Fórmula Infantil: Selección, Preparación y Manejo

Quienes no logran lactar a tiempo completo recurren a la suplementación con otros productos de leche humana, o fórmula infantil, y no les suplen leche humana a sus infantes desde el inicio, merecen ser orientados sobre su preparación y manejo para reducir riesgos que se presentan al tomar esta decisión. La fórmula infantil es un alimento apto para los infantes, aunque es considerada de menor calidad cuando se compara con la leche humana, ya que contiene material vivo, entre ellos inmunoglobulinas, prebióticos y probióticos, que aportan al desarrollo de sistema inmune del infante. Dividiremos el tema según las preparaciones de los sucedáneos, palabra que usa la Organización Mundial de la Salud para referirse a todo alimento/aparato que se brinde al infante que no sea leche humana y bajo estrictas medidas informativas para evitar violar el El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna.

Indicaciones para el uso de fórmula infantil:

La fórmula infantil se usa para ayudar a suplementar las vitaminas, minerales y nutrientes necesarios para el crecimiento y desarrollo del infante cuando no está presente la opción de consumir leche humana. Es muy importante entender e informarse adecuadamente sobre el manejo, preparación y selección de la misma. Normalmente, el proveedor de salud primario de su bebé será quien le ayude a hacer la selección. Sin embargo, debe usted saber que la base de la mayoría de las fórmulas infantiles es la misma con la excepción de fórmulas especializadas e hipoalergénicas. Estas dos últimas están destinadas como recurso en caso de intolerancias, problemas digestivos o metabólicos crónicos al igual que retrasos en el desarrollo y crecimiento. Son mayormente usadas en situaciones especiales que son seguidas por una evaluación médica exhaustiva.

Por esto es de suma importancia indicar que, aunque la mayoría de las fórmulas y marcas contengan los mismos nutrientes, no quiere decir que los cambios de leche se puedan hacer así porque sí. La recomendación más prudente es consultar a su Profesional especializado en el tema antes de ir a alguna tienda y seleccionar cualquier fórmula infantil. Las necesidades alimentarias de cada infante son distintas según sus características, criterios de evaluación y dependen de la curva de crecimiento y desarrollo individual. Esto es evaluado al menos mensualmente luego del primer mes de nacido y durante el primer año de vida en visitas rutinarias conocidas como “well baby visit” que se traduce en evaluaciones de bebé sano.

Preparaciones disponibles para las fórmulas:

Existen tres preparaciones distintas en el mercado: la fórmula lista para servir y tomar, fórmula concentrada y fórmula en polvo. Aquí conocerán las mismas y cómo, tras su preparación recomendada, hacer reducción de riesgo con ellas:

a) Fórmula infantil (sucedáneo) lista para servir y tomar: Como bien dicen por ahí «del envase a la boca». Este tipo de leches vienen ya con la cantidad de agua requerida (constituídas) en envases estériles y listas para dar a los bebés. Comúnmente vienen en botellas de plástico o vídrio de 2 oz (60 mL), 8 oz (237 mL) y 32 oz (947 mL). También se consiguen en latas de 8 a 16 oz (237-473 ml). Sin importar el envase, este tipo de fórmula infantil solo dura 2 horas a temperatura ambiente (72-75◦F) una vez abierta, 8-10 horas en una nevera portátil con hielo o hielo sintético y 24-48 horas en nevera/refrigerador en temperatura de refrigeración, entre 4 a 7 °C (39.2 a 44.6 ºF) dependiendo de la marca y las instrucciones de la etiqueta. Por tanto, es de suma importancia leer la etiqueta de cada envase.

Una vez consumida directo de la toma servida al infante, el restante debe ser descartado. La saliva humana de su bebé contiene microorganismos y enzimas digestivas que, al entrar en contacto con la leche, comienzan a reaccionar y hacer el proceso de digestión y descomposición así creando un riesgo de contaminación con cada minuto que pase sin ser consumida. Es ésta la razón principal por la que no se aconseja guardar el sobrante y por la cual se deben lavar los biberones y recipientes usados en las tomas, al momento de terminar su uso con jabón y agua. El paso siguiente es la desinfección de los recipientes usados con agua hirviendo o vapor de agua caliente.

Este tipo de fórmula es la más recomendable por ser la más estéril y contiene la menor cantidad de fluoruro (evitando el riesgo de una fluorosis leve a moderada). El flúor es un compuesto que, según la Academia de Dentistas Americanos (ADA), es necesario para mantener el esmalte dental. Sin embargo, el alto consumo de flúor puede causar complicaciones neurológicas en algunos infantes.

b) Fórmula infantil (sucedáneo) concentrada: Para su preparación se requiere añadir agua. Siguiendo las indicaciones del empaque, se añade la misma cantidad de onzas de agua y la cantidad de fórmula líquida concentrada. Las personas que deciden dar este tipo de fórmulas prefieren preparar las onzas a utilizarse durante las próximas 24-48 horas. De esta manera, no hay necesidad de andar preparando a cada rato. Una vez refrigerada, la misma debe ser transportada en una nevera portátil con hielo o hielo sintético de larga duración para preservar la temperatura. Los bebés la aceptarán sin problema ni necesidad a ser recalentada. En cuanto a la cantidad de flúor presente, es el segundo tipo de fórmula con mayor cantidad debido al uso de agua para prepararla. Por tal razón, se desaconseja utilizar agua no fluorizada (conocida también como “agua de bebé”).

c) Fórmula infantil (sucedáneo) en polvo:

La leche en polvo es la más económica por volumen y la que envuelve los mayores riesgos si su preparación no se da siguiendo unas serias recomendaciones. Se dan instrucciones que reducen grandemente los riesgos envueltos comenzando con la temperatura del agua potable o filtrada que se utiliza. El agua debe ser recién hervida y usada lo más cerca de la temperatura de ebullición hasta unos 30 minutos (mi recomendación es usarla unos 3 a 5 minutos luego) para que la temperatura se mantenga sobre 70ºF (21ºC) o más. Es importante seguir este paso tal cual, pues reduce el riesgo de enfermedades gastrointestinales y respiratorias. La leche en polvo no es estéril y le hace un medio de crecimiento de bacterias. La preparación con agua a temperatura ambiente (por más limpia, filtrada o destilada) no evita esto. Se puede preparar la cantidad por toma que sea necesaria, pero es más fácil preparar la cantidad de onzas que necesitarás durante el día. Una vez preparadas las tomas en sus recipientes, las pones en agua con hielo o se dejan unos minutos a temperatura de ambiente para bajarles la temperatura y luego ponerlas en la nevera. Así, durará 24 horas preparada. Cuando se va a transportar, se lleva en neveras portátiles con hielos sintéticos para mantener a temperatura apropiada. Debe seguir los pasos al pie de la letra y esto incluye el lavarse las manos entre los pasos de su preparación. Presiona la imagen para verla en mayor tamaño:

La fórmula en polvo presenta un medio para el crecimiento de bacterias y contaminación desde que se abre lata o envase. Entre los patógenos comunes que puede infectarla están: Cronobacter (enfermedad severa), Salmonela E.coli, entre otros. La gastroenteritis es la afección más comúnmente provocada por estos patógenos se debe a la falta de higiene, preparación inapropiada o almacenamiento inadecuado de la fórmula. Según la OMS, hay que calentar agua en una olla hasta su punto de ebullición y en los primeros minutos debemos haber envasado la misma en los biberones preparados con la cantidad de polvo. Lo importante es saber prepararla de forma higiénica para evitar contagios y enfermedades. Por lo general, con las formulaciones en polvo, las onzas para las tomas no se hacen en medidas impares a menos que las instrucciones del envase lo indiquen. De lo contrario, se deben preparar las onzas en pares y refrigerar la onza adicional para la próxima toma antes de bebé consumirla. Utilizar medidas incompletas pueden causar problemas nutricionales, deshidratación leve, moderada, hasta severa, estreñimiento y daño a varios órganos (como riñones y estómago).

Agua para la preparación:

  • No se debe usar agua marcada «para bebés». La misma contiene fluoruro y este componente es tóxico para el cerebro. La fórmula en polvo de por sí, ya contiene la cantidad de fluoruro requerida (hasta 1000 ppm) diariamente. Utilizar agua fluorizada provocará un exceso de flúor en el cuerpo conocido como fluorosis, como hemos mencionado anteriormente.
  • Se aconseja utilizar agua que esté marcada como des-ionizada, purificada, des-mineralizada o destilada y sin ningún fluoruro añadido durante el tratamiento.
  • Puede utilizarse agua del grifo siempre y cuando pase por el proceso de asentamiento con 8 gotas de cloro por cada galón de agua (128 oz fl) y se deje asentar por 30 minutos en un lugar que no le dé el sol directo para luego ser consumida.
  • El agua embotellada debe limitarse. La misma no es estéril y puede contener demasiado sodio o sulfato. Si va a utilizar agua embotellada para la preparación de fórmula infantil, tome en cuenta que el nivel sodio (Na) debe ser menos de 200 mg/l y de sulfato (SO o SO4) debe ser menos de 250 mg/l.

Tipos de fórmulas infantiles

En las siguientes infográficas podrán ver la comparación de nutrientes entre diversas marcas y tipos de fórmulas disponibles en Puerto Rico, Estados Unidos, algunos países del Caribe y Latinoamérica:

Si no consigo la marca que me dijo mi pediatra o proveedor de salud, ¿puedo cambiarla por otra de la misma clasificación?

Tanto la Dra. Glory Serrano como Pau-latinamente y sus colaboradores aconsejan siempre consultar al pediatra/proveedor de salud antes hacer cambios de marcas. En casos de emergencias donde no haya disponibilidad, puede utilizar las infográficas antes puestas para una toma de decisión informada. El 98% de los infantes no tendrá inconvenientes. Sin embargo, para asegurar una calidad nutricional, un crecimiento y un desarrollo apropiado, consultar al pediatra siempre será prioridad.

•Nota: las infográficas no pueden ser sacadas de este escrito para uso lucrativo ni divulgación de las mismas a través de algún medio de comunicación sin previo consentimiento escrito de esta página y sus colaboradores. •

Si hiervo el agua, ¿la fórmula en polvo pierde todos sus nutrientes o sus probióticos?

Es un pensar común y mal fundado por las compañías manufactureras de dicho producto. La realidad es que calentar el agua sigue siendo la forma más apropiada y segura. La fórmula infantil desde el momento que sale preparada del manufacturero, ya comienza a tener pérdidas muy pequeñas de nutrientes al igual que probióticos. La preparación con agua recién hervida sí puede afectar un poco los probióticos en la fórmula por ser bacterias igual que cualquier otro patógeno, pero se puede corregir añadiendo la dosis correspondiente una vez preparada y lista para dar al infante de ser recomendado por un profesional de la Salud.

Dependiendo de la familia y subtipo de probiótico utilizado será la alteración por hervir el agua. Hay probióticos que resisten altas temperaturas y otros que son susceptibles. Entre los recomendados en la infancia y añadidos a la fórmula, encontramos: B. infantis, B. bovis, L. reuteri, L acidophilus, entre otros. Sin embargo, no hay estudios concretos que indiquen que la práctica de añadir probióticos a la manufactura de la fórmula infantil en polvo tenga resultados beneficiosos a parte de los casos de algunos infantes con cólicos.

¿Es recomendable usar una máquina de preparación de fórmula?

Es un hecho el que éstas máquinas no utilizan agua a la temperatura apropiada para la constitución de la fórmula infantil y tampoco realizan una mezcla homogénea. En sus filtros se queda particulado del polvo de la fórmula haciendo un campo perfecto de crecimiento bacteriano y siendo un riesgo de infecciones. La dificultad mayor es el mantenimiento de estas máquinas haciendo el proceso inseguro y hasta tedioso. Ninguna compañía que las trabaja ha podido asegurar que cumplen las regulaciones y recomendaciones de las organizaciones internacionales en base a la preparación segura de la fórmula infantil. Es mucho más higiénico, factible, ecoamigable y costoeficiente realizar la preparación de fórmula de la manera manual.

¿Puedo guardar agua recién hervida en un termo para luego preparar la fórmula?

Según la información actualizada, pocos son los termos que mantienen la temperatura mayor de 70 ºF (21 ºC) por más de 15-30 minutos. Esto provoca que no haya efecto en reducir riesgos con el uso de la fórmula infantil en polvo. De igual manera, debemos recalcar que el agua ya hervida no puede volver a hervirse por concentración de los elementos en agua como sodio y sulfatos. En fin, es más seguro simplemente traer la fórmula ya preparada en sus designados recipientes y refrigerada en su lonchera con hielo sintético (los que se pueden recongelar). 

Estados de emergencia y su manejo:

La realidad es que en una emergencia, lo primordial es salvar vidas. Ante todo, debemos continuar promoviendo la lactancia humana como el principal alimento para infantes y la niñez. En caso de tener una lactancia mixta (combinar con fórmula infantil), debido a los escasos recursos de agua potable, se debe estimular a amamantar más frecuente e ir disminuyendo las tomas de fórmula donde sea posible.

Si estamos hablando de un bebé que solo toma fórmula infantil, es de gran importancia saber como hervir agua y desinfectar las botellas de forma apropiada. La contaminación del agua potable es nefasta cuando se trata de un infante y su salud. Las complicaciones pueden incluir enfermedades gastrointestinales y deshidratación por vómitos y diarreas. Como caso más severo, una muerte súbita. De no tener como calentar el agua para la preparación de la fórmula en polvo en una emergencia, necesitamos conocer un manejo apropiado, incluyendo el uso de agua a temperatura ambiente luego de asentada, pero sabiendo que se corren riesgos de infecciones. Puede contactarnos para información.

Cantidad de onzas de fórmula por toma:

Cada bebé es distinto. En recién nacidos y primeras introducciones a la fórmula infantil, se comienzan a brindar mililitros de fórmula (5 mL – 10mL), en vez de onzas en las primeras horas de vida, dependiendo del peso de nacimiento. Esto evita una dilatación forzada del estómago y mantiene los niveles apropiados de hidratación. Luego del tercer al quinto día, podemos comenzar el aumento paulatinamente hasta llegar a 15 mL – 30mL (media a 1 onza) de leche por toma. Para el cálculo de onzas se puede tomar en consideración el peso, la estatura, frecuencia de tomas y horas de sueño en 24 horas para evaluar la capacidad del estómago. Es un poco incierto, por lo que usamos las señales de hambre vs saciedad como guía. Como un recién nacido debe ser despertado cada 2-4 horas en el primer mes de vida, dependiendo de su peso, es común que se le brinde entre 25-30 onzas en 24 horas. Este cálculo lo hará su pediatra o especialista en Alimentación Infantil según sea necesario y se irá ajustando según su bebé siga creciendo. Cercano a los 4-6 meses de vida, un infante no debe estar pasando de 6 onzas de fórmula cada 3-4 horas. Esta recomendación evita problemas gastrointestinales al igual que episodios de reflujo gastroesofágico por sobrealimentación. Se mantendrá en 5-6 oz aún cuando comience alimentos complementarios.

Antes del primer mes de vida, se aconseja que se despierte al infante para sus tomas de leche cada 2-3 horas. Luego del mes de nacido, comienza la autorregulación. Habrá infantes que durante la noche pasen más tiempo sin despertar. Esto es normal siempre y cuando estén cumpliendo con su progreso esperado en su curva individual de crecimiento y desarrollo. De lo contrario, se continúa con el horario de tomas hasta alcanzar la curva. Por esto, se debe hacer un ajuste en la cantidad de onzas por toma para asegurar un consumo apropiado. A continuación, dejamos una tabla información aproximada y generalizada. Cualquier duda debe ser aclarada por su Pediatra o Especialista en Alimentación Infantil. Se debe tomar en cuenta que no todos los días tomará la misma cantidad y fluctuará entre el rango mínimo y máximo.

Método de alimentación pausada y tipos de botellas:

La alimentación pausada o paced bottle feeding ayuda a regular el flujo de la toma. Contribuye a una autorregulación alimentaria más efectiva y previene la sobrealimentación. Sea lactado o fórmula, todos los bebés deben comer así. Al menos deben tardar 15 minutos en tomar la botella. Ayuda a controlar el reflujo por el hecho que pausamos para que bebé descanse, respeta la señal de saciedad y bebés dejan saber cuantas onzas realmente van a tomar. Tenle paciencia y practícalo sin forzar. Ve poco a poco. Si ves resistencia, le vuelves a acostar sobre tu brazo hasta que chupe y poco a poco vuelves a la posición de paced-bottle feeding. Tomará unos días en lo que se acostumbra. Aquí un video de como debe ser practicado:

Video tomado de YouTube. No tenemos derechos de autor del mismo.

En cuánto al tipo de botellas, como visto en el video, lo ideal son botellas estrechas y alargadas para mantener el control del flujo evitando crear un embudo. De igual manera, las mamaderas/tetinas deben continuar siendo de flujo lento (slow flow), también visto como #0. Esto evita que el flujo por gravedad sea demasiado rápido y ayuda a una alimentación receptiva guiada por los reflejos de hambre vs saciedad. No tienen que ser botellas/biberones de alto costo, puesto que la mayoría son puro mercadeo.

Fechas de uso, manejo de almacenamiento y fecha de expiración o use by:

Según la documentación escrita por la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), la fórmula infantil comienza con pérdidas de nutrientes desde el momento de salir del manufacturero como mencionamos anteriormente. Es muy importante que se mantenga el producto a una temperatura adecuada para reducir los riesgos de extrema pérdida nutricional al igual que contaminación cruzada y medioambiental. La temperatura de preparación en la compañía, transporte de entrega terrestre, en barco, avión y hasta el almacenamiento en tiendas y en el hogar no debe sobrepasar de 40 °C ( 104 °F) y tampoco bajar a temperatura de 20 ºC ( 68 ºF) . De lo contrario, las fechas de caducidad del producto son solo un estimado. Es por esta y otras razones que se usa el término “use by» (use antes de) en vez de fecha de expiración. La fórmula infantil comienza a perder mayor valor nutricional entre 30-90 días antes de la fecha indicada en el envase. Pasado este tiempo, las vitaminas ya han perdido su periodo activo y los macronutrientes se conglomeran y se hacen poco solubles. Esto en cambio, compromete el mecanismo en el que se absorben los nutrientes en el tracto intestinal de los infantes creando desbalances nutricionales e intoxicaciones.

¿Puedo congelar la fórmula infantil para crear paletas de dentición?

A pesar de ser una práctica no común, la pregunta sobre utilizar la fórmula infantil en paletas heladas para la dentición es sumamente frecuente. Lamentablemente, la fórmula infantil no puede ser congelada. Al ser un preparado nutricional trabajado en laboratorios, los componentes de la misma suelen separarse cuando se congelan, por lo que su base nutricional puede perderse. También se ha demostrado que congelar la fórmula infantil separa la grasa de la misma alternando el sabor y consistencia. Así que no aconsejamos el uso de fórmula infantil en ninguna de sus preparaciones para paletas de dentición.

Reconocemos que es una publicación larga, densa y llena de información valiosa para el público en general. Entendemos que pueden surgir dudas o cuestionamientos al respecto y estamos en toda disposición de ayudarle a entender. De ninguna manera es intención ofender, criticar ni violentar a padres, madres y cuidadores que brindan sucedáneos de leche humana a sus hijos como alternativa de alimentación. Nuestro deseo puro es colaborar para una toma de decisiones informada. Quedamos a sus órdenes y puede contactárnos.

Nota: Pau-latinamente ni la Dra. Glory Serrano y/o demás colaboradores endosan alguna marca de fórmula infantil en particular y/o se reciben incentivos de sus farmacéuticas. Este escrito es sólo informativo utilizando la base de las fórmulas infantiles provistas en Estados Unidos. Volvemos a recalcar que los cambios de fórmula deben ser discutidos con su profesional de la Salud, Experto en Alimentación Infantil, Nutricionista Infantil y/o Pediatra. No es nuestra intención ni deseo violar El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna.

Primun Non Nocere semper

XOXO,

Escrito por: Paulette M. Vélez, MD, IYCFS

Supervisado por: Glory Serrano, MD, CLE (Pediatra)

https://www.facebook.com/dragloryserrano

https://instagram.com/dra_glory_serrano

Colaboración por: Lourdes Amadeo Ocasio, RN, BSN, CD, IYFCS

https://www.facebook.com/CaleleRedMaterfamilias

https://www.instagram.com/red_materfamilias

Referencias:


AAP. Bottle Feeding Basics. Recuperado el 25 de noviembre de 2019 de https://www.healthychildren.org/English/ages-stages/baby/feeding-nutrition/Pages/Bottle-Feeding-How-Its-Done.aspx

AAP. Bright Futures: Nutrition. 3rd Edition. Recuperado el 24 de noviembre de 2019 de https://brightfutures.aap.org/materials-and-tools/nutrition-and-pocket-guide/Pages/default.aspx

AAP. 2015. Choosing an Infant Formula. Recuperado el 25 de noviembre de 2019 de https://www.healthychildren.org/English/ages-stages/baby/formula-feeding/Pages/Choosing-an-Infant-Formula.aspx

AAP. 2018. Forms of Baby Formula: Powder, Concentrate & Ready-to-Feed. Recuperado el 22 de noviembre de 2019 de https://www.healthychildren.org/English/ages-stages/baby/formula-feeding/Pages/Forms-of-Baby-Formula.aspx

AAFP. 2009. Infant Formula. Recuperado el 17 de septiembre de 2019 de https://www.aafp.org/afp/2009/0401/p565.html

Boletín Médico del Hospital Infantil de México. 2014. Alimentación con fórmula de inicio a libre demanda contra capacidad gástrica durante el periodo de transición. Recuperado el 28 de marzo de 2020 de https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1665114614000070

CDC. 2015. Infant Formula. Recuperado el 16 de agosto de 2019 de https://www.cdc.gov/fluoridation/faqs/infant-formula.html

Cesa, S. et al. 2015. Infant Milk Formulas: Effect of Storage Conditions on the Stability of Powdered Products towards Autoxidation. Recuperado el 20 de abril de 2020 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5224537/

FDA. 2014. FDA Takes Final Step on Infant Formula Protections. Recuperado el 11 de noviembre de 2019 de https://www.fda.gov/consumers/consumer-updates/fda-takes-final-step-infant-formula-protections

First Steps Nutrition Trust. 2020. The Bacterial Contamination of Powdered Infantil Formula: What are the risks and do we need to review current instructions on safe preparation? Recuperado el 21 de abril de 2020 de http://pau-latinamente.com/wp-content/uploads/2019/02/64508-bacterial_contamination_final.pdf

Food Safety.gov. 2019. People at Risk: Children Under Five. Recuperado el 11 de noviembre de 2019 de https://www.foodsafety.gov/people-at-risk/children-under-five

Hujoel PP, et al. 2009. Evidence that fluoride in the infant formula causes enamel fluorosis weak. Recuperado el 25 de noviembre de 2019 de https://www.nature.com/articles/6400665.pdf?origin=ppub

IBFAN. 2015. Herramienta Monitoreo Del Código. Recuperado el 28 de marzo de 2020 de http://www.ibfan-alc.org/noticias/Herramienta-Monitoreo-Codigo-web.pdf

JADA. 2007. Infants, formula and fluoride. Recuperado el 25 de noviembre de 2019 de https://jada.ada.org/article/S0002-8177(14)61101-6/fulltext

Mayo Clinic. 1998-2019. Infant formula: 7 steps to prepare it safely. Recuperado el 11 de noviembre de 2019 de https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/infant-and-toddler-health/in-depth/infant-formula/art-20045791

Medscape. 2019. Fluoride at High Levels ‘Presumed» a Neurodevelopmental Hazard. Recuperado el 22 de noviembre de 2019 de https://www.medscape.com/viewarticle/921485

Medscape. 2019. Probiotic Reduces Crying Time in Colicky Infants. Recuperado el 6 de diciembre de 2019 de https://www.medscape.com/viewarticle/922126

OMS. 1981. Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna. Recuperado el 17 de agosto de 2019 de https://www.who.int/nutrition/publications/infantfeeding/9241541601/es/

OMS. 2007. Preparación, almacenamiento y manipulación en condiciones higiénicas de preparaciones en polvo para lactantes. Recuperado el 16 de agosto de 2019 de https://www.who.int/foodsafety/document_centre/pif_guidelines_sp.pdf

Romeru-Nadal, M. et al. 2005. Oxidation stability of the lipid fraction in milk powder formulas. Recuperado el 29 de abril de 2020 de https://sci-hub.tw/https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0308814605009416

UNICEF. 2019. Guideline to Bottle Feeding Leaflet. Recuperado el 21 de abril de 2020 de https://www.unicef.org.uk/babyfriendly/baby-friendly-resources/bottle-feeding-resources/guide-to-bottle-feeding/amp/

Publicado por paulatinamente3

Pau-latinamente la vida me ha llevado a cambiar rumbos. A reinventarme y evolucionar como persona, madre y profesional. Tres cosas que me han enseñado a fluir y vivir como nunca. Por eso el número 3 es tan significativo en mi vida. Con la mariposa, aprendí la metamórfosis de la vida. Este blog nace por la necesidad de crecer, seguir educando y compartir mis experiencias, tanto en el ámbito personal como en lo profesional. Hablaremos de las Crónicas de JM (mi hijo), mis pasos como Profesional de la Salud y mis planes a largo plazo. Usaremos el blog como página informativa sobre temas de Medicina, pero sobretodo de mi pasión, la Pediatría. Pau-latinamente será un blog que evolucionará según las necesidades. Así que agarre sus alas y disfrute la travesía de vuelo conmigo. XOXO, Pau "Padres informados valen millones." #paulatinamente #CronicasdeJM #consejitosdePau #futurePeds #movingFWD #Educando #BLWconPau #KeepDReamingbyPaulette #DreamitDoit #IYCFS

A %d blogueros les gusta esto: