Pediatrics

Intolerancia a la lactosa o alergia a la caseína

Si bien es común que la población general intercambie los términos, debemos aclarar que no es lo mismo la intolerancia a la caseína que la intolerancia a la lactosa. La intolerancia a la lactosa es un problema digestivo, mientras que la alergia a la leche involucra al sistema inmunitario. La leche humana tiene 7% más lactosa que la leche de vaca. Una intolerancia real a la lactosa (deficiencia de lactasa congénita ) no permite que el infante lacte porque no tolera ni digiere la leche. Esto lo discutiremos ampliamente más adelante.

La alergia a la proteína de leche de vaca (caseína) es lo que la mayoría de los infantes pueden desarrollar en los primeros días de vida, e inclusive, presenta síntomas severos como erupciones en la piel, diarreas, vómitos constantes y sangrado gastrointestinal. En casos de alergia a la caseína, se aconseja hacer una dieta de eliminación siguiendo el protocolo de lactancia de la American Breastfeeding Academy. Es un diagnóstico llevado a cabo de la mano de profesionales de la Salud y Especialistas en Lactancia certificados para un mejor manejo y que se pueda continuar la lactancia.

Sin embargo, hay situaciones donde se puede dar una intolerancia a la lactosa transitoria. Una infección viral gastrointestinal, antibióticos antes y durante del parto administrados a la madre o después del parto administrados al bebé o un parto por cesárea,entre otros que interrumpen el desarrollo normal de la flora bacteriana. En simples palabras, no permite que nuestro primer mecanismo de defensa en el intestino se desarrolle. Esta barrera de defensa ayuda a crear la enzima lactasa, la cual rompe las moléculas de lactosa para poder ser absorbidas. Sin lactasa, toda esa lactosa sigue el curso del tránsito intestinal y provoca diarreas. Parte de un ciclo si no se corrige la falta de flora bacteriana, continuará en el proceso de eliminación de lactosa y por otro lado, faltará la producción de vitamina K, nuestro anticoagulante natural que lo produce las bacterias de la flora intestinal.

También existe la intolerancia a la lactosa adquirida. Este evento ocurre mayormente luego del año de vida. Al aumentar el consumo de lácteos o derivados o al hacer la transición de leche humana (o en su defecto, fórmula infantil) a leche de vaca, el/la niño/a comienza a tener evacuaciones diarreicas frecuentes y en muchas ocasiones puede mostrar sangre en las heces, ya sea oculta en un laboratorio o visible en el pañal.

En casos de intolerancia adquirida, se recomienda generalmente consumir lácteos sin lactosa. Sin embargo debo aclarar un detalle. No es que no tengan lactosa. Es que se le añade la enzima lactasa para ayudar con el proceso digestivo. Aún así, hay personas que no toleran este tipo de productos y se eliminan completamente de su alimentación. Suplen su necesidad de nutrientes como calcio, vitamina D, fósforo y magnesio de otros alimentos altos en estos nutrientes. Puede revisar las publicaciones de ¿Qué tiene qué? y Cerrando brechas nutricionales para saber cuáles son dichos alimentos.

En casos de infantes que consuman fórmula, para determinar una intolerancia real a la lactosa, se puede cambiar la fórmula que se está utilizando a una hipoalergénica siempre y cuando lo amerite. Este cambio se hace consultando a su profesional de la Salud. Si su hijo/a está teniendo intolerancias a la fórmula, verifique cómo lleva a cabo la preparación de la misma. La fórmula en polvo necesita prepararse con agua recién hervida al momento de mezclar con el polvo. Estaremos detallando el proceso en otra publicación.

Si su hijo/a tiene una dificultad alimentaria, ya sea con la leche humana o fórmula infantil y usted es residente actual de Puerto Rico, comuníquese con ASI Alimentación Segura Infantil para poder asistirle.

Referencias:

AAP. 2006. Lactose Intolerance in Infants, Children, and Adolescents. Recuperado el 10 de mayo de 2019 de https://pediatrics.aappublications.org/content/118/3/1279

AAP. 2019. La intolerancia a la lactosa en los niños: preguntas frecuentes de los padres. Recuperado el 11 de mayo de 2019 de https://www.healthychildren.org/Spanish/healthy-living/nutrition/Paginas/Lactose-Intolerance-in-Children.aspx

Medscape. 2017. Pediatric Lactose Intolerance. Recuperado el 11 de mayo de 2019 de https://emedicine.medscape.com/article/930971-overview