¿Con qué enfermedades/situaciones no se puede lactar?

En Medicina Pediátrica y Materno-infantil (diada lactante-lactado) se han identificado pocas condiciones/situaciones de salud del infante y/o la persona lactante que evitan o requieren reducir la lactancia. Aunque se describen como poco frecuentes en la población general, es importante reconocerlas. Hablaremos de las más comunes dentro de su frecuencia.

A) Enfermedades Hereditarias y/o Autoinmunes del infante:

1.Galactosemia primaria: enfermedad donde falta una enzima que permita absorber la galactosa, un azúcar simple. Al romper la lactosa de la leche humana a azúcares simples, como lo son la glucosa y la galactosa, no hay manera de que el proceso de absorción se pueda completar. Esto provoca un alza en los niveles de galactosa en sangre y por lo tanto, pone en riesgo al infante de hipoglucemia, retraso en desarrollo, complicaciones en aprendizaje, cataratas, entre otros. Esta condición amerita sustituir la leche humana por fórmulas especializadas para mejor calidad de vida del infante llevando una dieta libre de lactosa. Es de las pocas condiciones donde la lactancia no es posible.

2. Fenilcetonuria: enfermedad donde falta una enzima esencial en la conversión de aminoácidos. Para continuar la lactancia, la madre de un bebé fenilcetonúrico debe evitar el consumo de todo alimento que contenga el aminoácido fenilalalina. Es una dieta bien estricta que con mucho apoyo se puede lograr. En caso que la madre también tenga la enfermedad, además de la dieta, se llevan a cabo otras medidas de prevención, inlcuyendo la suplementación con fórmulas especiales. Si no es tratada a tiempo, el infante o persona que lo padece comienza con síntomas de retraso en aprendizaje, olor corporal fuerte como a humedad.

3. Enfermedad de Jarabe de Arce («Maple Syrup Urine Disease»): enfermedad autosómica recesiva donde falta una enzima importante para el rompimiento de aminoácidos específicos que resulta en la acumulación de leucina, isoleucina, valina y los α-cetoácidos. El infante transpira un olor característico y similar al olor del jarabe de arce. La lactancia parcial también es posible con un control en la dieta de la madre y monitoreo constante de la leche humana y sus componentes para evitar que algunos sean acumulados en el cuerpo del bebé. Tanto la madre como el infante pueden tener la condición y debe ser manejada clínicamente para evitar complicaciones y llevar a cabo una lactancia baja en riesgos.

4. Enfermedad por deficiencia de Glucosa-6 fostato deshidrogenasa: es la causa más común de desordenes enzimáticos provocando destrucción de los glóbulos rojos, lo cual provoca hemólisis sanguínea. Se reduce la lactancia por el hecho que el nivel alto de estresores puede agravar la situación provocando elevación de la bilirrubina, ictericia neonatal y su complicación más grave, Kernicterus, un tipo de afección cerebral. Entre los estresores se incluyen algunos alimentos que consuma la madre como lo son las habas. En algunos casos se evita el vino tinto, todas las habichuelas, moras, productos de soya. Se recomienda suplementar con leche donada, o en su defecto, con sucedáneos de leche humana de ser necesario en lo que la madre hace los cambios alimentarios correspondientes. Una vez lo haga, puede continuar amamantando sin dificultad.

5. Aciduria Orotica Hereditaria: Es una condición congénita rara debido a defectos en la enzima Uridina monofosfatasa sintasa en el metabolismo de pirimidina. Afecta 20 pacientes infantiles anualmente y puede expresarse en el periodo neonatal o más tarde en la infancia. Estos pacientes sufren de anemias por deficiencia de vitamina B12 o B9 (folato), acidosis sanguínea, infecciones urinarias frecuentes, dificultades para ganancia apropiada de pesona y retrasos en el desarollo. La leche humana contiene pocos trazos del ácido orótico, pero si uridina monofosfatasa y pirimidinas en ciertos casos. La persona lactante debe evitar el consumo de derivados lácteos y alimentos que contengan uridina. El infante debe recibir el medicamento apropiado y alimentarse en un horario específico para manejo más apropiado. En algunos casos si se ha podido lactar de forma parcial en casos donde la cantidad de pirimidinas en la leche humana es tolerada. En caso de determinar que el infante no debe ser lactado, se debe considerar sucedáneos de leche humana especializados para este desorden metabólico.

6. Deficiencia de acyl-CoA dehydrogenasa: Esta condición metabólica se divide en cadena corta (SCADD), media (MCADD), larga (LCHAD) y sumamente larga (VLCADD). En este caso, la lactancia depende de la cadena que está deficiente, incluyendo la carnitina. Estas condiciones afectan el metabolismo de las grasas, resultando en hipoglicemia (< de 45 mg/dl de glucosa en sangre), disfunción del hígado, retraso en crecimiento y desarrollo y muertes en periodos de ayudas o estrés metabólico como lo son las fiebres, infecciones y enfermedades respiratorias. Estas condiciones son diagnosticada por las pruebas de Cotejo Neonatal («Newborn Screening»), también conocida prueba del talón realizadas en el hospital postnacimiento.

  • SCADD: Según varias fuentes de información, mayoría de estos infantes pueden lactar de forma casi exclusiva, pero siempre monitoreadno los niveles de glucosa en sangre y con un horario un poco más estricto en vez de a demanda.
  • MCADD: En este caso, se ha sugerido que la lactancia exclusiva no es lo ideal por los periodos iniciales y prolongación de tomas de leche y/o transferencias inapropiadas. Por tanto, se aconseja que se suplemente en este caso para mejor prognóstico.
  • LCHAD y VLCADD: La lactancia está contraindicada por el infante no tolerar ni romper las cadenas largas de ácidos grasos. Esto inhibe la absorción de nutrientes y síntomas de intoxicación con episodios prolongados de hipoglicemia.

7. Otras condiciones metabólicas raras: Hay muchisímas condiciones metabólicas en proceso de identificarse. Debe consultar un equipo multidisciplinario con Geneticista, Nutricionista especializado/a, Pediatra y subespecialidastas.

B) Enfermedades transmisibles de la persona lactante al infante:

1. Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH): En el mundo occidental, los protocolos hospitalarios incluyen análisis para este virus y no permiten que una persona con VIH lacte sin importar la carga viral. Sin embargo, en el mundo oriental, donde los recursos son limitados, la Organización Mundial de la Salud recomienda que la persona lactante infectada con VIH en tratamiento lacte de forma exclusiva los primeros 6 meses de vida. Esto implica que no puede haber suplementación en ningún momento, incluyendo glucosa oral o sueros orales al infante. En Puerto Rico y Estados Unidos no es posible lactar con VIH según las leyes. Este virus pasa a través de la leche humana hacia la pared intestinal y de ahí al torrente sanguíneo.

2. Virus de células T linfotrópicas humanas (HTLV) 1 y 2: Es una Infección de Transmisión Sexual (ITS). Este virus se conoce por la transmisión vertical en la lactancia y aumenta el riesgo con mayor exposición al lactante. Se desaconseja lactar con esta infección.

3. Hepatitis B: Aunque los Centros de Control de Enfermedades (CDC), La Organización Mundial de la Salud y otras entidades aconsejan continuar la lactancia a pesar de la persona lactante ser positiva la virus y el infante ser vacunado al momento de nacer, muchos profesionales siguen indicando que es una contraindicación. Se debe tomar en cuenta que no pueden haber grietas ni lesiones areolares o en el pezón al igual que tampoco lesiones en la boca del infante. Este virus es transmisible a través de la sangre o secreciones serosas exponiendo al infante a contagio.

4. Herpes simple 1 y 2 areolar o Sífilis (brote activo): En situaciones donde las lesiones no son en le pecho o areola, se puede lactar con brote activo de Herpes tomando las medidas de prevención y cubriendo el área afectada. Si la lesión está activa en el pecho/mama se aconseja brindar leche humana ya extraída previo al brote. De igual manera puede lactar del pecho no afectado cubriendo las lesiones del otro lado. No debe darse leche recién extraída durante el brote y debe ser descartada.

5. Tuberculosis activa sin tratamiento: La tuberculosis (TB) es una enfermedad contagiosa a través de gotitas nasales y contacto directo. No es que pase el la leche. Durante el proceso de TB sin tratamiento, la cantidad de partículas de la bacteria M. tuberculosis es bien alta. Por tanto y hasta tanto no hayan pasado al menos 2 semanas desde del inicio del tratamiento, la persona lactante debe extraerse la leche para darla. De igual manera, el infante debe recibir tratamiento preventivo si hubo exposición.

6. Ébola: Este virus es raro,pero muy letal Se transmite por contacto directo de sangre o fluidos corporales como la leche humana. saliva, orina, heces fecales, semen y vómitos. Según los datos de los CDC, se aconseja no lactar en esta enfermedad hasta tanto se haya obtenido dos pruebas negativas consecutivas de la leche humana separadas en 24 horas una de la otra. Personas lactantes que deben extraerse la leche con extractores de descarte diario. Infantes que hayan sido expuestos a Ébola estarán en cuarentena por 21 días. Solo en casos donde no hay sucedáneos de leche humana disponibles de forma sustentable, segura, asequible y factible, se aconseja continuar lactando menores de 6 meses que ya están infectados.

7. Citomegalovirus (CMV): La lactancia de una persona con infección maternal de este virus está contraindicado cuando el infante nace prematuro de menos de 30 semanas debido que se ha encontrado el virus en la leche. Se estima que el periodo de incubación es de 30-120 días y por tal razón, la lactancia no debe iniciarse hasta luego de 6 semanas postparto en pacientes que estaban positivas preparto o durante el parto. Este virus causa sepsis neonatal, conjuntivitis, daño hepático y del bazo al igual que neumonía en prematuros. En este caso, se aconseja el metódo de calentamiento rápido («Flash heating») y congelar la leche humana para poder reducir la carga viral y al menos brindar la leche humana de su madre/criador en lo que se puede relactar.

8. Hepatitis A: Este virus es el causante de afección del hígado siendo una enfermedad variable en curso de leve a severa y puede durar varios meses. Es una enfermedad que se contagia por contacto directo de heces fecales infectadas con el virus o agua o comida contaminada con estas heces fecales. La infección ocurre 14 días antes de la madre/persona mostrar síntomas. En caso de personas lactantes infectadas, se conoce que el virus puede aparecer en la leche humana, aunque no se conoce a ciencia cierta si es realmente transmisible a través de la leche. Por tanto, dependiendo de los síntomas, se aconseja detener la lactancia y brindar la inyección de inmunoglobulina en pacientes menores de 1 año que continuaron lactando previo a la aparición de los síntomas.

C) Algunas enfermedades/situaciones que no se puede lactar por los medicamentos de tratamiento:

1. Quimioterapia: Durante la quimioterapia si se aconseja no lactar. Los medicamentos utilizados pasan a través de la leche humanao y son nocivos para en la infancia/niñez. EL destete repentino puede ser traumante para la diada lactante-lactado al igual que provocar consecuencias de ductos tapados y mastitis. Si la persona lactante desea mantener su producción, lo puede hacer y hay casos donde se retorna a lactar una vez no hayan trazos de los medicamentos en la leche o al finalizar el tratamiento. Este tratamiento no altera o afecta la producción de leche y si es posible y viables retornar a lactar.

2. Radioterapias: Se divide en interna y externa. Durante la radioterapia externa, no existe hasta el momento contraindicación de lactancia, puesto que no es radioactiva. Por el contrario, la radioterapia interna ces constituída por irradiar para destruir las células cancerosas con rayos X de gran magnitud o rayos protónicos. La persona si se vuelve radioactiva y no debe estar en contacto de menos de 6 pies con otas personas por más de 5 minutos, en especial la niñez y personas en gestación, por al menos 2 meses luego del tratamiento. Se aconseja detener la lactancia directa del pecho, pero se puede continuar extrayendo leche para mantener producción al igual que otro cuidador puede darla al infante por la leche no ser radioactiva.

3. Esclerosis Múltiple; En este caso va a depender de los medicamentos utilizados. De la lista de medicamentos, solo 4 están contraindicados en la lactancia:

  • Cladribine: se describe como un medicamento antineoplásico para casos de cáncer. Aunque no hay datos suficientes para decir que si se transfiere en la leche humana, la información de farmaceutica y composición del medicamento lleva a que se aconseje detener la lactancia hasta que no hayan trazos del mismo en la leche.
  • Mitoxantrone: tampoco existe datos suficientes, pero si se habla de recomendar eliminar la leche humana por 2-3 meses bajo este tratamiento.
  • Teriflunomide: Es un medicamento que se pega al plasma de la sangre haciéndolo un poco complejo para eliminar del cuerpo y tomando más de 18-19 días en realizarlo. No hay datos suficientes indicativos de transmisión o no en la leche humana, pero por su intensidad, se considera alto riesgo.
  • Leflunomide: Es un inmunosupresor con una eliminación lenta de más de 15 días. por lo tanto y hasta que no hayan más datos, no se aconseja lactar con su uso.

4. Epilepsia: la mayoría de los tratamientos son compatibles a excepción de 2 medicamentos:

  • Etosuximide: por causar sedación y succión pobre en el infante. Se aconseja cambiar el medicamento por otra alternativa.
  • Felbamate: no hay suficientes datos para la infancia/niñez, pero en la persona lactante hay riesgo de anemia aplástica (destrucción total de los glóbulos rojos y sus remanentes) al igual que daño al hígado.

5. Lupus: Por lo general si se puede lactar con esta condición, a excepción del uso de Ciclofosfamida como tratamiento por sus serios efectos secundarios. Se recomienda esperar 72 horas luego de la última dosis para volver a lactar.

6. Uso de isotopos radioactivos: En este caso va a depender del isótopo utilizado y el tiempo de exposición. En la mayor´â de los casos, se detiene la lactancia hasta que el medicamento esté fuera del cuerpo y se pueda volver a brindar la leche humana. La leche extraída luego del procedimiento puede ser almacenada y brindada luego del tiempo determinado como seguro para brindarla. No tiene que ser descartada.

En esencia, un manejo apropiado con apoyo de profesionales de la salud, se puede seguir lactando en algunos de los casos mencionados bajo los parámetros de cada enfermedad en los casos de las enfermedades hereditarias. Cuando se trata de las enfermedades transmisibles, se necesita dar leche humana donada o sucedáneos de leche humana como lo es la fórmula infantil. Recordando siempre los parámetros para Donaciones de Leche Humana seguras.

XOXO,
Dra. Paulette Vélez

Referencias:

Ahrens-Nicklas, R. C., Pyle, L. C., & Ficicioglu, C. 2016. Morbidity and mortality among exclusively breastfed neonates with medium-chain acyl-CoA dehydrogenase deficiencyGenetics in medicine : official journal of the American College of Medical Genetics18(12), 1315–1319. https://doi.org/10.1038/gim.2016.49

AAP. Breastfeeding and the Use of Human Milk. 2012. Recuperado el 9 de abril de 2019 de https://pediatrics.aappublications.org/content/129/3/e827

AAP. Infant Feeding and Transmission of Human Immunodeficiency Virus in the United States. 2013. Pediatrics. 131 (2) 391-396. Recuperado el 2 de agosto de 2020 de https://pediatrics.aappublications.org/content/131/2/391

BIMDG. Management of Newborn babies with a Family History of Fatty Acid Oxidation Disorder (Even if only suspected). 2020. British Inherited Metabolic Disease Group. Recuperado el 2 de agosto de 2020 de http://www.bimdg.org.uk/store/guidelines/FAOneonatev12-522311-22-05-2013.pdf

Chiavarini, M. et al. Breastfeeding and transmission of cytomegalovirus to preterm infants. Case report and kinetic of CMV-DNA in breast milk. 2011. Italian journal of pediatrics vol. 37 6. 19 Jan. Recuperado el 2 de agosto de 2020 de doi:10.1186/1824-7288-37-6

E-lactancia.org. External Radiotherapy. 2019. Recuperado el 2 de agosto de 2020 de http://www.e-lactancia.org/breastfeeding/external-radiotherapy/product/

E-lactancia.org. Internal Radiotherapy. 2018. Recuperado el 2 de agosto de 2020 de http://www.e-lactancia.org/breastfeeding/internal-radiotherapy/product/

E-lactancia.org. Maternal Cancer. 2019. Recuperado el 2 de agosto de 2020 de http://www.e-lactancia.org/breastfeeding/maternal-cancer/product/#:~:text=La%20quimioterapia%20no%20afecta%20la,es%20posible%20(Johnson%202019).

E-lactancia.org. Maternal Tuberculosis. 2020. Recuperado el 2 de agosto de 2020 http://www.e-lactancia.org/breastfeeding/maternal-tuberculosis/product/#:~:text=La%20OMS%20y%20la%20mayor,caso%20de%20TBC%20multi%2Dresistente.

E-lactancia.org. Radioactive Isotope Scan. 2019. Recuperado el 2 de agosto de 2020 de http://www.e-lactancia.org/breastfeeding/radioactive-isotope-scan/synonym/

Flaherman, V. et al. ABM Clinical Protocol #22: Guidelines for Management of Jaundice in the Breastfeeding Infant 35 Weeks or More of Gestation—Revised 2017. 2017. Recuperado el 9 de abril de 2019 de https://www.liebertpub.com/doi/full/10.1089/bfm.2017.29042.vjf

Berry, G. Classic Galactosemia and Clinical Variant Galactosemia. 2000. Gene Reviews. Recuperado el 23 de enero de 2019 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK1518/

Blackburn, P. et al. Maple syrup urine disease: mechanisms and management. Appl Clin Genet. 2017; 10: 57–66. Recuperado el 23 de enero de 2019 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5593394/

Carneiro-Proietti, A. B.; et al. Mother-to-Child Transmission of Human T-Cell Lymphotropic Viruses-1/2: What We Know, and What Are the Gaps in Understanding and Preventing This Route of Infection. 2014. Journal of the Pediatric Infectious Diseases Society3 Suppl 1(Suppl 1), S24–S29. Recueperado el 23 de enero de 2019 de https://doi.org/10.1093/jpids/piu070

CDC. Hepatitis A and Vaccination Q &A. 2020. Recuperado el 5 de agosto de 2020 de https://www.cdc.gov/hepatitis/outbreaks/2013/a1b-03-31/foodprod-a-faq.html

CDC. Hepatitis B or C Infections. 2020. Recuperado el 1 de agosto de 2020 de https://www.cdc.gov/breastfeeding/breastfeeding-special-circumstances/maternal-or-infant-illnesses/hepatitis.html

CDC. Herpes Simplex VIrus (HSV). 2019. Recuperado el 2 de agosto de 2020 de https://www.cdc.gov/breastfeeding/breastfeeding-special-circumstances/maternal-or-infant-illnesses/herpes.html

Chen, X., et al. Breastfeeding is not a risk factor for mother-to-child transmission of hepatitis B virus. 2013. PloS one8(1), e55303. Recuperado el 1 de agosto de 2020 de https://doi.org/10.1371/journal.pone.0055303

Fonteh, A. Orotic Aciduria. 2018. The Liberty University Journal of Graduate Research. Vol 2. Issue 1. Article 1. Recuperado el 2 de agosto de 2020 de https://digitalcommons.liberty.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1134&context=fidei_et_veritatis

Frazier, D. et. al. Nutrition management guideline for maple syrup urine disease: An evidence- and consensus-based approach. Molecular Genetics and Metabolism 112 (2014) 210–217. Recuperado el 23 de enero de 2019 de https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1096719214001607

Infant Risk Center. Breastfeeding Challenges with G6PD: Not as Bad as it Looks. 2019. Recuperado el 9 de abril de 2019 dehttps://www.infantrisk.com/content/breastfeeding-challenges-g6pd-not-bad-it-looks

LactMed. Fava Beans. 2018. Recuperado el 9 de abril de 2019 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK532498/

Lawrence, R. ; Lawrence, R. Breastfeeding: A Guide for the Medical Profession. 2016. Eight Edition. Nucleotides. P.116. Recuperado el 2 de agosto de 2020 de https://iums.ac.ir/files/vch/files/laranc.pdf

NCBI. Orotic Aciduria. 2020. Recuperado el 2 de agosto de 2020 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/medgen/78642

Neville, B. et al. Favism in Breast-fed Infants. 1971. Recuperado el 9 de abril de 2019 de https://adc.bmj.com/content/archdischild/46/245/121.full.pdf

Sutton, V. Galactosemia: Clinical features and diagnosis. 2018. Recuperado el 16 de diciembre de 2018 de  https://www.uptodate.com/contents/galactosemia-clinical-features-and-diagnosis

Taj-Eldin, S. Effects of Aspartic Acid, Orotic Acid, and Glucose on Serum Bilirubin Concentrations in Infants Born before Term. 1971. Recuperado el 9 de abril de 2019 de https://adc.bmj.com/content/archdischild/46/245/121.full.pdf

WHO. Aceptable medical reasons for use of breast-milk substitutes. 2009. Recuperado el 23 de enero de 2019 de http://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/69938/WHO_FCH_CAH_09.01_eng.pdf;jsessionid=77042F7FC1C6DF040759D962DBC625FA?sequence=1

WHO. Pregnancy and breastfeeding during an Ebola virus outbreak. 2020. Recuperado el 2 de agosto de 2020 de https://www.who.int/news-room/detail/10-02-2020-pregnancy-and-breastfeeding-during-an-ebola-virus-outbreak

Publicado por paulatinamente3

Pau-latinamente la vida me ha llevado a cambiar rumbos. A reinventarme y evolucionar como persona, madre y profesional. Tres cosas que me han enseñado a fluir y vivir como nunca. Por eso el número 3 es tan significativo en mi vida. Con la mariposa, aprendí la metamórfosis de la vida. Este blog nace por la necesidad de crecer, seguir educando y compartir mis experiencias, tanto en el ámbito personal como en lo profesional. Hablaremos de las Crónicas de JM (mi hijo), mis pasos como Profesional de la Salud y mis planes a largo plazo. Usaremos el blog como página informativa sobre temas de Medicina, pero sobretodo de mi pasión, la Pediatría. Pau-latinamente será un blog que evolucionará según las necesidades. Así que agarre sus alas y disfrute la travesía de vuelo conmigo. XOXO, Pau "Padres informados valen millones." #paulatinamente #CronicasdeJM #consejitosdePau #futurePeds #movingFWD #Educando #BLWconPau #KeepDReamingbyPaulette #DreamitDoit #IYCFS

A %d blogueros les gusta esto: