Alimentación Complementaria, Lactancia, Pediatrics

Reflejo de hambre vs. saciedad

Nuestros bebés nacen con un instinto de succión bien marcado. Desde el embarazo puedes ver algunos bebés perfeccionando esta técnica succionando su dedo mientras flotan en el líquido amniótico. Algo completamente normal y parte de su desarrollo. Una vez nacen y les damos la teta para lactar o la botella y vemos el movimiento de los músculos de la boca de forma instintiva. Pero, ¿cómo sabemos que están saciados con leche? ¿Y con los alimentos complementarios? A continuación explicaremos estos parámetros.

El cerebro, en específico los núcleos del hipotálamo, contiene los centros regulatorios de hambre y saciedad. Se activa el núcleo ventromedial del hipotálamo cuando tenemos hambre  por medio de una hormona llamada Grelina. Para sentir saciedad, el núcleo antes mencionado se inactiva por vía de activación del núcleo en el área lateral del hipotálamo. Sentimos saciedad porque la hormona leptina hace su trabajo luego de ser secretada por las células grasas del aparato gastrointestinal. A diferencia de un adulto, los infantes y niños aún no tienen estos centros completamente desarrollados y va evolucionando su desarrollo según van creciendo. Los bebés lactados directamente del pecho se teoriza que sienten saciedad con mayor precisión. Mientras tanto, un infante que toma leche en botella (biberón) puede ser sobrealimentado más fácilmente por no utilizar todos los músculos de la boca para succionar y no haber mayor regulación del flujo de la leche en la botella. Es por esto que se enfatiza el uso de la técnica de Alimentación Pausada en botella (“Paced-bottle feeding”), donde aguantamos a bebé en una posición semisentado brindándole soporte en su cabeza y espalda con nuestra mano para mantenerles en una posición erguida sin forzar. Esta posición permite que la botella quede en paralelo al suelo y bebé sea quien lleve el ritmo de succión.

Es importante mencionar que los bebés llevan dos tipos de succión rítmica: activa y no activa. La activa la conocemos como la succión rápida, mientras que la no activa es una succión lenta y superficial donde el infante no está tomando leche. Cuando trabajamos alimentación pausada, los bebés intercambian esta succión, especialmente si está siendo lactado directamente del pecho, permitiendo la autorregulación del flujo de la leche.  Alimentando en botella, debemos estar pendientes a estos cambios para evitar forzarle. No importa si el infante consume fórmula infantil, es la técnica a utilizarse para evitar sobrealimentación con la leche. A continuación un video explicativo sobre la alimentación pausada.




Los bebés cuando tienen hambre tienden a realizar 3 tipos de fases: mover sus manos activamente, abrir la boca y girar la cabeza buscando el seno (pecho) o la botella y en su tercera fase, comienzan a llorar de desesperación. No debemos dejar que bebé llegue a esta tercera fase, puesto que su desespero no le permitirá pegarse a lactar o tomar la botella correctamente. Debemos estar atentos a las primeras dos etapas.

Una vez el infante está saciado, tiende a rechazar el pecho o la botella, soltarla, tener una postura de su cuerpo más relajada e inclusive, se pueden quedar dormidos. Los nuevos padres y/o cuidadores van aprendiendo el ritmo de saciedad de su bebé según el pasar de los días. Aún así, pueden suceder las crisis de crecimiento donde el infante se alimenta más frecuente y se tiende a pensar que no está saciado. Solo es que el infante tiene molestias en su cuerpo porque crecer duele como bien puedes leer en mi publicación en mi página de Facebook. Sigue su ritmo. Pega a bebé a demanda a lactar. Si toma fórmula, regula las tomas, ponlo piel con piel y mímale mucho.

Reflejo de hambre vs saciedad en Alimentación Complementaria:

Una vez comienzan alimentación complementaria, el infante va modificando estos reflejos según el alimento que se le ofrezca, tanto en cuchara como en trozo. Ofrecer la alimentación complementaria no se debe hacer con un infante super hambriento. La satisfacción primaria de saciedad continúa abasteciéndose de la leche. Los alimentos complementarios como hemos descrito anteriormente, son parte de la exploración de otras maneras de alimentarse al igual que cerrar brechas nutricionales. A continuación les dejo unas gráficas para comprender:

Las señales de hambre más bien son conocidas como las fases de alimentación. En nuestro video explicamos con más detalles las mismas.

Un niño que autorregula su alimentación a través de BLW, es un niño que juega con la comida. Hay un dicho que dice: “La comida entra por los ojos.” Pues de la misma manera que a un adulto sus glándulas salivares se activan con mirar alimentos, un bebé aprendiendo a comer también le sucede. Las fases incluyen:

1. Mirar: Se activan las glándulas salivares comenzando la parte cefálica de la digestión. Esto implica que hay un aumento de saliva preparándose para el alimento.

2. Tocar: Activa partes del cerebro donde procesan la imagen y surge la aceptación del alimento

3. Probar: Activa los músculos de la lengua y la boca para la masticación. De la misma manera, comienzan las contracciones del esófago para la deglución y digestión gastrointestinal.

No todos los niños lo hacen el mismo día y no siempre es con el mismo alimento. No comerán igual todos los días. Con paciencia y amor se le lleva poco a poco. La clave está en seguir ofreciendo, pues puede tardar hasta 15 veces o más en aceptar el mismo alimento.

En el caso de las señales de saciedad, el infante puede ponerse intranquilo y hasta pedir que lo saquen de su silla de comer (igualmente conocida como trona en otros países). Recomiendo que observe las señales de su bebé e identifique el momento donde ya comió suficientes alimentos complementarios. Recuerde que ellos saben autorregular y sabrán hasta donde comer luego de unos meses de práctica. Ya su cerebro ha ido madurando y los núcleos cerebrales antes mencionados tendrán mayor control en el proceso. ¡Disfrute de esta etapa con su bebé!.

Referencias: 

Crush Step 1: The Ultimate USMLE Step 1 Review. Ghrelin and Leptin. Chapter 10: Gastroenterology. P. 324-325. Revisado el 10 de diciembre de 2018

Dennett, C. Children’s Nutrition: Raising Intuitive Eaters. 2018. Recuperado el 2 de enero de 2019 de https://www.todaysdietitian.com/newarchives/0318p14.shtml

Healthy Children. ¿Su bebé tiene hambre o está lleno? Explicamos el concepto de la alimentación receptiva. 2018. Recuerpado el 9 de enero de 2019 de https://www.healthychildren.org/spanish/ages-stages/baby/feeding-nutrition/paginas/is-your-baby-hungry-or-full-responsive-feeding-explained.aspx

Robert Wood Foundation. Feeding Infants and Young Toddlers: Using the Latest Evidence in Child-Care Settings. 2017. Recuperado el 10 de diciembre de 2018 de http://healthyeatingresearch.org/wp-content/uploads/2017/05/her_ece_051817-FINAL.pdf