Alimentación Complementaria, Baby-led weaning, Pediatrics

Valentine’s Banana Coconut Cookies

Nuestros hijos también merecen celebrar el Día del Amor y la Amistad. Por eso hoy les traigo una receta de galletas aptas para ellos. Sencillas, deliciosas y rápidas para hacer. De esta manera podemos evitar regalar dulces. Comencemos…

Primero, los ingredientes. Mayormente utilizo ingredientes orgánicos y que siempre están en mi alacena. Esta vez compré harina de avena para facilidad y flexibilidad. El coco disecado es casi granizo. Lo conseguí en Marshalls de Ponce. Los demás ingredientes son de Centro Natural.

Utensilios utilizados: una cuchara moldeadora redonda de 1 1/2 cucharadas de medida, un cortador de galletas en forma de corazón, cucharas medidoras de 1 cucharada, 1/2 cucharada, 1/2 cucharadita y 1/4 cucharadita y un batidor de manos marca CUTCO.

Puede utilizar el cortador que desee. Recomiendo esperar que las galletas se estén cocinando para entonces sacarlas un momento y cortarlas. Cuando finalice la cocción, elimine el residuo de masa que quede fuera del corte para que queden perfectas. Asegúrese que el tamaño del cortador sea apropiado para la porción de la galleta.

Proceso:

Una vez tengas todos los ingredientes medidos, comienza a mezclar. Utilicé esta vez un huevo de chia en vez de huevos de gallina para que la receta sea vegana. Puede hacer la sustitución utilizando un huevo de gallina si no desea usar chia o hace un huevo de semillas de linaza.

Producto final: Sirva en un plato y decórelo a gusto. Si las va a guardar, hágalo en un envase que selle completamente. Como alternativa, puede hacer un dip de mantequilla de la nuez de su selección para remojar un poco las galletas y sea una merienda completa.

¡Qué las disfruten!

¡Feliz día del Amor y la Amistad! Gracias por seguirme….

XOXO,

Pau

Sígueme en todas mis redes sociales: 

Facebook: https://www.facebook.com/paulatinamente3/

Instagram: https://www.instagram.com/3paulatinamente/

Twitter: https://twitter.com/3Paulatinamente

Pinterest: https://www.pinterest.com/3paulatinamente/

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCD3VXeH2hXZlPttRkOXX6rg

Anuncios
Alimentación Complementaria, Baby-led weaning, Pediatrics

Banana Oat Cupcakes

Esta receta para mi tiene gran valor sentimental, pues conté con la ayuda de mi hijo JM para prepararla. Como bien menciono en la publicación de Integrándolos en la cocina, debemos permitir que los niños vayan aprendiendo sobre el proceso de cocinar y reducir riesgos. JM se encargó de preparar el recipiente, batir los ingredientes y una vez lista la mezcla, yo los eché en sus recipientes para llevarlos al horno. Puedes leer más sobre como JM se convierte en un mini chef aquí. 

A petición popular, preparé dos versiones de la misma receta. Una para bebés de 10 meses o más y otra para mayores de 1 año de edad. Recordando que la sal y la miel no se pueden dar antes del año, lea bien las imágenes para diferenciar ambas recetas. Utilicé envases reutilizables para los cupcakes. Están hechos de silicon resistente al calor. Los conseguí en la tienda Aliss. Fáciles de manejar, no se pega el producto y sencillos para lavar a pesar de los embarres de aceite de coco. La mayoría de los ingredientes vistos en la última foto son orgánicos para mejor calidad de resultado. Se usan avena de hojuelas enteras para mejor consistencia. Discutimos la diferencia en la publicación de Carbohidratos: Introducción de Cereales. Para infantes, se usa mantequilla de maní smooth o bastante líquida. Para toddlers, puedes utilizar mantequilla de maní crujiente (crunchy). A continuación ambas recetas:

Si sigues una alimentación vegana, puedes intentar sustituir los huevos por “chia egg” o “flax seed egg” al igual que puré de manzana y utilizar dátiles triturados para endulzar.

Sígueme en todas mis redes sociales: 

Facebook: https://www.facebook.com/paulatinamente3/

Instagram: https://www.instagram.com/3paulatinamente/

Twitter: https://twitter.com/3Paulatinamente

Pinterest: https://www.pinterest.com/3paulatinamente/

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCD3VXeH2hXZlPttRkOXX6rg

XOXO,

Pau

Alimentación Complementaria, Baby-led weaning, Pediatrics

Baby Thanksgiving

Bebé comiendo pavo por primera vez en familia. En la primera foto aparece una bebé latina de tez blanca sonriendo mirando hacia adelante mientras está sentada en su silla de comer. 

En la segunda imagen, la misma bebé sostiene un trozo de pavo cortado a favor de las fibras y lo mira con detenimiento antes de consumirlo.
Bebé comiendo pavo por primera vez en familia. En la primera foto aparece una bebé latina de tez blanca sonriendo mirando hacia adelante mientras está sentada en su silla de comer.
En la segunda imagen, la misma bebé sostiene un trozo de pavo cortado a favor de las fibras y lo mira con detenimiento antes de consumirlo.

Comienzan las fiestas de Navidad y con esto las dudas de los alimentos que un bebé puede consumir durante las celebraciones. Ya sea que tu bebé come purés o trozos, también puede consumir del manjar de las festividades. Tomando en cuenta la preparación segura de los alimentos sin sal o azúcares añadidas, tu bebé podría consumir lo mismo que tú o algo similar. Anteriormente había publicado las albóndigas de pavo hechas con carne molida de pavo. Pero, ¿qué tal si las preparas desmenuzando un muslo de pavo? ¡Entonces bebé las puede consumir desde los 6-7 meses! De la misma manera, puedes hacer tortitas o “patties” de pavo para su introducción como mencionado en la publicación de Cortes apropiados

La carne molida de pavo es un conjunto de la carne blanca (pechuga, alitas, piel, etc.) con la carne oscura (muslos y caderas) del pavo. Los bebés, como hemos recomendado anteriormente, deben consumir la parte oscura de las aves para obtener mayor cantidad de hierro en sus comienzos de alimentación complementaria y la mayoría de las veces. Por tanto, preparar unas albóndigas con una porción del pavo que estás alistando para el Día de Acción de Gracias permitirá a tu bebé comer lo mismo que la familia.

Plato familiar con menú típico de Acción de Gracias: pavo horneado con batata dulce troceada y acompañado con arroz con gandules. Comparando con el plato de abajo que es la bandeja para bebé, contiene dos trozos de pavo y un poco de arroz con gandules. 

¿Puedo añadir especias y hierbas aromáticas?

Sabemos que la preparación del pavo es todo un acontecimiento en casa. Para que la receta sea apropiada para bebé, debe haber probado las especias que usarás como bien explicamos en la publicación de Échale Sazón. Si todo lo que usarás tu bebé lo ha consumido, entonces solo desmenuza la porción necesaria para la introducción del pavo en su alimentación. Guarda pavo para al menos 3 días, aunque sabemos que durará bastante para hacernos sándwich de pavo para toda la semana (si eres como yo).

¿Qué vegetales y frutas puede comer?

Una de las mejores cosas de la celebración de Acción de Gracias es la variedad de vegetales y frutas que puedes poner en el menú. En un bebé que consume purés, puedes dar un majado de batata dulce (bien conocida en Puerto Rico como batata mameya) como acompañante al rico pavo que darás troceado en puré. Si tu bebé practica Baby-led Weaning, preséntale un plato con una variedad de alimentos a escoger un trozo a la vez. A continuación les dejo algunas ideas que puedes modificar y hacerlas también en purés:


BLW con Pau tip 🍉
La pera y la manzana son dos alimentos que son cosechados mayormente antes de estar maduros. A pesar que los infantes tienen la capacidad de masticar con las encías, estos dos alimentos se consideran como el #1 y #2 en riesgos de atragantamientos. Cortándolos en 4 porciones a lo largo y luego poniéndoles al vapor, ablandan los suficiente para ser consumidos en trozos. Siempre ofrézcalo así.
  • Manzana al vapor o al horno con canela esparcida simulando el pie de manzana. Recuerda que se hace al vapor porque son alimentos muy duros y con riesgo de atragantamiento. Para hacerlo en puré, haz el mismo proceso y luego tritura en el procesador de alimentos con un poco de agua y una pizca de canela. Batatas o calabaza al horno con puré de cranberry para “dipear”. Consigue cranberries que el único ingrediente sea la fruta. Pásalo por el procesador de alimentos con un poco de agua para hacer el puré. Aquí les dejo una idea de como hacer el puré de cranberry para bebés de Momtastic. 
Puré de cranberry. Foto por: J. Mercado
  • Habichuelas tiernas o judías (“green beans”). Estas son parte del menú tradicional en muchos hogares. Son fáciles de preparar sin sal para bebé.
  • Tortitas de calabaza con canela y vainilla. Si, los famosos “hotcakes” o “pancakes” son una alternativa en el menú de bebé. Es ponerse creativos.
  • Si tu bebé ya ha consumido arroz y gandules, puedes presentarle una pequeña porción de arroz con gandules en una bolita de arroz. Saca los gandules aparte para que pueda manejarlos usando la técnica de pinzas. 
  • Incluye en su plato su trozo de queso favorito para una alimentación balanceada si ya tu bebé consume todos los grupos de alimentos. 

Disfrute su día de Acción de Gracias en familia. De mi parte, agradezco grandemente a todos mis seguidores por confiar en mi y en poder ayudarles a mantener una alimentación infantil sana, segura y saludable. 

XOXO,

Pau

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #BLWconPau #KeepDreamingbyPaulette #FuturePeds #IYCFS #BLW #babyledweaning #pures #alimentacionautorregulada #alimentacioninfantil #trozos #porelIBCLC #blwCertified

Sígueme en todas mis redes sociales: 

Facebook: https://www.facebook.com/paulatinamente3/

Instagram: https://www.instagram.com/3paulatinamente/

Twitter: https://twitter.com/3Paulatinamente

Pinterest: https://www.pinterest.com/3paulatinamente/

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCD3VXeH2hXZlPttRkOXX6rg

Alimentación Complementaria, Lactancia, Pediatrics

Reflejo de hambre vs. saciedad

Nuestros bebés nacen con un instinto de succión bien marcado. Desde el embarazo puedes ver algunos bebés perfeccionando esta técnica succionando su dedo mientras flotan en el líquido amniótico. Algo completamente normal y parte de su desarrollo. Una vez nacen y les damos la teta para lactar o la botella y vemos el movimiento de los músculos de la boca de forma instintiva. Pero, ¿cómo sabemos que están saciados con leche? ¿Y con los alimentos complementarios? A continuación explicaremos estos parámetros.

El cerebro, en específico los núcleos del hipotálamo, contiene los centros regulatorios de hambre y saciedad. Se activa el núcleo ventromedial del hipotálamo cuando tenemos hambre  por medio de una hormona llamada Grelina. Para sentir saciedad, el núcleo antes mencionado se inactiva por vía de activación del núcleo en el área lateral del hipotálamo. Sentimos saciedad porque la hormona leptina hace su trabajo luego de ser secretada por las células grasas del aparato gastrointestinal. A diferencia de un adulto, los infantes y niños aún no tienen estos centros completamente desarrollados y va evolucionando su desarrollo según van creciendo. Los bebés lactados directamente del pecho se teoriza que sienten saciedad con mayor precisión. Mientras tanto, un infante que toma leche en botella (biberón) puede ser sobrealimentado más fácilmente por no utilizar todos los músculos de la boca para succionar y no haber mayor regulación del flujo de la leche en la botella. Es por esto que se enfatiza el uso de la técnica de Alimentación Pausada en botella (“Paced-bottle feeding”), donde aguantamos a bebé en una posición semisentado brindándole soporte en su cabeza y espalda con nuestra mano para mantenerles en una posición erguida sin forzar. Esta posición permite que la botella quede en paralelo al suelo y bebé sea quien lleve el ritmo de succión.

Es importante mencionar que los bebés llevan dos tipos de succión rítmica: activa y no activa. La activa la conocemos como la succión rápida, mientras que la no activa es una succión lenta y superficial donde el infante no está tomando leche. Cuando trabajamos alimentación pausada, los bebés intercambian esta succión, especialmente si está siendo lactado directamente del pecho, permitiendo la autorregulación del flujo de la leche.  Alimentando en botella, debemos estar pendientes a estos cambios para evitar forzarle. No importa si el infante consume fórmula infantil, es la técnica a utilizarse para evitar sobrealimentación con la leche. A continuación un video explicativo sobre la alimentación pausada.




Los bebés cuando tienen hambre tienden a realizar 3 tipos de fases: mover sus manos activamente, abrir la boca y girar la cabeza buscando el seno (pecho) o la botella y en su tercera fase, comienzan a llorar de desesperación. No debemos dejar que bebé llegue a esta tercera fase, puesto que su desespero no le permitirá pegarse a lactar o tomar la botella correctamente. Debemos estar atentos a las primeras dos etapas.

Una vez el infante está saciado, tiende a rechazar el pecho o la botella, soltarla, tener una postura de su cuerpo más relajada e inclusive, se pueden quedar dormidos. Los nuevos padres y/o cuidadores van aprendiendo el ritmo de saciedad de su bebé según el pasar de los días. Aún así, pueden suceder las crisis de crecimiento donde el infante se alimenta más frecuente y se tiende a pensar que no está saciado. Solo es que el infante tiene molestias en su cuerpo porque crecer duele como bien puedes leer en mi publicación en mi página de Facebook. Sigue su ritmo. Pega a bebé a demanda a lactar. Si toma fórmula, regula las tomas, ponlo piel con piel y mímale mucho.

Reflejo de hambre vs saciedad en Alimentación Complementaria:

Una vez comienzan alimentación complementaria, el infante va modificando estos reflejos según el alimento que se le ofrezca, tanto en cuchara como en trozo. Ofrecer la alimentación complementaria no se debe hacer con un infante super hambriento. La satisfacción primaria de saciedad continúa abasteciéndose de la leche. Los alimentos complementarios como hemos descrito anteriormente, son parte de la exploración de otras maneras de alimentarse al igual que cerrar brechas nutricionales. A continuación les dejo unas gráficas para comprender:

Las señales de hambre más bien son conocidas como las fases de alimentación. En nuestro video explicamos con más detalles las mismas.

Un niño que autorregula su alimentación a través de BLW, es un niño que juega con la comida. Hay un dicho que dice: “La comida entra por los ojos.” Pues de la misma manera que a un adulto sus glándulas salivares se activan con mirar alimentos, un bebé aprendiendo a comer también le sucede. Las fases incluyen:

1. Mirar: Se activan las glándulas salivares comenzando la parte cefálica de la digestión. Esto implica que hay un aumento de saliva preparándose para el alimento.

2. Tocar: Activa partes del cerebro donde procesan la imagen y surge la aceptación del alimento

3. Probar: Activa los músculos de la lengua y la boca para la masticación. De la misma manera, comienzan las contracciones del esófago para la deglución y digestión gastrointestinal.

No todos los niños lo hacen el mismo día y no siempre es con el mismo alimento. No comerán igual todos los días. Con paciencia y amor se le lleva poco a poco. La clave está en seguir ofreciendo, pues puede tardar hasta 15 veces o más en aceptar el mismo alimento.

En el caso de las señales de saciedad, el infante puede ponerse intranquilo y hasta pedir que lo saquen de su silla de comer (igualmente conocida como trona en otros países). Recomiendo que observe las señales de su bebé e identifique el momento donde ya comió suficientes alimentos complementarios. Recuerde que ellos saben autorregular y sabrán hasta donde comer luego de unos meses de práctica. Ya su cerebro ha ido madurando y los núcleos cerebrales antes mencionados tendrán mayor control en el proceso. ¡Disfrute de esta etapa con su bebé!.

Referencias: 

Crush Step 1: The Ultimate USMLE Step 1 Review. Ghrelin and Leptin. Chapter 10: Gastroenterology. P. 324-325. Revisado el 10 de diciembre de 2018

Dennett, C. Children’s Nutrition: Raising Intuitive Eaters. 2018. Recuperado el 2 de enero de 2019 de https://www.todaysdietitian.com/newarchives/0318p14.shtml

Healthy Children. ¿Su bebé tiene hambre o está lleno? Explicamos el concepto de la alimentación receptiva. 2018. Recuerpado el 9 de enero de 2019 de https://www.healthychildren.org/spanish/ages-stages/baby/feeding-nutrition/paginas/is-your-baby-hungry-or-full-responsive-feeding-explained.aspx

Robert Wood Foundation. Feeding Infants and Young Toddlers: Using the Latest Evidence in Child-Care Settings. 2017. Recuperado el 10 de diciembre de 2018 de http://healthyeatingresearch.org/wp-content/uploads/2017/05/her_ece_051817-FINAL.pdf

Alimentación Complementaria, Pediatrics

Entre majados y purés

Bien saben que mi enfoque es una alimentación sana, segura y saludable sin importar la técnica que utilices para alimentar a tu bebé. Mi postura es que como padres, madres y cuidadores aprendamos a seguir los instintos de nuestros pequeños respetando su propio ritmo y destrezas de aprendizaje. Contrario al conocimiento popular, la autorregulación sí es posible con los purés y hemos hablado de esto en el video de Cucharadas Llenas.

La gran mayoría de las personas que me escriben es porque van a comenzar en purés para luego transicionar a trozos. Desean preparar los mismos en casa. Es importante reconocer la Individualidad Alimentaria y sobretodo, las necesidades esenciales de cada familia a la hora de alimentar. La mayoría trabaja y posiblemente no se sienta a gusto con practicar Baby-led Weaning con el cuidador, si el mismo no está completamente empapado en el tema. Es un miedo normal y con miedo no suelo recomendar que se practique alimentación en trozos, ya que no será un Baby-led Weaning Existoso. Lo primordial es la seguridad del menor. Importante recordar que las señales para ambas técnicas son las mismas.

1
Para saber las maneras de sentarse, visite la publicación de Individualidad Motriz

Preparación de purés en casa

Remontándome a los comienzos de Alimentación Complementaria con mi hijo, recuerdo las mil dudas que tenía sobre la preparación de los alimentos. En la cocción no hay diferencias. Seguimos fomentando la preparación de los mismos al vapor o al horno para mantener nutrientes. Cuando se trata de vegetales, la cocción varía dependiendo el grosos y la textura. Sugiero utilizar las técnicas de los Cortes Apropiados para que sea más sencillo su preparación. Lo mejor de todo, es poder preparar el menú de tu bebé en purés para 2-4 semanas en tan sólo 3 horas. Tomando en consideración la preparación segura para hacer una Reducción de Riesgos, asegúrate lavar los alimentos de forma apropiada y limpiar la superficie donde pondrás los mismos.

Las frutas, en su mayoría las puedes majar con un tenedor sin necesidad de pasarlas por el procesador de alimentos. Frutas duras como la manzana y la pera sí deben cocinarse al vapor cortadas en trozos por 3-5 minutos dependiendo de la madurez del alimento. De lo contrario, no ablandan lo suficiente para hacerlas purés.

Prepara las carnes al vapor sin sal ni sazón añadida las primeras veces. Sugiero comenzar por un muslo de pollo o pavo por ser más simples para desmenuzar y mucho más ricos en hierro que la cadera o la pechuga. Una vez bebé pase la prueba de alergias, puedes comenzar a añadirle especias y hierbas aromáticas como de las que están descritas en la publicación de Échale Sazón.

Consejos:

1. Date la vuelta por la góndola de alimentos frescos en el supermercado para que conozcas los que están de temporada y son aptos según la edad de tu bebé. Aunque no hay un orden particular, si hay unas recomendaciones generales de introducción. Las mismas las detallamos en la publicación de Alimentos por edades. Asegúrate descargar el pdf de dicha publicación para obtener las recomendaciones.

2. No te limites a solo frutas y vegetales. Debes incluir carnes como pollo, pavo, ternera y pescados como el salmón salvaje desde el inicio de alimentación complementaria para brindar grasas saludables y sobre todo, mantener los niveles de hierro en sangre óptimos. Las publicaciones de ¿Qué tiene qué?, Pescados para bebés e Individualidad Alimentaria 2 contienen imágenes que identifican los nutrientes esenciales de algunos alimentos.

3. Consigue envases libres de BPA para guardar y congelar los purés. Los mismos deben ser de 1-2 oz como máximo. Así no desperdicias alimentos. Un aparato como el de la imagen te será de gran beneficio para organizarte. Recuerda identificar cada envase con el alimento, las onzas y la fecha que lo preparaste.

Envases de 1-2 oz.

4. Corta todos los alimentos de antemano, y utiliza un procesador de alimentos para triturar los mismos dejando una textura blanda y fácil de saborear para tu pequeño.

5. Prepara solo 3-5 alimentos la primera vez. Tu bebé solo comerá 2-3 cucharadas cada vez que le ofrezcas y por lo tanto, un envase de 2 oz te durará 2-3 días. Déjate llevar por la siguiente tabla para saber cuántas veces ofrecerás alimentos. Tu bebé debe probar cada alimento solo. Luego que pase la prueba, puedes hacer combinaciones de purés en una sola comida.

img_0304

6. El alimento durará 1-2 días en la nevera, pero hasta 1 mes en el congelador. Las carnes solo duran 24 horas en la nevera. Recomiendo hacerlas al momento.

7. Descongela en baño de María con tiempo de antelación.  Si necesitas descongelar de inmediato, puedes usar el microondas por unos segundos. Recuerda no calentar demasiado para evitar quemaduras. Asegúrate que el alimento no esté caliente cuando se lo ofrezcas a bebé.

8. Sirve las 2-3 cucharaditas que estimas que comerá tu bebé en un envase limpio. No queremos contaminar el restante de la comida y tener que botarla. Si bebé pide más, vuelve a servir con una cuchara limpia. Guarda el restante en la nevera. Una vez descongeles el alimento, no debes volver a congelarlo .

9. Permite que tu bebé use una cuchara por sí mismo desde el inicio. Queremos fomentar la comprensión de que pueden alimentarse solos para cuando haga transición a trozos y otras texturas sea más sencillo. Puedes conseguir las precucharas para que se alimente solito en purés desde el inicio. Hay una variedad de marcas para precucharas. Escoge una que se ajuste a las necesidades de tu bebé.

10. Disfruta la etapa y vela por las señales de saciedad. No forcemos a bebé a comer más de la cuenta. Recuerda que las arcadas también ocurren con el puré y debes estar listo para trabajarlas.

¿Cuándo transicionar a trozos?

La decisión de hacer una transición depende de varios factores y entre los mismos incluyo la preparación en información tanto de los padres como de los cuidadores. La recomendación actualizada es ir transicionando a partir de los 8-9 meses a alimentos con mayor textura al igual que intercalar con trozos blandos. Doy más detalles sobre esto en el siguiente video.

 

Paciencia

Cada bebé y familia es un mundo. Siempre y cuando continúes ofreciendo alimentos variados desde el comienzo, tu bebé estará recibiendo los beneficios nutricionales. Siéntese en familia a comer.

¿Te quedaste con dudas? Escríbeme a mi página de Facebook o Instagram.

XOXO,

Pau

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #BLWconPau #KeepDreamingbyPaulette #FuturePeds #IYCFS #BLW #babyledweaning #pures #alimentacionautorregulada #alimentacioninfantil #trozos #porelIBCLC #blwCertified

Sigue leyendo “Entre majados y purés”

Alimentación Complementaria

Riesgos de las probaditas: un paseo en la historia

Las señales para comenzar alimentación complementaria fueron establecidas para prevenir complicaciones a corto y largo plazo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) las estableció en el año 2001 luego de un consenso de las prácticas alimentarias adecuadas y de orientaciones para llevar a cabo estos cambios. Entre las investigaciones hechas para llegar a este contexto, se evaluaron los beneficios de la lactancia humana exclusiva hasta los 6 meses al igual que la evolución de cambios sobre las recomendaciones en alimentación infantil. La OMS utiliza dicho término para especificar lactados con leche humana al igual que leche sucedánea, como lo es la fórmula infantil. Al establecer dichos parámetros, se reafirma la importancia del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna, donde se protege la leche humana como alimento principal y óptimo para el infante al igual que se rige la comercialización de fórmulas infantiles y alimentos comercializados para el infante. El Código abarca muchos más detalles para proteger la salud infantil, pero nos concentraremos hoy en los riesgos de la alimentación complementaria antes de los 6 meses.

La Academia Americana de Pediatría habla de los siguientes riesgos:

  • Gastritis y reflujo
  • Infecciones gastrointestinales y respiratorias como Bronquiolitis y Virus Respiratorio Sincitial (VRS)
  • Broncoaspiración
  • Asfixia (causando muerte)
  • Obesidad mórbida infantil y a largo plazo
  • Daño renal y hepático por la inmadurez de ambos sistemas que continúan en crecimiento y desarrollo
  • Anemias por deficiencias nutricionales, en especial por deficiencias de hierro.

Por otro lado, la Organización Mundial (OMS) en su Manual “La alimentación del lactante y del niño pequeño” describe los siguientes riesgos cuando se comienza alimentos complementarios de forma temprana:

  • Reeemplaza la lactancia, provocando que el niño no alcance sus requerimientos nutricionales
  • Da como resultado una dieta baja en nutrientes si estos alimentos son diluidos, como suelen ser sopas aguadas y papillas no espesas, ya que son más difíciles de comer.
  • Incrementa el riesgo de enfermedades, debido a que se reduce el aporte de los factores protectores de la leche humana.
  • Incrementa el riesgo de padecer diarrea, debido a que los alimentos complementarios pueden estar sucios o no son tan fáciles de digerir como la leche humana.
  • Incrementa el riesgo de sibilancias/asma o de otras condiciones alérgicas, debido a que el bebé aún no puede digerir ni absorber bien las proteínas no humanas.
  • Incrementa el riesgo de la madre o criador hacia otro embarazo si la lactancia es menor frecuente.

La evolución en las guías de alimentación complementaria ha dado cambios drásticos al pasar el tiempo. En 1900-1954, se le brindaba alimentación complementaria a partir del año de edad debido a que se creía que se le hacía daño al infante si de brindaban otro alimento que no fuera leche. Aún así, se pueden leer publicaciones del 1920 donde se indica comenzar a darle carnes trituradas e hígado en puré o sopas desde las 2 semanas de nacido  seguido por las probaditas del cereal de bebé al igual que comenzar con la introducción de vegetales desde los 6-9 meses.

Screen Shot 2018-10-14 at 4.37.15 PM
Recomendaciones alimentarias en los años mencionados.

En el 1954 se desarrolla el Comité de Nutrición de la Academia Americana de Pediatría. Este comité estableció alianzas con científicos y administradores de agencias gubernamentales al igual que la industria de alimentación infantil que se había desarrollado en dicha época para los purés y las primeras fórmulas infantiles. Luego, en 1958 se determina que, evaluando el desarrollo del sistema digestivo y neuromuscular, el crecimiento de cada infante y el nivel de actividad física eran mejores señales para identificar cuando comenzar. En ese instante, establecen que no había beneficio alguno para comenzar alimentos complementarios antes de los 3-4 meses.

Para la época del 1979-2014, se establece que para infantes sanos que tenían la habilidad de tragar para los 4-5 meses y la destreza de diferenciar entre hambre y saciedad para los 5-6 meses y que se debía tomar en consideración el desarrollo más que todo. Desde el 2014 se toma en consideración con más ímpetu el desarrollo del infante y se reestablece como prioridad para una protección de la lactancia humana al igual que el desarrollo infantil.

Screen Shot 2018-10-14 at 4.59.13 PM
Señales de desarrollo y la evolución

Y entonces, ¿de dónde salió que se le puede dar cereal en la botella? 

Como ves en la cronología arriba, la idea comenzó cuando entró la industria de alimentos para bebés a temprana edad. Se creía que, al espesar la leche, el infante estaba más satisfecho y dormiría más plácido. Realmente lo que ocurre es un tipo de sueño profundo por sobrealimentación y esto provoca que los reflejos de saciedad y alerta se reduzcan tanto que no hay forma de reaccionar. Comparemos esto a cuando tenemos la cena de Acción de Gracias o en un gran fiesta donde el adulto come sin parar y luego tiene demasiado sueño para continuar disfrutando, tanto, que se duerme en cualquier esquina. Dicho efecto pone en riesgo de un atragantamiento si el infante elimina un buche o vomita. No reaccionará de la misma manera por no estar 100% alerta. Realmente el proceso del cambio en el patrón de sueño se debe a la madurez neurológica y va evolucionando según el niño crezca como hemos descrito en la publicación de Sueño Infantil.

Por otro lado, al promover la sobrealimentación, también promueve por consiguiente la obesidad infantil. La Academia Americana de Pediatría habla que el sistema digestivo del infante no está apto para procesar cereales o alimentos hasta la edad de 6 meses y por lo tanto, si se desea introducir, el mismo debe ser en cuchara para evitar el riesgo de atragantamientos o asfixia. También mencionan que la introducción temprana del mismo expone al infante en un mayor riesgo de alergias alimentarias. Esto se toma en consideración en infantes sanos y sin ninguna patología que impida la absorción de nutrientes.

Es por esto que, personas criadas y que criaron durante éstas épocas aún creen que se le puede dar probaditas o cereal a un niño sin dificultades. Por tanto, como padres, madres y cuidadores actualizados en la última información, debemos llevarles al paso rompiendo la barrera generacional para que comprendan los avances científicos. Ellos conocen una verdad y es la que se les brindó durante su proceso de crianza. Integrarlos en el proceso y ayudarles a entender promueve la buena comunicación al igual que se sienten incluidos en la crianza del infante. No les apartes del conocimiento, pues muchos están dispuestos a leer y reaprender. Lo importante es hacer la introducción según el desarrollo del infante, pero tampoco retrasarlo demasiado. Hablaremos de este último tema en la próxima publicación.

1

XOXO,

Pau

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #BLWconPau #KeepDreamingbyPaulette #FuturePeds #IYCFS #Veganismo #Vegetarianismo #BLW #babyledweaning #pures #alimentacionautorregulada #alimentacioninfantil #trozos #porelIBCLC #blwCertified

Sigue leyendo “Riesgos de las probaditas: un paseo en la historia”

Alimentación Complementaria, Baby-led weaning, Pediatrics

Alimentación Vegana/Vegetariana en infantes

De solo leche humana o fórmula, a partir del comienzo de alimentación complementaria, se recomienda la introducción de frutas y vegetales como hemos mencionado anteriormente. De una manera natural, introducimos al infante al mundo vegetariano. El cuerpo humano necesita consumir mayor cantidad de frutas y vegetales por sus contenidos de macronutrientes y micronutrientes, incluyendo los prebióticos y próbioticos. Organizado de manera sana, segura y saludable, una alimentación vegetariana es factible tomando consciencia de no causar deficiencias y combinar los alimentos de forma apropiada para una mejor absorción de nutrientes. El vegetarianismo y el veganismo tienen varias ramas. A continuación describiremos las más comunes y su enfoque desde el punto de vista de la nutrición infantil.

  • Lacto-ovo-vegetarianos: No consumen carnes, pescados, aves o productos que los contengan. Incluyen derivados lácteos y huevos en su alimentación.
  • Lacto-vegetarianos: Solo consumen lácteos a parte de su alimentación vegetariana.
  • Ovo-vegetarianos: Sólo consumen huevo a parte de su alimentación vegetariana.
  • Veganos: Excluyen todo tipo de carnes, pescados, lácteos, derivados lácteos y huevos. No consumen productos de origen animal.
  • Alimentación Macrobiótica; No es necesariamente vegetariana, pero se basa mayormente en granos, legumbres y vegetales. Puede incluir algunos productos de origen animal.
  • Otros: Rastafariano and frutariano – dieta vegan extremamente restrictiva. No es recomendada en infantes.

 

Las convicciones alimentarias de los padres y el modo de crianza es lo que determina muchas veces el tipo de alimentación que le brindarán al infante. Tomando en cuenta que, la vitamina B12 proviene de fuentes animales en mayor cantidad, es importante acordarse suplementar al infante bajo supervisión de su pediatra y nutricionista infantil. Algunos alimentos de origen vegetal contienen vitamina B12, como lo es la espinaca y la lechuga, pero en muy pocas cantidades y hemos recomendado que los mismos sean introducidos luego del año por el alto riesgo de methemoglobinemia. De igual forma, puede ocurrir otro tipo de deficiencia referida a la vitamina D, pero para la misma hay alternativas vegetarianas que la proveen si se consumen en altas cantidades como lo son las setas u hongos adicional a la adquirida por exposición al sol. También son considerados el calcio, el hierro y el zinc como micronutrientes que pueden estar deficientes en una alimentación vegana/vegetariana. (Ver publicación de ¿Qué tiene qué?) En una alimentación completamente basada en plantas o estilo de vida crudivegano (conocida como Plant-Based Baby-Led Weaning), tomamos mucho en cuenta la combinación de alimentos cuando el infante va entrando a los 8-9 meses y consume alimentación complementaria de 2-4 veces al día como descrito en la publicación de ¿Purés o BLW?.

 

Vitaminas y beneficios (1)

 

Vitaminas y beneficios (2)
Imágenes extraídas de la publicación ¿Qué tiene qué?

 

¿Entonces cómo debo combinar alimentos para una alimentación vegetariana? 

Recordemos que el propósito es ir integrando distintos grupos de alimentos según el desarrollo gastrointestinal, motor y neurológico del infante. Siguiendo este patrón, tomamos en consideración los grupos de alimentos y los requerimientos del infante. La introducción temprana de proteínas vegetales provenientes de las mantequillas de nueces como la de maní y almendras, nos permite ir evolucionando con este desarrollo a partir de los 6 meses de edad. Su presentación con frutas y vegetales que ya haya probado permite integrar el hierro no heme (producto de los vegetales) en unión con la vitamina C para mayor absorción de nutrientes. Por tanto, es esencial alternar los grupos de alimentos desde el día 1 de la alimentación complementaria una vez haya pasado el tercer a cuarto día de prueba de al menos 4-5 alimentos nuevos. Entrados los 8-9 meses, comenzamos a integrar los granos como el quinoa, garbanzos, habichuelas, entre otros. Adelantamos el proceso comparativamente con infantes carnívoros por el aumento de riesgo de anemia por deficiencias de hierro y deficiencias en proteínas. Esto dependerá de la tolerancia del infante por dichos alimentos. De presentar estreñimiento clínico, entenderemos que los mismos no los tolera y se puede tomar en consideración retomarlos más adelante. Dicha decisión será tomada por un profesional de Salud Infantil capacitado en el tema. Ya adentrando los 10 meses, integramos el trigo y las avenas, pues las mismas tienen mayor dificultad de tolerancia. Todo va a depender del desarrollo del infante. Por tanto, esta descripción de edades es una descripción generalizada. Puede variar en cada niño. Para referencias de las edades y alimentos pertinentes, consulte la publicación de Alimentos por Edades nuevamente.

 

¿Puedo incluir la soya orgánica en la alimentación del infante? 

La soya es un alimento considerado como estrogénico. Esto implica que puede interrumpir el metabolismo y síntesis de la hormona estrógeno por parecerse en sus características moleculares (fito estrógeno). Si la soya se consigue orgánica, como por ejemplo tempeh, tofu, miso y edamame, entonces podríamos considerar añadirla a la alimentación infantil limitando su consumo a una porción por 3 veces en semana. La inclusión de productos de soya orgánicos, nueces y mantequilla de nueces proveerá mayor fuente concentrada de energía y brindará soporte al crecimiento apropiado. Muchos estudios de larga duración en poblaciones de niños lacto-ovo-vegetarianos han documentado crecimiento y desarrollo apropiado desde la infancia hasta la vida adulta. Aún así, hay insuficiencia de estudios en la ingesta de energía y crecimiento a largo plazo en niños veganos estrictos para permitir una conclusión. Por tanto, el veganismo total en infantes no es apoyado por muchos profesionales de Nutrición por ser tan restrictivo. Es un estilo de vida que debe ser tomado en cuenta luego del primer año de vida si no se conoce como llevarlo a cabo correctamente. Si desea practicarlo con su infante, consulte un Nutricionista Infantil, su Pediatra con especialidad en Nutrición y/o un Médico Naturopático Pediátrico. Al final de cuentas, la población entera debería consumir más frutas y vegetales y menos animales. Es cuestión de moderación y modificación. Por eso venimos en la próxima publicación a presentarles alternativas veganas/vegetarianas para niños.

 

XOXO,

Pau

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #BLWconPau #KeepDreamingbyPaulette #FuturePeds #IYCFS #Pastas #BLW #babyledweaning #pures #alimentacionautorregulada #alimentacioninfantil #trozos #porelIBCLC #blwCertified

 

Sigue leyendo “Alimentación Vegana/Vegetariana en infantes”

Alimentación Complementaria, Pediatrics

Carbohidratos: Panes

El pan es otro alimento que es común en nuestra dieta. Inclusive, se presenta en diferentes formas y tamaños. Igual que en la publicación de cereales, debemos consumir aquellos panes sin harinas refinadas, mas bien integrales y si es posible, hasta germinados y que digan 100% trigo integral. Si no dice estos uno de estos dos términos como primer ingrediente, entonces el producto no es puro. Al ser un alimento denso en nutrientes y carbohidratos, su consumo debe ser moderado tanto para infantes, niños y adultos. El pan tiende a ser un alimento consumido en exceso por su fácil acceso y comercialización. Para prepararlo, se lleva a cabo un tipo de fermentación utilizando su ingredientes principales, la levadura y la harina. Mientras la harina le da el cuerpo a la masa, la levadura es la que permite que el mismo crezca. Según el tipo de manejo, es la fermentación y el tipo de resultado que tendremos con el pan. Por eso hay tantas variedades de panes desde el pan italiano, francés hasta el sourdough. Por tanto, nos dimos a la tarea de verificar ingredientes y la sub-clasificación de este alimento dependiendo del tipo de grano.

Clasificaciones:

1. Integral: Contiene mayor cantidad de vitaminas y minerales comparado con el pan blanco. Su preparación es lo más natural y simple posible y promociona la buena digestión debido a ser una excelente fuente de fibra. Es realizado con trigo rojo, el cual le da el tono al pan. Tiene un sabor más agrio y una textura más gruesa.

2. Integral blanco: Creado de granos integrales de igual manera que el integral regular, su diferencia es el tipo de trigo utilizado. El pan integral blanco es hecho de trigo blanco, que carece de color del salvado.

3. Germinado: (Ezequiel): Preparado con trigo integral y semillas germinadas o a punto de germinar y legumbre, haciendo este pan es alto en fibras y nutrientes. Al tener estos ingredientes, provee una variedad de nutrientes distintos a los demás tipos de panes que se realizan solo con trigo integral. La combinación de granos y legumbres hace que la proteína del grano germinado sea más completa, significando que contiene los 9 aminoácidos esenciales. Este pan tiene la menor cantidad de carbohidratos comparado con los demás. Por lo tanto, tiene menor influencia en el aumento del índice glicémico en sangre. El germinado aumenta la exposición a vitaminas antioxidantes como Vitamina C, E y beta-caroteno (Vitamina A). De igual manera, es una rica fuente de folato y de hierro. Es un bajo bajo en gluten haciéndolo más tolerable, aunque el germinado no elimina del todo el gluten por lo que un paciente con enfermedad celiaca o alergia al gluten debe ser cuidadoso si lo consume y hasta evitarlo. En caso de una alergia como esta, la persona debe consumir productos a base de arroz, maíz y quinoa.

4. Multigrano: Preparado con varios tipos de granos de cereal en una masa integral, este pan es el más saludable por proveer mayor cantidad de fibra para ayudar a la salud digestiva. Se prepara con el conjunto de harina de centeno o blanca en su forma más pura. Se convierte en multigrano al añadir germinados, partículas de vegetales, nueces, semillas, frutas, especias, partes integrales del trigo, avena, maíz, arroz, cebada, gluten, miel y sólidos de leche sin grasa como alguno de sus ingredientes. Esto dependerá del tipo de pan multigrano que se seleccione, pues se subdivide en pan multigrano grueso o ligero dependiendo dichos ingredientes. El multigrano grueso tiene mayor contenido de granos, menor volumen y una textura más densa mientras que el pan multigrano ligero es similar al pan blanco con menor contenido de granos, avena u otro tipo de trigo.

5. De centeno (rye bread): Este tipo de pan ha sido producido alrededor del mundo por siglos y ha ganado popularidad por si sabor distintivo, su densidad y sensación fibrosa de sus migas. La harina de centeno difiere grandemente de la harina de trigo debido a que su proteína no forma gluten. Esto le brinda más fuerza a la masa o volumen del pan. Puede ser un pan con harina de centeno leve, media u oscura al igual que los copos de centeno y el centeno rajado también están disponibles. Este tipo de pan causa un aumento menor de glucosa en sangre que el pan integral, por lo que es de excelente calidad.

6. Pan Blanco: Clasificado como un pan que utiliza el centro del grano de trigo, es un pan completamente procesado que utiliza harinas refinadas, azúcares y sales añadidas, harinas vegetales, entre otros ingredientes para su creación. Es un pan que tiene que ser fortificado con más ingredientes una vez se prepara, ya que al ser completamente procesado pierde la mayoría de sus vitaminas y minerales naturales. Por tanto, es un pan que debe limitarse aún más su consumo.

Pueden observar que no hemos incluido marcas locales debido a que no se consigue información sobre sus nutrientes en la página de Environmental Working Group, a excepción del pan Holsum que está sí clasificado. Les invitamos a verificar y comparar ingredientes con las marcas recomendadas para saber si el consumo es recomendado. Con la información antes escrita, es bastante sencillo saberlo.

Screen Shot 2018-08-18 at 9.09.20 PM
Fuente: EWG.org. 2018

 

¿Cuánto pan debe comer mi bebé o toddler diariamente?

Un infante y toddler necesita una alimentación variada para que sea saludable. Diariamente se recomienda el consumo de diferentes carbohidratos, incluyendo el pan. Para infantes, se recomienda 1/4 de rebanada de pan. Para un toddler, podemos brindar de 1/4-1/2 de rebanada de pan diaria. La publicación anterior sobre los carbohidratos es esencial para entender sus beneficios de este macronutriente. Puedes leerla haciendo click aquí.

 

XOXO,

Pau

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #BLWconPau #KeepDreamingbyPaulette #FuturePeds #IYCFS #Pastas #BLW #babyledweaning #pures #alimentacionautorregulada #alimentacioninfantil #trozos #porelIBCLC #blwCertified

Panes Recomendados

Sigue leyendo “Carbohidratos: Panes”

Alimentación Complementaria, Baby-led weaning, Pediatrics

Carbohidratos: Tipos de Arroz

El arroz es un alimento que no falta en la mesa. Su consumo es prácticamente diario, pero no debería ser así por su alto índice glicémico. El arroz contribuye en gran escala a carbohidratos complejos y tiamina, mejor conocida como vitamina B1, entre otros nutrientes. Los mismo dependerán del tipo de arroz que se consuma. A continuación detallamos las clasificaciones y sus beneficios al igual que las edades idóneas para introducirles.

Clasificación:

  1. Arroz blanco: Su producción proviene de un procesamiento complejo, el cual provoca reducción de nutrientes. Los granos cortos de este tipo de arroz son un poco más tieso en su estado crudo y permite una cocción rápida finalizando con un producto pegajoso y blando, perfecto para sushi. Su grano largo necesita más tiempo de cocción. El ideal es el grano mediano para un manejo sencillo. El arroz blanco es una excelente fuente de magnesio, fósforo, manganeso, selenio, hierro, folato, tiamina y niacina. Es muy bajo en fibra y su contenido graso es primordialmente omega 6, que son consideradas pro-inflamatorias en consumo moderado. Por tanto, el arroz blanco, evaluando su nutrición y beneficios, puede ser consumido de 1-3 veces en semana. Para infantes, conviene intentar otros tipos de arroz con mayores nutrientes. De no ser posible económicamente comprar otro tipo de arroz, recuerde combinarlo con otros alimentos como habichuelas, lentejas y proteína animal para beneficiar la absorción de nutrientes. De la misma manera, lave según recomendaremos al final de este artículo.
  2. Arroz integral: Es un grano que preserva su estructura natural. Viene en granos cortos o largos. Es un poco más pegajoso, pero con mejores beneficios al sistema cardiovascular que el arroz blanco. Su cocción tarda el doble debido a que contiene menor cantidad de almidón y contiene el doble de fibra beneficiando el control del índice glucémico (cantidad de azúcar en sangre) al igual que provee saciedad con tan solo una porción pequeña del mismo. Contiene mayores minerales que el arroz blanco, en especial el magnesio. Por tanto, es un arroz ideal para introducir en la infancia a partir de los 10 meses como recomendado.
  3. Arroz basmati: Disponible tanto integral como blanco, el arroz basmati es versátil y utilizado en un sin fin de recetas internacionales. Su clasificación integral es la más saludable de todos los tipos de arroz. Alto en carbohidratos y bajo en proteínas, puede ser enriquecido con algunos nutrientes como folato para beneficio del consumidor.El arroz basmati integral no contiene colesterol, pero si hierro y vitaminas del complejo B como tiamina, niacina y folato aunque su concentración no es alta. Por tener baja cantidad de proteínas y los nutrientes antes mencionados, se recomienda su consumo en conjunto con proteínas animales o vegetales, en especial legumbres y granos como habichuelas durante el día. Contiene menor cantidad de arsénico por donde es cultivado. Por lo que es ideal para el consumo en infantes mientras se combina con otros grupos alimentarios.
  4. Arroz jasmín: Su sabor cocido es un poco parecido al de las nueces. Es un arroz aromático que también es producido en integral o blanco. Igual que el arroz jasmín, es alto en carbohidratos y bajo en proteínas. Su componente blanco lo hace bajo en calorías. Contrario a otros tipos de arroz, el arroz jasmín blanco no contiene hierro y el integral contiene bajas cantidades que pueden beneficiar al consumo diario total de hierro en combinación con otros alimentos de los demás grupos de proteínas, granos, vegetales, frutas y lácteos. Es un arroz bajo en sodio y con menor cantidad de arsénico. Se puede considerar su introducción desde los 10 meses del infante.
  5.  Arroz Arborio: Cultivado únicamente en Italia, es el arroz utilizado para los famosos risottos debido a su alto contenido de almidón que lo hace más suave y cremoso al cocinarse. Contienes gran cantidad de carbohidratos al igual que algunas proteínas y grasas. Es un excelente proveedor de fibra permitiendo una saciedad temprana con una porción pequeña igual que el arroz integral. Libre de sodio, pero no es una fuente significative de vitaminas y nutrientes a pesar de contener poca cantidad de hierro. Por tanto, su preparación se recomienda combinarla con otro grupo de alimentos que provea dichos nutrientes, mayormente alguna proteína o vegetal rico en hierro y vitamina C como lo es el brócoli. Por tanto, podría incluirse en la alimentación infantil cuando se combina de esta manera a partir de los 10 meses.
  6. Arroz Salvaje (wild rice): Considerado mayormente como un tipo de pasto en vez de arroz, tiene mayor cantidad de nutrientes que el mismo arroz integral en muchas vertientes. Contiene más cantidad de proteínas y mayores niveles de vitamina A y folato. También contiene menor cantidad de almidón y más omega 3. El único detalle es que contiene menos minerales comparado con el arroz integral. Podría ser consumido por niños mayores de un año en combinación con arroz integral durante la semana para combinar nutrientes esenciales.

Es importante destacar que una dieta alta en carbohidratos no es lo ideal y mucho menos en niños con diabetes. El alto consumo de arroz provoca que el índice glicémico se dispare, provocando desbalances en la producción o absorción de insulina y un descontrol de los síntomas de la Diabetes Mellitus dependiendo si es Tipo 1 o tipo 2. Este detalle aplica tanto a niños como adultos. El consumo recomendado en estas situaciones es leve o moderado dependiendo del tipo de arroz que se consuma. Por tanto, lo ideal es cambiar el arroz por quinoa en estos casos, por su bajo nivel de carbohidratos y alta cantidad de proteínas que provee el quinoa.

Hago incapié en que algunas de las marcas de arroz local aparecen clasificadas en riesgo medio por que la cantidad de arsénico que pueden contener sobrepasa los límites normales de rango. Por tal razón, no han sido incluídas como marcas recomendadas. En caso de que sea lo que consumen en el hogar, es importante hacer un lavado y preparación segura del mismo. El lavado consiste en dejar remojando el arroz desde la noche antes para ablandarle y que bote el arsénico que contiene. En la mañana se le cambia el agua y se puede poner a cocinar. Esto reduce de un 40-80% del arsénico en el arroz al igual que una cocción en mayor cantidad de agua.

El arsénico es un elemento de la tabla periódica que ocurre de forma natural en la tierra. El mismo es absorbido por los alimentos que son sembrados. Considerado un carcinógeno cuando consumido en altas cantidades, debemos ser precavidos en este ámbito en la nutrición infantil. Mientras otras plantas absorben una cantidad mínima de arsénico, las plantas de arroz absorben y acumulan hasta 10 veces más que otros tipos de productos debido a su fisiología y condiciones de crecimiento. Se concluyó en un estudio del 2010 hecho por científicos de la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA por sus siglas en inglés) que los infantes y niños están siendo más expuestos al arsénico en alimentos debido a su tamaño y las porciones proporcionadas. Es por esto que muchos profesionales de la salud desaconsejan que los infantes consuman el cereal de arroz o que se utilicen bebidas de arroz sin importar la edad.

Conociendo lo antes mencionado, las tortitas de arroz, mas bien conocidas como Rice Cakesdeben ser consumidas únicamente a partir del año de vida por su alta concentración de arsénico. De igual manera, debemos leer bien las etiquetas para evitar aquellas tortitas de arroz que tengan gran cantidad de azúcares, utlicen sirop de arroz que es poco nutritivo y beneficioso al igual que son altos en sodio. Pueden funcionar como una alternativa de meriendas conjunto con frutas, mantequillas de nueces y algunos vegetales al igual que hummus. Su consumo debe ser moderado, solo 1-2 por semana, en niños.

Disfrute las combinaciones y recetas para un arroz rico en nutrientes y sigamos creando consciencia en una alimentación sana, segura y saludable para nuestro hijos.

XOXO,
Pau

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #BLWconPau #KeepDreamingbyPaulette #FuturePeds #IYCFS #Pastas #BLW #babyledweaning #pures #alimentacionautorregulada #alimentacioninfantil #trozos #porelIBCLC

in reverie
Marcas de arroz recomendadas según EWG.org 

Sigue leyendo “Carbohidratos: Tipos de Arroz”

Alimentación Complementaria, Baby-led weaning, Pediatrics

Carbohidratos: Tipos de Pastas

Las pastas son el segundo alimento dentro del grupo de los Carbohidratos. Se considera parte de los carbohidratos simples, de gran densidad calórica y fácil digestión. Su carbohidrato principal es el almidón, el cual es la base de todo tipo de pastas. Es por esto que es un alimento entre los favoritos de los infantes por sus diferentes formas, manejo y la saciedad que les brinda. Pero, ¿realmente sabemos escoger una buena pasta? Según las últimas publicaciones sobre nutrición general se habla de escoger pastas integrales para mantener los índices glicémicos en su rango normal. Detallaremos los tipos de pasta que hay en el mercado y los distintos beneficios vs riesgos. Esta publicación es aplicable a niños y adultos por ser información general.

  1. Pastas integrales: Los granos integrales se enlazan a los beneficios de reducción de riesgos de enfermedades cardiovasculares, obesidad, Diabetes Mellitus tipo 2 y algunos tipos de cáncer. Las pastas integrales tienen un índice glicémico menor por contener menos cantidad carbohidratos. Es un alimento rico en gluten y solo contiene 30.07 g de carbohidratos por cada 100 g cocidos. Es importante leer los ingredientes verificando que las mismas digan 100% integral y sin enriquecimiento.
  2. Pastas a base de semolina: Con 30 g de carbohidratos, es la pasta que menor efecto tiene en el índice glicémico. Semolina es la base tradicional de la pasta italiana. Esta pasta es alta en proteína de gluten. Su alto contenido de selenio funciona como antioxidante. Vitaminas de complejo B que tiene, en especial la cantidad de folato (B9) y tiamina (B1), ayudan al sistema nervioso en su desarrollo. También contiene hierro,
  3. Pastas a base de quinoa:  La quinoa como hemos mencionado anteriormente se considera tanto un grano como un cereal. Su base versátil permite que este alimento pueda ser utilizado para las preparaciones de pastas. La quinoa reduce los niveles de azúcares en sangre, los niveles de triglicéridos y de insulina mejor que otras pastas sin gluten.  Pendiente que la lista de ingredientes solo diga quinoa.
  4. Pasta a base de espelta: Se considera dicha harina como una alternativa al trigo. A pesar de contener gluten, es tolerada con mayor facilidad en las poblaciones de pacientes intolerantes o alérgicos al gluten. Se dice que ayuda a controlar la presión arterial, proteger el sistema inmunológico maximizando su labor, ayuda al fortalecimiento de los huesos y mejor la digestión permitiendo una mejor absorción de nutrientes. Su sabor dulzón es característico, por lo que un bebé podrá aceptarlo fácilmente debido a la preferencia por lo dulce en los primeros meses de introducción de Alimentación Complementaria. Es excelente fuente de Manganeso, un micronutriente que ayuda a la digestión, absorción, producción de enzimas digestivas y defensas inmunológicas. De la misma manera es una fuente rica en Niacina (Vitamina B3) beneficiando el ritmo cardiaco y manteniendo el sistema cardiovascular en óptimas condiciones. La cantidad de carbohidratos por 100 g no cocidos es de 70.19g, haciéndola una de las que más cantidades tiene y bastante densa para un infante menor de 1 año. Por tanto, conviene introducirla a partir del año para nivelar la cantidad de azúcares.
  5. Pasta a base de germinados: Una excelente selección de pastas por su alto contenido de vitaminas del complejo B, proteínas y fibra de la mano de menor cantidad de carbohidratos. Por tanto, la carga al índice glicémico es extremadamente menor brindando una mayor saciedad.
  6.  Pasta a base de arroz integral: Se considera una pasta apta para personas con restricciones alimentarias como las intolerancias al gluten por no contenerlo.

     

¿Cómo le introduzco la pasta a bebé?

La preparación se hace hervida, pero a diferencia de los adultos, solo dejarás que la pasta hierva en agua hasta llegar al punto al dente. Servirás la pasta para la prueba de alergias por 3-5 días solita o con vegetales que ya bebé haya probado. Una vez pase la prueba, podemos hacer preparaciones con salsas hechas en casa como la famosa salsa de batata dulce, la cual se hace con agua y triturando la batata dulce luego de pasarla al vapor. Pinterest contiene excelentes ideas para manejar esto y estaré compartiendo mis favoritas en mi cuenta (click aquí para accesar). La forma de la pasta permitirá al infante practicar sus destrezas de motor fino y agarre. El embarre será inevitable, pero 100% beneficioso. ¡Hora de explorar!

 

1

Pastas

3

XOXO,
Pau

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #BLWconPau #KeepDreamingbyPaulette #FuturePeds #IYCFS #Pastas #BLW #babyledweaning #pures #alimentacionautorregulada #alimentacioninfantil #trozos #porelIBCLC

Sigue leyendo “Carbohidratos: Tipos de Pastas”