener alto contenido en nitritos y nitratos con el propósito de que tengan mayor duración. Los nitratos pueden ser perjudicial para la salud, ya que este compuesto tiene la capacidad de tomar el lugar que le corresponde al oxígeno en la hemoglobina y se produce metahemoglobinemia (click aquí para detalles), esto es un tipo de intoxicación en la sangre la cual disminuye los niveles de oxígeno para nuestro cuerpo. Los vegetales no están libres de nitratos, siendo el brócoli, la espinaca y la zanahoria aquellos que más contenido de nitritos y nitratos tiene una vez cocinados. El brócoli y la zanahoria reducen bajo el 20% de nitratos permitidos para consumo de un infante una vez están cocidos. Por tal razón, se incluyen en la tabla de Alimentos por Edades para menores de 12 meses. Aunque ese componente ocurre de forma natural en algunos alimentos, su riesgo de consumo es mayor en carnes procesadas.

Al momento de elegir las proteínas que introduciremos a nuestros infantes a partir de los 6 meses (y una vez cumplan con las señales para comenzar alimentos complementarios) es recomendable buscar aquellos que tengan un mayor aporte de proteína por porción, que sean saludables y que estén preparados de la manera correcta, sin sales añadidas y en cantidades apropiadas. Este cálculo se hace a base de las calorías totales consumidas diariamente y según su edad. A continuación se les provee un estimado de consumo.

1

2

¡Buen provecho!

Michelle Lozada Martínez MD, ACAI en colaboración con Pau-latinamente

XOXO,

Pau

(Encuéntrame en Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest y YouTube. )

Sigue leyendo “Introduciendo Proteínas”

Alimentación Complementaria, Baby-led weaning, Motherhood, Pediatrics

Sillas de comer

Sillas de Comer

El comienzo de alimentación complementaria trae también muchas dudas. Entre ellas, la selección de la silla de comer apropiada, si bebé la aceptará y cuánto les durará a los padres esa inversión al igual que la selección de utensilios básicos como el vaso, cucharas apropiadas y platos para bebé. Hoy discutiremos las sillas de comer, pues cada selección es única y depende grandemente del espacio disponible, el uso a corto y largo plazo al igual que la aceptación del infante a mantenerse en ella. Como todo es un proceso de adaptación, algunos bebés no aceptan la silla y prefieren comer sentados sobre los padres o en un área designada en el suelo. Expertos reconocen que este tema no se habla mucho. La relación de bebé sentarse solo y una silla que le de soporte apropiado es más que esencial, es imprescindible. En el mercado hay una variedad de sillas, pero no por eso significa que cumplan los requisitos necesarios para mantener al infante recto y seguro. A continuación se detallan puntos importantes en la selección.

 

¿Qué debo tomar en cuenta para seleccionar la silla de comer?

1

  1. Que sea segura: Para cumplir este requisito, debe tener una barra entrepiernas para evitar el deslizamiento. La bandeja o mesa no es suficiente para mantener los niños en posición segura. De tener ruedas la silla, es importante que se le pongan los seguros cuando está en uso.
  2. Amarre: en la misma línea de la seguridad está el tipo de amarre. Recomiendo que el mismo sea de 3-5 puntos. A esto me refiero que el amarre para por la entrepiernas para agarrarse con clips a ambos lados de las caderas. Si es de 5 puntos, sería un amarre similar al de los asientos protectores. Esto previene que el infante se pueda salir de la silla y evita caídas de la misma.
  3. Altura: Con esto nos referimos a que la mitad del torso sobrepase la mesa o bandeja y que su espaldar cubra al menos hasta la mitad del cuello para contribuir a mantener la posición erguida.
  4. Reposa pies: la función de este aparato es ayudar a mantener una postura erguida de 90º en el bebé y evitar que se resbale mientras está sentado al igual que reduce el riesgo de atragantamientos. Mi recomendación es un reposa pies que sea movible de acuerdo al crecimiento del menor. Por eso este aparato en mi opinión es una de las partes esenciales de la silla y citando a Dr. Green:

“Cuando los niños se sentaban en la silla sin reposapiés, parecían moverse más porque tenían menos apoyo para su cuerpo, lo que provocaba inquietud mientras trataban de sentirse cómodos mientras realizaban la tarea. Los resultados de la estabilización corporal entre las dos condiciones también mostraron una diferencia estadísticamente significativa. Los niños se movían más en la condición de no reposapiés porque estaban tratando de estabilizar sus cuerpos inferiores envolviendo sus pies alrededor de las piernas de la silla o tratando de usar la pequeña barra transversal debajo del asiento, mientras que en la condición con el reposapiés tenían un lugar para descansar sus pies. Me he convertido en un firme creyente de que los niños necesitan un reposapiés adecuado cuando comen o realizan actividades en la mesa hasta que sus pies puedan alcanzar el suelo. Es tanto la aplicación de la presión y el hecho de que sus caderas están debidamente flexionado que probablemente conduce a una mejor ergonomía, confort, comportamiento y comer.”

  1. Asiento fácil de limpiar: La higiene es esencial para mantener la silla de comer en buen estado. La mayoría vienen con forro o cubierta. Estos deben ser removibles para poder lavarse y desinfectarse.
  2. Segunda mano: A menos que usted sepa el trato y cuidado de la misma, intente no adquirir este artículo de segunda mano. Si lo hace, obtenga el nombre del modelo y la fecha de fabricación -que debe estar en una etiqueta pegada permanentemente a la silla- y luego revise https://www.recalls.gov/ para asegurarse de que la silla no ha sido incluida en ningún retiro de seguridad.
  3. Ajuste de la altura del asiento: Las alturas ajustables del asiento permiten que la silla alta sea utilizada en el nivel de su tabla del comedor, para que su bebé pueda comer con el resto de la familia, o a una altura que funcione bien para un cuidador sentado. Recuerde que no es seguro ajustar la altura cuando su bebé está sentado en la silla.
  4. Peso y base: La silla debe tener un peso apropiado para evitar que un infante, durante un movimiento brusco, se pueda caer de la misma. La base y patas deben estar en un ángulo de al menos 45º para mantener la posición estable.
  5. Sillas on the go o boosters: Las mismas deben cumplir con los requisitos básicos de amarre, altura de espaldar y bandeja o mesa para considerarse seguras. De desear utilizer un booster en las sillas de su comedor, asegure que la silla del comedor tenga una base plana, donde el booster esté estable.
  6. Sillas Grow with me: proveen el beneficio de crecer con el infante hasta edad preescolar al igual que la integración a la mesa familiar. Cumplen con los requisitos anteriores.

 

Sillas que no recomiendo para bebés sanos:

2

  1. Bumbo Chair: Esta silla está diseñada para infantes de tal manera que fuerza la posición de sentarse. Comercializada para uso desde los 3 meses, donde el infante aún no tiene la tonalidad necesaria para mantener postura. Su base blanda no permite un balance apropiado de caderas a nivel y tampoco un acomodo real del torso. Algunos terapistas ocupacionales la recomiendan a infantes con bajo tono muscular, pero es preferible una evaluación clínica confirmando dicho diagnóstico.
  2. IKEA High Chair: Sea blanca o azul, es la misma silla. La razón principal de no recomendarla es para evitar accidentes. Es una silla liviana que con facilidad se tumba al suelo. La misma no cuenta con un reposa pies a nivel para mantener postura y su amarre se suelta fácilmente. Como anécdota personal, mi hijo con un año de edad saltó con todo y silla haciéndose una abertura en la parte posterior de la cabeza al caer al suelo. Al menos 4 puntos de sutura hubo que tomarle. Suceso que pasó en tan solo segundos y frente a su cuidadora primaria. Un mero accidente que me lleva a descartarla.
  3. .“Baby Bouncers”: Su posición reclinada hace que comer en ella sea peligroso de por sí. Esta posición aumenta el riesgo de atragantamiento, inclusive si se trata de un biberón. Estos aparatos están diseñados para usos cortos donde el infante está activo y despierto. Una vez se quedan dormidos, debemos sacarlos de los mismos para evitar los riesgos de asfixia por postura. Si desea saber más sobre este tema, le sugiero leer la publicación sobre los asientos protectores (click aquí).

 

Si bebé no desea la silla…

Si en definitiva el infante no desea la silla, es importante verificar si la misma le queda incómoda, si hay algo que le molesta o si simplemente no tiene apetito. En caso de ser una situación repetitiva, opta por hacer un área en el suelo que higienices antes de sentarle. Hay aparatos que puedes utilizar como cortinas de baño o alfombras plásticas y lavables.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En conclusión, se desea una silla alta resistente, estable que puede soportar el uso pesado, derrames y limpieza regular. Usted también quiere considerar si usted prefiere una silla alta diseñada principalmente para su uso en el hogar, o un modelo de usos múltiples que usted puede tomar sobre la marcha. Tal vez prefiera una silla que pueda ser adaptada a medida que su hijo crece de un bebé a un niño de la escuela. Para asegurarse de que su compra silla alta cumple con sus necesidades, los modelos de prueba en una tienda. Sillas altas de precio medio son una buena relación calidad-precio y puede ofrecer la mejor combinación de características útiles. Para perfeccionar su búsqueda, utilice nuestra guía de compra de silla alta para comprender las características de seguridad, así como los factores de diseño que son importantes para usted.

XOXO,

Pau

#Paulatinamente #BLWconPau #SillasdeComer #AlimentaciónInfantil #AlimentaciónComplementaria #BLW #BabyledWeaning #Pures #trozos #MetamorfosisProfesional #IYCFS #FuturePeds #PorelIBCLC #KeepDreamingbyPaulette

 

 

Referencias:

  1. AW2K. 10 Best Baby High Chairs That will Suit Both You and Your Baby. 2018. Recuperado el 4 de mayo de 2018 de https://www.awebtoknow.com/reviews/best-baby-high-chairs/
  2. Big Leap Pediatric Therapy Practice. Best High Chairs. 2016. Recuperado el 17 de enero de 2017 de http://www.bigleapsct.com/single-post/2016/1/28/Best-High-Chairs
  3. Consumer Reports.org. High Chair Buying Guide. 2016. Recuperado el 17 de enero de 2017 de http://www.consumerreports.org/cro/high-chairs/buying-guide.htm
  4. Green, MD. On footrest and eating. 2011. Recuperado el 17 de enero de 2017 de https://www.drgreene.com/perspectives/on-footrests-and-eating/
  5. Kandyba, S. The Truth About Bumbo Chairs. 2013. Recuperado el 4 de mayo de 2018 de http://www.cta-pt.com/articles/truth-about-bumbo

 

Autor: Paulette M. Vélez, MD, IYCFS

Escrito original redactado el 17 de enero de 2017 en colaboración de Julia Mari Colón, SLP de Greenville Bilingual Therapy

Modificado el 4 de junio de 2018