Pediatrics

Derivados Lácteos: Quesos

Las grasas saludables (monosaturadas y polisaturadas) como mencionamos anteriormente son importantes para el crecimiento y desarrollo infantil. Desde el 2016, se integran los derivados lácteos como alimentos permitidos al comenzar alimentación complementaria. Sus nutrientes traen como beneficio grandes cantidades de calcio, potasio, vitamina D y proteínas. En la publicación de Alimentos por Edades, habíamos incluído algunos quesos según las etapas correspondientes. Se les aconseja repasar el PDF incluído al final de dicha publicación para saber los quesos apropiados y en qué momento integrarlos en la alimentación de su pequeño. Luego de que el infante haya probado sus primeros alimentos como frutas, vegetales y proteínas de carácter animal, en especial las carnes blancas, podemos introducir algunos quesos y el yogurt. El proceso continúa de la misma manera de introducción con la recomendación de hacerlo por 3-5 días consecutivos para evaluar si hay síntomas de alergias o intolerancias. Es de suma importancia saber que no será cualquier queso el que debamos comenzar. Se desaconseja la introducción de quesos extremadamente blandos como Brie, Feta, Camembert, Roquefort, Blue cheese,etc. antes del año de vida, por el riesgo de listeriosis, una enfermedad infecciosa gastrointestinal que puede llevar al infante a una deshidratación severa por vómitos y diarreas constantes. Estos quesos no son cultivados o pausterizados. Son preparados con leche de vaca cruda.

En caso de infantes como Alergia o Intolerancia a la Proteína de Leche de Vaca (APLV), caseína, entonces sustituimos estos alimentos por algunos de origen vegetal como lo son los quesos veganos y yogurt a base de leche de coco. Estas sustituciones se hacen bajo supervisión del pediatra al igual que un/a nutricionista clínico capacitado/a en infantes. La integración de los derivados lácteos se permite por contener menor cantidad de caseína por el proceso de pausterización y fermentación y no sustituyen la ingesta de leche humana o fórmula de la misma manera que lo haría la introducción de la leche de vaca. En adición a desplazar los nutrientes esenciales adquiridos de la leche humana o la fórmula infantil, el consumo de leche de vaca  antes del año pone al infante en riesgo de anemias y daño renal por la alta cantidad de proteínas que contiene. En muchos casos de intolerancias durante la lactancia, algunos infantes sí llegan a tolerar los derivados hasta cierto punto debido a la madurez intestinal. Esto depende de la severidad de la alergia o intolerancia al igual que el tipo de derivado y la cantidad de caseína que contiene cada alimento.

¿Cuál es la porción de queso que le corresponde a un infante y un toddler?

Es importante reconocer que los quesos en su estado natural contienen gran cantidad de sodio. Es por esta razón que se recomienda verificar las etiquetas nutricionales para brindar un queso con menos de 170 mg de sodio por porción. La misma puede ser brindada con la mitad de un palito de queso o 3-4 (1/2 oz) de cubitos de queso para un infante. En caso de un toddler, puede brindar el palito de queso entero o (1/2 taza) 6-8 cubitos de queso diariamente.

¿Cuándo puedo introducir los quesos de lonchas (sliced) y quesos rallados?

Sí. En el momento que el infante muestra la capacidad de agarre de los alimentos con mayor control, podemos introducir estos alimentos solos o con la ayuda de algún alimento que ya haya probado. Podemos tomar una porción pequeña de queso rallado o en slice y ponerlo sobre un vegetal como un tomate cortado. Si el infante consume purés, podemos añadirlo encima del mismo. Una excelente idea es utilizarlo en la pasta o en 1/4 de rebanada de pan y untarle el queso sobre ella. Dicha porción es que habíamos recomendado en la publicación anterior de los panes.

Marcas recomendadas:

Verificando los clasificaciones de los quesos bajo la página de Environmental Working Group, encontramos los quesos tienen una clasificación intermedia, de 4-6 en su escala, 4 siendo la clasificación más baja y en donde localizamos los quesos orgánicos. El uso de antibióticos para la producción de leche y el uso de aditivos en cantidad moderada es la razón por la que EWG.org los clasifica de esta manera. A continuación les dejaremos los quesos recomendados de menor clasificación y mayor beneficio.

  • Nancy’s Organic Cultured Whole Milk Cottage Cheese [16 oz]: 3.0
  • Kraft Cottage Cheese [16 oz]: 3.0
  • Great Value Cottage Cheese [16 oz]: 3.0
  • Organic Valley 4% Milkfat Small Curd Cottage Cheese: 3.5
  • Breakstone’s Cottage Cheese [48 oz]: 3.5
  • Babybel Original: 4.0
  • Organic Valley Sharp Cheddar Cheese: 4.0
  • Daisy Cottage Cheese [1 1/2 lbs]: 4.0
  • Whole Foods Market Fresh Mozzarella: 4.5
  • Kraft Organic Pepper Jack Cheese Sticks [6 oz]: 4.5
  • Organic Valley Pepper Jack Cheese [4.5 oz]: 5.0
  • Horizon Organic Organic Cheese Minis, Mild Cheddar: 5.0
  • Organic Valley Snack Sticks, Medium Cheddar Cheese [4.5 oz]: 5.0
  • Great Value Sharp Cheddar Cheese: 5.0
  • Organic Valley Mozzarella Cheese, Mild & Creamy: 5.0
  • Organic Valley Mild Cheddar Deli Slices Cheese: 5.0
  • Organic Valley Organic American Singles Colby Style Cheese: 5.0
  • Horizon Organic Cheddar Shredded Cheese [6 oz]: 5.0
  • Horizon Organic Monterey Jack Shredded Cheese [6 oz]: 5.0
  • Horizon Shredded Mozzarella Cheese [6 oz]: 5.0
  • Kraft Organic Finely Shredded Cheddar Cheese, Mild White Cheddar: 5.0
  • Organic Valley Shredded Cheddar Cheese, Mild, Mild [6 oz]: 5.0
  • Organic Valley Shredded Mozzarella Cheese [6 oz]: 5.0
  • Organic Valley Stringles Organic Cheddar Cheese [6 oz]: 5.0
  • Organic Valley Stringles Stringles, Organic String Cheese: 5.0
  • Horizon Organic Organic Cheddar Cheese Shapes Cracker Cuts: 5.0
  • Horizon Organic Organic Cheese Bites, Cheddar [1 oz]: 5.0
  • Horizon Organic Organic Colby & Jack Cheese Bites [1 oz]: 5.0
  • Babybel Mini Gouda Semisoft Cheeses: 6.0
  •  Horizon Organic American Singles: 6.0
  • Borden Cheddar & Monterey Jack Sliced Cheese: 6.0
  • Kraft Colby Jack (Big Sliced Cheese); 6.0
  • Velveeta Velveeta Kraft, Velveeta, Cheese Slices, Original, Original: 6.0

Alternativas Veganas: Para hacer una selección segura y saludable de un queso vegano, debe verificar que los mismos no contengan aditivos, aceite de canola en exceso y que el arroz utilizado sea el de menor cantidad de arsénico como hemos escrito en la publicación anterior de arroz. Son una excelente alternativa nutricional y pueden ser utilizados desde el momento que hagamos la introducción de su ingrediente principal en la alimentación infantil. Les dejamos algunas de las alternativas en el mercado:

  • Daiya Medium Cheddar Style [7.1 oz]: 5.0
  • Daiya Monterey Jack Style [7.1 oz]: 5.0
  • Go Veggie Cheesy Bliss, American Style Vegan Singles: 5.0
  • Go Veggie Mozzarella Style Singles Pasteurized Process Cheese: 5.0
  • Go Veggie No Subbrand Cheesy Bliss, Mozzarella Style Shreds: 6.0
  • Daiya Cheddar Style Slices [7.8 oz]: 6.0

¡Continuémos una alimentación infantil sana, segura y saludable!

XOXO,

Pau

#BLWconPau #MiércolesdeBLWconPau #Paulatinamente #CronicasdeJM  #futurePeds #movingFWD #Educandoconamor #KeepDReamingbyPaulette #DreamitDoit #BLW #MiercolesdeBLWConPau #PorelIBCLC #ChildNutritionSpecialist #quesos

1Quesos recomendados

Sigue leyendo “Derivados Lácteos: Quesos”

Alimentación Complementaria, Pediatrics

Carbohidratos: Panes

El pan es otro alimento que es común en nuestra dieta. Inclusive, se presenta en diferentes formas y tamaños. Igual que en la publicación de cereales, debemos consumir aquellos panes sin harinas refinadas, mas bien integrales y si es posible, hasta germinados y que digan 100% trigo integral. Si no dice estos uno de estos dos términos como primer ingrediente, entonces el producto no es puro. Al ser un alimento denso en nutrientes y carbohidratos, su consumo debe ser moderado tanto para infantes, niños y adultos. El pan tiende a ser un alimento consumido en exceso por su fácil acceso y comercialización. Para prepararlo, se lleva a cabo un tipo de fermentación utilizando su ingredientes principales, la levadura y la harina. Mientras la harina le da el cuerpo a la masa, la levadura es la que permite que el mismo crezca. Según el tipo de manejo, es la fermentación y el tipo de resultado que tendremos con el pan. Por eso hay tantas variedades de panes desde el pan italiano, francés hasta el sourdough. Por tanto, nos dimos a la tarea de verificar ingredientes y la sub-clasificación de este alimento dependiendo del tipo de grano.

Clasificaciones:

1. Integral: Contiene mayor cantidad de vitaminas y minerales comparado con el pan blanco. Su preparación es lo más natural y simple posible y promociona la buena digestión debido a ser una excelente fuente de fibra. Es realizado con trigo rojo, el cual le da el tono al pan. Tiene un sabor más agrio y una textura más gruesa.

2. Integral blanco: Creado de granos integrales de igual manera que el integral regular, su diferencia es el tipo de trigo utilizado. El pan integral blanco es hecho de trigo blanco, que carece de color del salvado.

3. Germinado: (Ezequiel): Preparado con trigo integral y semillas germinadas o a punto de germinar y legumbre, haciendo este pan es alto en fibras y nutrientes. Al tener estos ingredientes, provee una variedad de nutrientes distintos a los demás tipos de panes que se realizan solo con trigo integral. La combinación de granos y legumbres hace que la proteína del grano germinado sea más completa, significando que contiene los 9 aminoácidos esenciales. Este pan tiene la menor cantidad de carbohidratos comparado con los demás. Por lo tanto, tiene menor influencia en el aumento del índice glicémico en sangre. El germinado aumenta la exposición a vitaminas antioxidantes como Vitamina C, E y beta-caroteno (Vitamina A). De igual manera, es una rica fuente de folato y de hierro. Es un bajo bajo en gluten haciéndolo más tolerable, aunque el germinado no elimina del todo el gluten por lo que un paciente con enfermedad celiaca o alergia al gluten debe ser cuidadoso si lo consume y hasta evitarlo. En caso de una alergia como esta, la persona debe consumir productos a base de arroz, maíz y quinoa.

4. Multigrano: Preparado con varios tipos de granos de cereal en una masa integral, este pan es el más saludable por proveer mayor cantidad de fibra para ayudar a la salud digestiva. Se prepara con el conjunto de harina de centeno o blanca en su forma más pura. Se convierte en multigrano al añadir germinados, partículas de vegetales, nueces, semillas, frutas, especias, partes integrales del trigo, avena, maíz, arroz, cebada, gluten, miel y sólidos de leche sin grasa como alguno de sus ingredientes. Esto dependerá del tipo de pan multigrano que se seleccione, pues se subdivide en pan multigrano grueso o ligero dependiendo dichos ingredientes. El multigrano grueso tiene mayor contenido de granos, menor volumen y una textura más densa mientras que el pan multigrano ligero es similar al pan blanco con menor contenido de granos, avena u otro tipo de trigo.

5. De centeno (rye bread): Este tipo de pan ha sido producido alrededor del mundo por siglos y ha ganado popularidad por si sabor distintivo, su densidad y sensación fibrosa de sus migas. La harina de centeno difiere grandemente de la harina de trigo debido a que su proteína no forma gluten. Esto le brinda más fuerza a la masa o volumen del pan. Puede ser un pan con harina de centeno leve, media u oscura al igual que los copos de centeno y el centeno rajado también están disponibles. Este tipo de pan causa un aumento menor de glucosa en sangre que el pan integral, por lo que es de excelente calidad.

6. Pan Blanco: Clasificado como un pan que utiliza el centro del grano de trigo, es un pan completamente procesado que utiliza harinas refinadas, azúcares y sales añadidas, harinas vegetales, entre otros ingredientes para su creación. Es un pan que tiene que ser fortificado con más ingredientes una vez se prepara, ya que al ser completamente procesado pierde la mayoría de sus vitaminas y minerales naturales. Por tanto, es un pan que debe limitarse aún más su consumo.

Pueden observar que no hemos incluido marcas locales debido a que no se consigue información sobre sus nutrientes en la página de Environmental Working Group, a excepción del pan Holsum que está sí clasificado. Les invitamos a verificar y comparar ingredientes con las marcas recomendadas para saber si el consumo es recomendado. Con la información antes escrita, es bastante sencillo saberlo.

Screen Shot 2018-08-18 at 9.09.20 PM
Fuente: EWG.org. 2018

 

¿Cuánto pan debe comer mi bebé o toddler diariamente?

Un infante y toddler necesita una alimentación variada para que sea saludable. Diariamente se recomienda el consumo de diferentes carbohidratos, incluyendo el pan. Para infantes, se recomienda 1/4 de rebanada de pan. Para un toddler, podemos brindar de 1/4-1/2 de rebanada de pan diaria. La publicación anterior sobre los carbohidratos es esencial para entender sus beneficios de este macronutriente. Puedes leerla haciendo click aquí.

 

XOXO,

Pau

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #BLWconPau #KeepDreamingbyPaulette #FuturePeds #IYCFS #Pastas #BLW #babyledweaning #pures #alimentacionautorregulada #alimentacioninfantil #trozos #porelIBCLC #blwCertified

Panes Recomendados

Sigue leyendo “Carbohidratos: Panes”

Alimentación Complementaria, Baby-led weaning, Pediatrics

Carbohidratos: Tipos de Arroz

El arroz es un alimento que no falta en la mesa. Su consumo es prácticamente diario, pero no debería ser así por su alto índice glicémico. El arroz contribuye en gran escala a carbohidratos complejos y tiamina, mejor conocida como vitamina B1, entre otros nutrientes. Los mismo dependerán del tipo de arroz que se consuma. A continuación detallamos las clasificaciones y sus beneficios al igual que las edades idóneas para introducirles.

Clasificación:

  1. Arroz blanco: Su producción proviene de un procesamiento complejo, el cual provoca reducción de nutrientes. Los granos cortos de este tipo de arroz son un poco más tieso en su estado crudo y permite una cocción rápida finalizando con un producto pegajoso y blando, perfecto para sushi. Su grano largo necesita más tiempo de cocción. El ideal es el grano mediano para un manejo sencillo. El arroz blanco es una excelente fuente de magnesio, fósforo, manganeso, selenio, hierro, folato, tiamina y niacina. Es muy bajo en fibra y su contenido graso es primordialmente omega 6, que son consideradas pro-inflamatorias en consumo moderado. Por tanto, el arroz blanco, evaluando su nutrición y beneficios, puede ser consumido de 1-3 veces en semana. Para infantes, conviene intentar otros tipos de arroz con mayores nutrientes. De no ser posible económicamente comprar otro tipo de arroz, recuerde combinarlo con otros alimentos como habichuelas, lentejas y proteína animal para beneficiar la absorción de nutrientes. De la misma manera, lave según recomendaremos al final de este artículo.
  2. Arroz integral: Es un grano que preserva su estructura natural. Viene en granos cortos o largos. Es un poco más pegajoso, pero con mejores beneficios al sistema cardiovascular que el arroz blanco. Su cocción tarda el doble debido a que contiene menor cantidad de almidón y contiene el doble de fibra beneficiando el control del índice glucémico (cantidad de azúcar en sangre) al igual que provee saciedad con tan solo una porción pequeña del mismo. Contiene mayores minerales que el arroz blanco, en especial el magnesio. Por tanto, es un arroz ideal para introducir en la infancia a partir de los 10 meses como recomendado.
  3. Arroz basmati: Disponible tanto integral como blanco, el arroz basmati es versátil y utilizado en un sin fin de recetas internacionales. Su clasificación integral es la más saludable de todos los tipos de arroz. Alto en carbohidratos y bajo en proteínas, puede ser enriquecido con algunos nutrientes como folato para beneficio del consumidor.El arroz basmati integral no contiene colesterol, pero si hierro y vitaminas del complejo B como tiamina, niacina y folato aunque su concentración no es alta. Por tener baja cantidad de proteínas y los nutrientes antes mencionados, se recomienda su consumo en conjunto con proteínas animales o vegetales, en especial legumbres y granos como habichuelas durante el día. Contiene menor cantidad de arsénico por donde es cultivado. Por lo que es ideal para el consumo en infantes mientras se combina con otros grupos alimentarios.
  4. Arroz jasmín: Su sabor cocido es un poco parecido al de las nueces. Es un arroz aromático que también es producido en integral o blanco. Igual que el arroz jasmín, es alto en carbohidratos y bajo en proteínas. Su componente blanco lo hace bajo en calorías. Contrario a otros tipos de arroz, el arroz jasmín blanco no contiene hierro y el integral contiene bajas cantidades que pueden beneficiar al consumo diario total de hierro en combinación con otros alimentos de los demás grupos de proteínas, granos, vegetales, frutas y lácteos. Es un arroz bajo en sodio y con menor cantidad de arsénico. Se puede considerar su introducción desde los 10 meses del infante.
  5.  Arroz Arborio: Cultivado únicamente en Italia, es el arroz utilizado para los famosos risottos debido a su alto contenido de almidón que lo hace más suave y cremoso al cocinarse. Contienes gran cantidad de carbohidratos al igual que algunas proteínas y grasas. Es un excelente proveedor de fibra permitiendo una saciedad temprana con una porción pequeña igual que el arroz integral. Libre de sodio, pero no es una fuente significative de vitaminas y nutrientes a pesar de contener poca cantidad de hierro. Por tanto, su preparación se recomienda combinarla con otro grupo de alimentos que provea dichos nutrientes, mayormente alguna proteína o vegetal rico en hierro y vitamina C como lo es el brócoli. Por tanto, podría incluirse en la alimentación infantil cuando se combina de esta manera a partir de los 10 meses.
  6. Arroz Salvaje (wild rice): Considerado mayormente como un tipo de pasto en vez de arroz, tiene mayor cantidad de nutrientes que el mismo arroz integral en muchas vertientes. Contiene más cantidad de proteínas y mayores niveles de vitamina A y folato. También contiene menor cantidad de almidón y más omega 3. El único detalle es que contiene menos minerales comparado con el arroz integral. Podría ser consumido por niños mayores de un año en combinación con arroz integral durante la semana para combinar nutrientes esenciales.

Es importante destacar que una dieta alta en carbohidratos no es lo ideal y mucho menos en niños con diabetes. El alto consumo de arroz provoca que el índice glicémico se dispare, provocando desbalances en la producción o absorción de insulina y un descontrol de los síntomas de la Diabetes Mellitus dependiendo si es Tipo 1 o tipo 2. Este detalle aplica tanto a niños como adultos. El consumo recomendado en estas situaciones es leve o moderado dependiendo del tipo de arroz que se consuma. Por tanto, lo ideal es cambiar el arroz por quinoa en estos casos, por su bajo nivel de carbohidratos y alta cantidad de proteínas que provee el quinoa.

Hago incapié en que algunas de las marcas de arroz local aparecen clasificadas en riesgo medio por que la cantidad de arsénico que pueden contener sobrepasa los límites normales de rango. Por tal razón, no han sido incluídas como marcas recomendadas. En caso de que sea lo que consumen en el hogar, es importante hacer un lavado y preparación segura del mismo. El lavado consiste en dejar remojando el arroz desde la noche antes para ablandarle y que bote el arsénico que contiene. En la mañana se le cambia el agua y se puede poner a cocinar. Esto reduce de un 40-80% del arsénico en el arroz al igual que una cocción en mayor cantidad de agua.

El arsénico es un elemento de la tabla periódica que ocurre de forma natural en la tierra. El mismo es absorbido por los alimentos que son sembrados. Considerado un carcinógeno cuando consumido en altas cantidades, debemos ser precavidos en este ámbito en la nutrición infantil. Mientras otras plantas absorben una cantidad mínima de arsénico, las plantas de arroz absorben y acumulan hasta 10 veces más que otros tipos de productos debido a su fisiología y condiciones de crecimiento. Se concluyó en un estudio del 2010 hecho por científicos de la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA por sus siglas en inglés) que los infantes y niños están siendo más expuestos al arsénico en alimentos debido a su tamaño y las porciones proporcionadas. Es por esto que muchos profesionales de la salud desaconsejan que los infantes consuman el cereal de arroz o que se utilicen bebidas de arroz sin importar la edad.

Conociendo lo antes mencionado, las tortitas de arroz, mas bien conocidas como Rice Cakesdeben ser consumidas únicamente a partir del año de vida por su alta concentración de arsénico. De igual manera, debemos leer bien las etiquetas para evitar aquellas tortitas de arroz que tengan gran cantidad de azúcares, utlicen sirop de arroz que es poco nutritivo y beneficioso al igual que son altos en sodio. Pueden funcionar como una alternativa de meriendas conjunto con frutas, mantequillas de nueces y algunos vegetales al igual que hummus. Su consumo debe ser moderado, solo 1-2 por semana, en niños.

Disfrute las combinaciones y recetas para un arroz rico en nutrientes y sigamos creando consciencia en una alimentación sana, segura y saludable para nuestro hijos.

XOXO,
Pau

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #BLWconPau #KeepDreamingbyPaulette #FuturePeds #IYCFS #Pastas #BLW #babyledweaning #pures #alimentacionautorregulada #alimentacioninfantil #trozos #porelIBCLC

in reverie
Marcas de arroz recomendadas según EWG.org 

Sigue leyendo “Carbohidratos: Tipos de Arroz”

Alimentación Complementaria, Baby-led weaning, Pediatrics

Carbohidratos: Tipos de Pastas

Las pastas son el segundo alimento dentro del grupo de los Carbohidratos. Se considera parte de los carbohidratos simples, de gran densidad calórica y fácil digestión. Su carbohidrato principal es el almidón, el cual es la base de todo tipo de pastas. Es por esto que es un alimento entre los favoritos de los infantes por sus diferentes formas, manejo y la saciedad que les brinda. Pero, ¿realmente sabemos escoger una buena pasta? Según las últimas publicaciones sobre nutrición general se habla de escoger pastas integrales para mantener los índices glicémicos en su rango normal. Detallaremos los tipos de pasta que hay en el mercado y los distintos beneficios vs riesgos. Esta publicación es aplicable a niños y adultos por ser información general.

  1. Pastas integrales: Los granos integrales se enlazan a los beneficios de reducción de riesgos de enfermedades cardiovasculares, obesidad, Diabetes Mellitus tipo 2 y algunos tipos de cáncer. Las pastas integrales tienen un índice glicémico menor por contener menos cantidad carbohidratos. Es un alimento rico en gluten y solo contiene 30.07 g de carbohidratos por cada 100 g cocidos. Es importante leer los ingredientes verificando que las mismas digan 100% integral y sin enriquecimiento.
  2. Pastas a base de semolina: Con 30 g de carbohidratos, es la pasta que menor efecto tiene en el índice glicémico. Semolina es la base tradicional de la pasta italiana. Esta pasta es alta en proteína de gluten. Su alto contenido de selenio funciona como antioxidante. Vitaminas de complejo B que tiene, en especial la cantidad de folato (B9) y tiamina (B1), ayudan al sistema nervioso en su desarrollo. También contiene hierro,
  3. Pastas a base de quinoa:  La quinoa como hemos mencionado anteriormente se considera tanto un grano como un cereal. Su base versátil permite que este alimento pueda ser utilizado para las preparaciones de pastas. La quinoa reduce los niveles de azúcares en sangre, los niveles de triglicéridos y de insulina mejor que otras pastas sin gluten.  Pendiente que la lista de ingredientes solo diga quinoa.
  4. Pasta a base de espelta: Se considera dicha harina como una alternativa al trigo. A pesar de contener gluten, es tolerada con mayor facilidad en las poblaciones de pacientes intolerantes o alérgicos al gluten. Se dice que ayuda a controlar la presión arterial, proteger el sistema inmunológico maximizando su labor, ayuda al fortalecimiento de los huesos y mejor la digestión permitiendo una mejor absorción de nutrientes. Su sabor dulzón es característico, por lo que un bebé podrá aceptarlo fácilmente debido a la preferencia por lo dulce en los primeros meses de introducción de Alimentación Complementaria. Es excelente fuente de Manganeso, un micronutriente que ayuda a la digestión, absorción, producción de enzimas digestivas y defensas inmunológicas. De la misma manera es una fuente rica en Niacina (Vitamina B3) beneficiando el ritmo cardiaco y manteniendo el sistema cardiovascular en óptimas condiciones. La cantidad de carbohidratos por 100 g no cocidos es de 70.19g, haciéndola una de las que más cantidades tiene y bastante densa para un infante menor de 1 año. Por tanto, conviene introducirla a partir del año para nivelar la cantidad de azúcares.
  5. Pasta a base de germinados: Una excelente selección de pastas por su alto contenido de vitaminas del complejo B, proteínas y fibra de la mano de menor cantidad de carbohidratos. Por tanto, la carga al índice glicémico es extremadamente menor brindando una mayor saciedad.
  6.  Pasta a base de arroz integral: Se considera una pasta apta para personas con restricciones alimentarias como las intolerancias al gluten por no contenerlo.

     

¿Cómo le introduzco la pasta a bebé?

La preparación se hace hervida, pero a diferencia de los adultos, solo dejarás que la pasta hierva en agua hasta llegar al punto al dente. Servirás la pasta para la prueba de alergias por 3-5 días solita o con vegetales que ya bebé haya probado. Una vez pase la prueba, podemos hacer preparaciones con salsas hechas en casa como la famosa salsa de batata dulce, la cual se hace con agua y triturando la batata dulce luego de pasarla al vapor. Pinterest contiene excelentes ideas para manejar esto y estaré compartiendo mis favoritas en mi cuenta (click aquí para accesar). La forma de la pasta permitirá al infante practicar sus destrezas de motor fino y agarre. El embarre será inevitable, pero 100% beneficioso. ¡Hora de explorar!

 

1

Pastas

3

XOXO,
Pau

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #BLWconPau #KeepDreamingbyPaulette #FuturePeds #IYCFS #Pastas #BLW #babyledweaning #pures #alimentacionautorregulada #alimentacioninfantil #trozos #porelIBCLC

Sigue leyendo “Carbohidratos: Tipos de Pastas”

Alimentación Complementaria, Baby-led weaning, Motherhood, Pediatrics

Carbohidratos: Introducción de Cereales

En la publicación anterior discutimos los carbohidratos y diferenciamos su base. Hoy les traigo el primer alimento clasificado bajo este tema: los cereales. En estudios recientes, se ha descrito el hecho de procesamiento de los cereales comerciales donde se concluye que los mismos son pura azúcar refinada luego de su procesamiento. El reconocido nutricionista Julio Basulto en su escrito Cereales de bebés sin azúcar que contienen azúcar detalla sobre el alto consumo de azúcares en la infancia y los enlaces con la obesidad infantil. Inclusive, Basulto habla en ese escrito que al introducir dichos cereales infantiles el niño podría estar consumiendo alrededor de 4.4 lbs (2 kg) de azúcar entre los 6-12 meses de edad. El procesamiento de estos cereales hace que el azúcar se encuentre fácilmente disponible para la absorción. Este proceso se llama liofilización (“freeze-drying”) y lo que hace es romper el alimento hasta lo más simple permitiendo también que los niveles de azúcar en sangre suban instantáneamente debido a la absorción inmediata de los nutrientes al igual que expone el compuesto de arsénico en mayor cantidad. La Academia Americana de Pediatría emitió un comunicado para el año 2016 que los cereales de bebés a base de arroz sobrepasaron el límite de su contenido de arsénico, por lo que se desaconsejaba su consumo diario y recomendadaba alternar con otros tipos de cereales.  Por tanto, consideramos los cereales de bebé como un alimento innecesario cuando podemos brindar otras alternativas más nutritivas como frutas, vegetales y carnes blancas al comienzo de la alimentación complementaria y sustituir este alimento por otros productos con mayor beneficio y de su misma clase.

De igual manera, hay otros estudios clínicos que hablan de la reducción de riesgos de enfermedad Celiaca (comúnmente conocida como la alergia al gluten) por introducción temprana de alimentos que contengan gluten, en especial a infantes lactados por los beneficios de la leche humana. Por esta razón es que muchos profesionales de la salud recomiendan que se consuma cereales desde los 6 meses de edad. Sin embargo, se necesitan más estudios para concluir que el retraso del gluten aumenta dicho riesgo. La naturalidad y procesamiento del alimento es importante considerarla.

Entre los Especialistas de Alimentación Infantil se habla de recomendar cereales que su base sea la más natural posible. Entre esto, que la harina no sea refinada, con base integral y que se utilice alimentos germinados para la dicha producción al igual que estar consciente de dónde proviene dicho producto para reducción de riesgos de ingesta de arsénico en altas cantidades. Muchos desaconsejan el consumo de harinas de maíz o féculas por el hecho de ser producidas con maíz genéticamente modificado. Este producto, en carácter personal, no lo recomiendo antes del año de edad.

¿Cómo se introducen en la alimentación de bebé?

Recomiendo la preparación al comienzo con agua si hablamos de alimentos como la avena. Este tipo de preparación permite que el infante saboree y pruebe el alimento en su forma más pura y simple. Desaconsejo la preparación con leche humana pues la misma contiene enzimas digestivas que va descomponiendo el alimento rápidamente. Una vez el infante pase la prueba de los 3-5 días para descartar alergias, podemos hacer la preparación de los cereales con leches vegetales (en preferencias de coco o almendras por su bajo contenido de arsénico y alto contenido de grasas). De la misma manera, se pueden hacer tortitas de avena y  bolitas húmedas para los practicantes de Baby-led Weaning. Si por otro lado el infante consume purés o no desean los padres, madres o cuidadores hacer tortitas para introducir el alimento, utilizamos la técnica de las Cucharadas Llenas para permitir un manejo simple y autorregulado del mismo. Luego, podemos utilizar estos cereales como base para preparaciones y recetas más complejas como los “pancakes”.

 

Si hablamos de cereales secos como los comerciales, se les brinda el mismo tal cual en un plato profundo o en la propia bandeja de la silla de comer, también conocida como trona en algunos países. Jugar con estos cereales es divertido, permite el manejo de pinzas y sobretodo, ayuda a fortalecer el motor fino al igual que aumentar las conexiones nerviosas. Opta por cereales secos blandos que puedan ser aplastados fácilmente para menores de 1 año de edad y evitar aquellos que contengan miel dentro de éstas edades. A continuación les dejo algunos cereales comerciales que he encontrado y que cumplen con estos estándares.

Recuerda que el Cereal “Honey O’s” contiene miel, por lo que se recomienda su consumo luego del primer año de vida. El mismo viene sin miel. 

 

Comparte la imagen y la información. Sé que será de gran ayuda. Etiqueta mis redes sociales para beneficio de otros.

XOXO,

Pau

 

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #BLWconPau #MetamorfosisProfesional #FuturePeds

#IYCFS #ASI #porelIBCLC #KeepDreamingbyPaulette #pures #blw #babyledweaning #AlimentacionAutorregulada #AlimentaciónInfantil #

Sigue leyendo “Carbohidratos: Introducción de Cereales”

Pediatrics

Carbohidratos

Los carbohidratos son de los macronutrientes esenciales para brindar energías. Es un tema complejo y lleno de dudas en el mundo de la alimentación infantil. Por lo tanto, le dedicaremos una publicación entera a su explicación para luego detallar la próxima semana los alimentos que los contienen. En palabras sencillas, los hidratos de carbono son un macronutriente que brinda energía al convertirse directamente en azúcares. Dependiendo del tamaño de la molécula y el tipo de alimento consumido, clasificamos los carbohidratos en:

Simples vs Complejos:

  • Carbohidratos simples: estos son los conformados por los azúcares simples como glucosa y sacarosa. Al ser moléculas pequeñas, son absorbidas y procesadas fácilmente para proveer energía de manera inmediata. Entre los alimentos que proveen carbohidratos simples encontramos las frutas y los derivados lácteos al igual que la miel. Aumentan el nivel de azúcar en sangre de inmediato pero por menor tiempo.
  • Carbohidratos complejos: conocidos como cadenas largas de unión de carbohidratos simples y por su composición son más complejos para romper, absorber y digerir. Aunque proveen mayor cantidad de energía, tardan más en ser procesados y mantienen el nivel de glucosa en sangre elevado por mayor cantidad de tiempo. Si el alimento también contiene fibras, el aumento de niveles de azúcar en sangre no es tan repentino y permite un control en sangre. Estos los podemos encontrar en alimentos ricos en almidón y fibra como, que ocurren el productos a base de trigo como panes y pastas al igual que otros granos como el maíz y centeno, frijoles y tubérculos como papas y batatas amarillas.

Refinados vs no refinados:

Refinado significa que son altamente procesados. La fibra y el salvado, al igual que muchas de las proteínas y minerales que contiene, pueden haber sido eliminados de los alimentos. Es por esto que proveen poco beneficio nutricional aunque contengan la misma cantidad de calorías que un alimento saludable. Mayormente son enriquecidos, donde le añaden las vitaminas y minerales que perdieron en el procesamiento. Este tipo de alimentación frecuente ha sido asociada con el aumento de riesgo de diabetes y obesidad, incluyendo en la infancia, puesto que aumenta la cantidad de glucosa en sangre de manera prolongada y el exceso es acumulado en el cuerpo como grasa. Alimentos en esta clasificación incluyen en sus ingredientes azúcar morena, endulzante de maíz, dextrosa, fructosa, sirope de maíz alto en fructosa, azúcar invertida, sirope de maltosa, molasa al igual que harina enriquecida con la cual se hacen panes y pastas. Muchas veces se pueden distinguir por tener más de 3 productos en su lista de ingredientes, algunos de estos que ni podemos pronunciar.

Otros puntos importantes a considerar son: 

  • Tipo de almidón: Dependiendo el tipo de almidón es con la velocidad que se absorbe el alimento. Si hablamos de almidón de papa, el mismo se digiere y absorbe más rápido. Por el contrario, la cebada tarda mucho más.
  • Contenido de fibra: A mayor cantidad de fibra, más difícil es la digestión. Como resultado, se absorbe el azúcar lentamente al torrente sanguíneo manteniendo los niveles elevados por mayor tiempo.
  • Frutas maduras: mientras más madura, mayor contenido de azúcar.
  • Contenido de grasas o ácidos: A mayor cantidad de ácidos o grasa contiene un alimento, más lento es digerido al igual que menor rapidez se absorben sus azúcares.
  • Preparación: La preparación de los alimento influye en la absorción de los mismos. Generalmente al cocinar o moler los alimentos aumenta el índice glicémico de los mismos por hacerlos más fácil para digerir y absorber.
  • Otros factores: La forma de procesamiento de cada persona varía, afectando cuán rápido los carbohidratos pueden ser convertidos en azúcares y ser absorbidos. También influye cuán bien haya sido masticado y cuán rápido haya sido deglutido. Es importante reconocer que los bebés se mantienen intraútero en un ambiente estéril y al nacer se colonizan con la flora bacteriana de la madre entrando las mismas al tracto digestivo. Esto contribuye a obtener una diversidad de flora bacteriana en beneficio para el infante a la hora de alimentarse. Estas bacterias ayudan a la digestión de lípidos, proteínas y carbohidratos complejos beneficiando grandemente a los infantes lactados exclusivamente hasta los 6 meses de edad, ya que por sí solo el infante tiene una capacidad incompleta de digestión eficaz. En conjunto con las enzimas de la leche humana, se hace más fácil este proceso.

Ya conociendo la terminología podemos adentrarnos en el desarrollo gastrointestinal. En los pasados años he notado unas recomendaciones bastante comunes en las redes sociales y de algunos profesionales de la salud: retrasar los cereales, pastas, arroz y carbohidratos complejos hasta pasados los 10 meses de edad. Como científica, me di a la tarea de buscar información sobre el desarrollo gastrointestinal y me percato que no hay un estudio concreto que de fundamento específico a este dato. Sí hubo un estudio clínico en 1978 donde se detalla que los infantes nacidos a término (> 38 semanas de gestación) desarrollaban la amilasa pancreática entre los 9-10 meses de edad. Esta enzima tiene función de romper los carbohidratos complejos y permitir que la digestión y absorción de los mismos se pueda llevar a cabo. Sin embargo, en estudios en lactantes se detalla el hecho que las enzimas digestivas de la leche humana en conjunto con la amilasa salivar (primera enzima de digestión de los carbohidratos) sí pueden contribuir al rompimiento de estos macronutrientes. En infantes que consumen fórmula, este beneficio no se encuentra debido a la carencia de las enzimas mencionadas de la leche humana. Los estudios clínicos en infantes son pocos por la ética profesional por ser invasivos en su mayoría. Por tanto, no hay más data científica sobre el tema. Nos sigue dejando con la misma incertidumbre. Sí se detalla la evolución del sistema gastrointestinal en otras publicaciones y la absorción de nutrientes de manera efectiva basándose en teorías.  

Entonces, ¿en qué momento debemos introducir los carbohidratos a la alimentación de un infante? Desde los 6 meses los que son simples. El sistema digestivo como mencioné va progresando al pasar los meses. Así vamos integrando alimentos más complejos paulatinamente para permitir que bebé se adapte mejor. De todas formas, actualmente se prefiere introducir alimentos ricos en hierro para mantener los abastos de este mineral en sangre al igual que los niveles de hemoglobina. Estos abastos los mantienen los vegetales y proteínas que lo contienen y ya hemos discutido en ocasiones anteriores. Por lo tanto, como Especialista en Alimentación Infantil y Juvenil prefiero esperar a ver las reacciones iniciales de bebé con sus primeros alimentos para luego decidir cómo procedemos en la introducción de carbohidratos complejos y si requiere que esperemos a los 9-10 meses para introducirlos. Detallaremos los tipos de alimentos que caen en esta clasificación en las próximas semanas.

XOXO,

Pau

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #BLWConPau #MetamorfosisProfesional #BLW #Pures #AlimentacionSeguraInfantil #ASI #alimentacionautorregulada #FuturePeds #PorelIBCLC #babyledweaning

Escrito por: Paulette M. Vélez, MD, IYCFS

Revisado por: Lourdes Santaballa, IBCLC, IYCFS

Sigue leyendo “Carbohidratos”

Blogger, Medical Student, Medicine, Pediatrics

Mi bata vale

Cuando comienzas a estudiar Medicina, ves la bata blanca como tu símbolo más preciado. Pasan los años y es tu fiel amiga. La que se ensucia a diario y hay que sacarle las manchas con olor a formol. La que se llena de tinta de un bolígrafo que explotó en ella dentro de la lavadora porque la echaste a lavar básicamente sonámbula mientras te transnochas estudiando para un examen de Fisiopatología. La que se mancha con tus lágrimas cuando lloras la muerte de tus pacientes y con el sudor de tu frente por todo el esfuerzo que hiciste durante una resucitación cardiopulmonar.

Si, la bata de los mil secretos tiene un valor gigante. Mas esa bata ahora mismo anda escondida en el clóset sin poder disfrutar de los corre y corre y la adrenalina de estar en un hospital. Esa bata que simboliza más que vocación, sino profesionalismo y empeño para llegar a ejercer lo que con tanto esfuerzo has estudiado. Mas sin embargo, cargo la bata en el alma y mente todos los días. La llevo conmigo en todas las consultas de alimentación infantil, pues al final del día, un papel no dictamina mi vocación. Un “PASS” que no ha llegado no me quita la fe de que pronto pisaré de nuevo una Sala Pediátrica donde sí podré dar el todo por el todo por mis pacientes. Mientras tanto, mi bata sigue valiendo conocimiento adquirido a través de los años. Conocimiento que nadie me quita y que sigo poniendo en práctica fuera de las 4 paredes de un hospital.

A quien me lee y quiere estudiar Medicina:

No permitas que el mundo determine el trazo de tu meta. El camino no es recto. El camino tiene suficientes curvas para hacerte pensar que no puedes. Persevera. Lúchalo. Llóralo si es necesario, pero no te quites.

 

XOXO,

Pau

 

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #FuturePeds #MedSchool #MetamorfosisProfesional

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pediatrics

El sueño infantil

Cuando les dicen a los padres “No vas a volver a dormir igual”, no se equivocan. Bebé llega a este mundo programado con ciclos de sueño cortos como método de supervivencia. Los mismos permiten que se alimente frecuentemente. El cerebro con su centro respiratorio y sistema de alerta/sueño ubicado en el hipotálamo aún se encuentra en desarrollo, lo que contribuye a disminuir el riesgo de Muerte Súbita del Infante (SIDS).  Conjunto con la necesidad de mantener los niveles de glucosa en sangre, los ciclos de sueño de un recién nacido son de 30-50 minutos en sueño ligero conocido como REM. El ciclo circadiano en un recién nacido no tendrá un patrón establecido y mayormente estará invertido al de los padres durante los primeros 3 meses. Es de suma importancia para mantener una alimentación frecuente despertar al infante durante el primer mes de vida. En ocasiones nos encontramos con infantes dormilones que pasan más de 3 horas sin comer. El riesgo mayor es una hipoglicemia (que le baje el azúcar en sangre).

 

A pesar de la creencia que los bebés dormirán toda la noche a partir de los 3 meses, muchos de ellos no lo establecen hasta edad preescolar (entre los 4-6 años). Nuestro cerebro va aprendiendo a entrar en lapsos de alerta y sueño de manera inmediata e intercalada con el tiempo y paulatinamente sin la persona darse cuenta. Nos volteamos en la cama y continuamos durmiendo. Esto marca que el crecimiento y desarrollo cerebral se ha establecido a un ritmo más pausado y el centro de alerta/sueño tiene mejor control de los ciclos REM y No-REM, o sea, entre el sueño ligero y sueño profundo.

 

Es importante reconocer las señales que muestra el infante para saber si está cansado. De primera instancia, comienzan los bostezos breves conjunto con la mirada perdida. Luego pasamos a la etapa de rascarse las orejas u ojos y, cuando no hemos podido reconocer el agotamiento, pasamos a la fase de inquietud o perretas del sueño. Estas últimas son una señal tardía que impide al infante concentrarse y relajarse lo suficiente para entrar en la etapa de sueño ligero. Al reconocer las etapas, les da a los padres un patrón detectable y sencillo.

 

señales de sueño
Fotos tomadas de foter.com

 

 

Si ya los padres les han puesto una rutina diaria, estas señales se hacen más fácil de reconocer y asociar con las horas escogidas para las siestas. Establecer rutinas desde recién nacidos puede colaborar a mejorar el patrón de sueño. De igual manera, seguir las reglas de sueño seguro también es importante para preservar los reflejos de supervivencia y evitar que prolongue demasiado el ciclo. Cuando acuestes a tu bebé, recuerda la reglas, pues la seguridad siempre es primero:

  • El bebé debe dormir en una superficie plana con un cubre colchón ajustado.
  • El área siempre está libre de sabanitas, almohadas y protectores de cuna (“crib bumpers”)
  • Sacar todo tipo de peluche o juguete a la hora de dormir
  • No fumadores cerca
  • Asegúrese que nada cubra la cabeza de su bebé
  • Boca arriba siempre (incluyendo sus siestas)
  • Vestir a bebé con ropa apropiada. No abrigar demasiado para prevenir sobrecalentamiento.
  • Colecho seguro lateral a mamá. Se prefiere que sea en una cunita al lado de la cama.
  • Bebé nunca duerme en sofá o cualquier superficie blanda.
  • Evite productos que digan que reducen el riesgo de SIDS como almohadones de posición y monitores de riesgo.

Para leer más sobre los cuidados de in recién nacido, click aquí.

XOXO,

Pau

 

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #MetamorfosisProfesional #KeepDreamingbyPaulette #FuturePeds #IYCFS #ChildNutritionExpert

Sigue leyendo “El sueño infantil”

Alimentación Complementaria, Baby-led weaning, Pediatrics

Grasas saludables

Las grasas son parte esencial para el desarrollo infantil como macronutrientes en nuestra alimentación.  Su función crucial es nutrir órganos como el cerebro y brindar soporte de nutrientes al Sistema Nervioso al igual que brindar energía para el crecimiento. Este macronutriente es el componente principal cerebral, ya que el cerebro es 2/3 grasa. La leche humana y la formula infantil brindan 40-50% la energía por medio de las grasa saturadas para el crecimiento y desarrollo infantil. Inclusive, la leche humana contiene 4.38 g grasa por 100 g de leche. Esto permite la absorción de vitaminas liposolubles como las vitaminas A, D, E y K gracias al suplido de ácidos grasos esenciales. Para mantener una dieta balanceada en un menor de 2 años, su nutrición diaria debe ser mitad de las calorías deben provenir de grasas saludables de los alimentos ofrecidos. En otras palabras, sin la suficiente grasa, el infante y toddler sufrirá deficiencias nutricionales de gran importancia.

Hay dos tipos de grasa: saturada e insaturada. Las grasas saturadas son provenientes de los lácteos y sus derivados, Son grasas esenciales para niños menores de 2 años de edad para mantener el crecimiento exponencial y rápido durante los primeros años de vida. Las mismas se mantienen sólidas a temperatura ambiente como las carnes, y mantequillas. Este tipo de grasa se prefiere que su consumo se limite luego de los 4 años de edad como prevención a enfermedades cardiovasculares. Las grasas polinsaturadas se consideran saludables, pues proveen nutrientes como DHA, ácido linoleico, eicosapentaenoico, docosahexaenoico al igual que omega 3, 6 y 9. Mientras que las grasas monoinsaturadas provienen de grasas y aceites (canola, olive, girasol), nueces, mantequillas de nueces, maní, aguacate, aceitunas, semillas de sésamo y el tahini. La Guía Nutricional Americana recomienda actualmente que los niños mayores de 2 años, no deben consumir no más del 10% de las calorías totales se recomienda que provengan de las grasas saturadas. Eso se traduce a alrededor de 11 g de grasa saturada en una dieta de 1,000 calorías diarias. Por tanto, es esencial aprender a mantener una alimentación balanceada en nuestros hijos.

 

¿Cómo sé si le estoy ofreciendo suficiente grasa?

Antes del año de vida estarás ofreciendo grasa por medio de la leche humana al igual que si bebé toma fórmula. En esencia, mantendrás la toma de leche frecuente (para lactancia) y en cantidades de 4-5 oz para un infante que toma leche en botella. Es importante tomar en consideración que, para calcular cuánta leche debe tomar un infante, se evalúa el peso actual, las horas que duerme en 24 horas al igual que la frecuencia de las tomas directamente desde el pecho. Esto debe ser realizado por un profesional de la Salud y preferiblemente por un profesional en Alimentación Infantil. Para tomar una idea, se puede utilizar la calculadora de KellyMom (click aquí). En infantes que consumen fórmula, el cálculo es bastante similar y no un redondeo de aumento de onzas por mes como comúnmente se menciona.

Para infantes en alimentación complementaria, se ofrecen desde el comienzo carnes blancas como base de proteínas al igual que grasas saturadas. Luego, paulatinamente, se van incorporando las mantequillas de maní y otras nueces al igual que los derivados lácteos como el yogurt y quesos simples (mozzarella, ricotta, sting cheese y cottage) y más adelante otros quesos con sabores más complejos (blanco, Monterrey, Suizo y Betabel). En casos de toddlers saludables, mantenemos la lactancia hasta mínimo los 2 años de edad por ser neuroprotectivo al igual que continúa proveyendo grasas y nutrientes esenciales. Si tomaba formula hasta el año, se le hace un destete paulatino de la misma, dejando la toma nocturna para lo último y aumentamos las grasas y macronutrientes en los alimentos, puesto que no es imperativo que tomen otra leche, ni tan siquiera formulas de continuación si es un toddler sin condiciones de salud.

A continuación les brindo una gráfica descriptiva con alimentos ricos en grasas saludables. Recuerda que la meta antes del primer año de vida, es que sus hijos hayan sido expuestos a la mayor cantidad de alimentos y nutrientes cuando se trata de un niño sano y saludable. En casos de condiciones de salud particulares, se toma en consideración otras vertientes nutricionales para beneficio del menor.

 

XOXO,

Pau

#Paulatinamente #BLWconPau #ConsejitosdePau #MetamorfosisProfesional #BLW #pures #babyledweaning #alimentacioncomplementaria #KeepDreamingbyPaulette #FuturePeds #ChildNutritionExpert #IYCFS #BLWcertified #AlimentacionInfantil

 

grasas

 

 

 

 

 

Sigue leyendo “Grasas saludables”

Medicine, Motherhood, Pediatrics

Toddler Chronic Nonspecific Diarrhea

Nombre complicado que resume el hecho de mantenerse en evacuaciones diarreicas por periodos largos de tiempo. Más bien es un desorden nutricional que no permite la absorción simple de nutrientes. Esto se debe a un tipo de intolerancia y malabsorción de nutrientes, por lo que el sistema gastrointestinal busca eliminar dicho alimento no tolerado lo antes posible del cuerpo causando mucha s veces estancamiento en ganancias de peso. Entre sus detonantes se encuentran las azúcares complejas como la lactosa, galactosa, sacarosa y sorbitol,  el consumo excesivo de líquidos, malabsorción de carbohidratos complejos, dieta baja en grasa/alta en fibra y el sistema digestivo inmaduro. Se estima que la alergia a la proteína de la leche de vaca puede provocar daños a la mucosa intestinal, haciendo más compleja la absorción y digestión de los alimentos ingeridos.

 

Entre sus signos y síntomas encontramos:tcnsd

Su diagnóstico puede comenzar sospecharse entre los 6 meses a los 5 años de vida en niños que están ganando peso, desarrollándose normal y en otros ámbitos se encuentran saludables. Es importante llevar una bitácora alimentaria cuando se sospecha esta condición para así poder evaluar al paciente con datos más claros. Su tratamiento incluye:

  • Limitar el consumo de jugos: Al contener alta cantidad de azúcares y tener mayor cantidad de porciones de fruta que la que le corresponde, estamos sobrecargando la absorción del azúcar y termina siendo eliminado.
  • Evitar el consumo excesivo de líquidos: desplaza la absorción de la fibra y las grasas
  • Aumentar el consumo de grasas en la dieta del menor: permite controlar el flujo de líquidos
  • Aumentar el consumo de fibras por medio de frutas frescas, panes, cereales y granos: colabora con la absorción de otros nutrients esenciales como los minerales.

 

En carácter personal, ha sido un diagnóstico fuerte de asimilar para mi hijo en su etapa de conocimiento de alimentos distintos a los que consume. Al principio del diagnóstico era más llevadero por la sana alimentación que promovemos en casa. Ahora es un reto diario cuando salimos para conseguir alimentos saludables y que a su vez no sean parte de su lista de alimentos prohibidos. Es por tal razón que siempre ando con una lunchera con meriendas para él y para mí. De esta forma tengo más control a la exposición. Llevamos investigando este diagnóstico desde cumplidos sus 5 meses en adición a la Intolerancia a la Lactosa, la cual se ha demarcado aún más por caer como un subdiagnóstico. Dicho proceso cuando no está controlado o el chico consume alguno de los alimentos que no debe comer, nos ha llevado a Sala de Emergencias para hidratación y estabilización por más de 23 episodios diarreicos en un solo día. Hemos tenido que eliminar la acerola, duraznos, melocotón y los cítricos fuertes como la china. Hasta sus bizcochos de cumpleaños son hechos especiales para evitar. Es difícil para la población general que no Deben ofrecerle cualquier alimento sin antes preguntar, pero soy amable y trato de explicar la situación. Es parte del proceso.

 

Es un diagnóstico que va mejorando según el desarrollo gastrointestinal madura, pero no se va del todo. Esta es una de las razones por la que soy enfática en una alimentación sana, saludable y segura para nuestros pequeños. Si sospechas algo similar, no dudes en consultar a tu pediatra para pruebas de laboratorio como: Rotavirus, cantidad de grasas en excreta, sangre oculta y hasta colonoscopía para descartar otras patologías como Colitis Ulcerativa y la Enfermedad Celiaca y de Crohn al igual que un referido a un especialista.

 

 

XOXO,

Pau

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #ToddlerChronicNonSpecificDiarrhea #FuturePeds #MetamorfosisProfesional #IYCFS #ChildNutritionExpert #BLWCertified #CronicasdeJM

 

Referencias:

Dykes, D. et al. A Toddler With Tummy Troubles. 2012. Recuperado el 11 de junio de 2018 de https://www.medscape.com/viewarticle/764381_3

Hoekstra, J. Toddler diarrhoea: more a nutritional disorder than a disease. 1998. Recuperado el 8 de junio de 2018 de http://dx.doi.org/10.1136/adc.79.1.2

Riley Children’s Health Indiana University. Toddler’s Diarrhea. 2018. Recuperado el 2 de mayo de 2018 de https://www.rileychildrens.org/health-info/toddlers-diarrhea