Ser MD no te hace experto en lactancia

Ser MD no te hace experto en lactancia.

Yo no sé si a mis colegas han pasado lo mismo, pero a mi me hablaron muy poco de lactancia en la Escuela de Medicina. Sí, se toca la parte de los beneficios, un poco sobre el apego a la madre y el funcionamiento de los ductos lactíferos al igual que la parte de las hormonas. Más nada.

Cuando roté por Pediatría como observadora en RD, fue raro ver madres lactantes. Se les hablaba más de la fórmula. No se si era cultura o simplemente desinformación. En mis clases no me enseñaron como debe ser la pegada correcta. Tampoco la composición de la leche materna. Solo mencionaba la famosos inmunoglobulina A como uno de los componentes.

Y así llegamos a Puerto Rico a rotar por el hospital como estudiante de Clínicas. Esta vez me sentía más en confianza para preguntar y aprender. En el nursery, las enfermeras sabían mucho más del tema. Daban cursillos de lactancia en la sala de amamantamiento. Así que aproveché y le pedí a la jefa de nursery que me enseñara un poco. Bajaba cada vez que podía a ver a las madres con entusiasmo para lactar. Aún así, sentía que me faltaba información.

Cuando me entero de mi embarazo, decidí que quería lactar. Pensé que sabía como hacerlo. Estaba equivocada. No estaba lista para retos como un mal agarre y un bebé con la tráquea más estrecha. Tampoco para los efectos de Demerol y Phenergan en un bebé. JM estuvo soñoliento las primeras horas de vida. Succionaba y sacaba calostro, pero su pegada dolía. La lactancia no tiene porque doler y eso lo sé ahora.

Pedí ayuda y me explicaron que tuviera paciencia. Cada 2 horas lo pegaba para estimular. Luego de 12 horas en sala de recuperación, me pasan a cuarto, donde continúe insistiendo. Conocía los beneficios de "Rooming in", dónde bebé se queda con mamá en la habitación. JM estaba evacuando y orinando como corresponde, por lo que estaba tranquila que seguía hidratado.

La dificultad vino al otro día. Luego de las visitas para conocer al nuevo miembro de la familia, comencé con síntomas de preclampsia postparto. Un dolor de cabeza intenso, auras y la vista nublada. Así no me podía quedar sola con JM. Su papá me acompañó esa noche. El punto de desespero llegó a las 11:30 pm, cuando JM furioso de hambre no quería agarrar el seno. Me estimulé, le busqué la vuelta y terminé llamando una enfermera de nursery para que me ayudara. Casi dos horas después con el niño a gritos y contando un total de más de 4 horas sin JM tomar leche, decidí firmar para darle fórmula. A las 3 am le dije al padre de JM que corriendo saliera comprar una máquina manual de extracción. Yo no quería frustar mi lactancia. Yo no quería dar formula.

Seguimos la rutina JM y yo después de sentirme mejor por el dolor de cabeza. Me estaban monitoreando la presión. Intentaba pegarlo antes que darle en botella. El niño reacio a la pegada. Alimentarlo era mi meta y por el momento sabía que necesitaba sacarme leche. La formula le causó vómitos. No la estaba tolerando. Con dos tomas de leche ya decían que era reflujo severo.

A mi me iban a dar de alta, pero a él no. Me negué y pedí alternativas. La misma que me dieron la noche anterior, extraerme y dársela en botella. La meta era darle al menos 2 tomas de leche humana y asegurarnos que tolerara. ¡Santo y listo! Ambos dados de alta el mismo día y con el reto de mantener el ritmo. Así estuvimos por 2 días. Extayéndome con la máquina manual, intentando pegarlo con consejos de mi comadre y sufriendo no poder lactar como quería.

El día que llegó mi madre de viaje fue a las 48 horas de salir del hospital. Le dejamos una botella lista en lo que salíamos al registro demográfico. Mi primera salida sin bebé duró 1 hora y yo sufriendo. El beneficio fue que el Registro Demográfico de mi pueblo es en el mismo edificio que el WIC (Centro Federal para…)
y donde estaba segura que si hablaba con una consejera de lactancia, podía aclarar varias de mis dudas. Así conozco a Lisamarie (miembro de Doulas del Sur) y con quién pauté una cita temprano al día siguiente. Lisa (como le digo de cariño) me ayudó con la pegada. Me escribía cada 2-3 horas para asegurarse que todo iba bien y hasta me salió a mi rescate días después con JM hospitalizado. Les contaré la próxima semana sobre esto. Gracias por leer hasta el final.

XOXO,
Pau

"Una madre ve luces por sus hijos y un hijo le da luz a la vida de una madre."

#Paulatinamente #metamorfosisprofesional #CronicasdeJM #partorespetado #TeamPau #futurePeds #PediatradeVocacion #KeepDreamingbyPaulette #DreamitDoit