Alimentación Complementaria, Lactancia, Pediatrics

Leche luego del primer año de vida

La pregunta frecuente: ¿si o no?

Esta es una de las preguntas más frecuentes que me hacen. El comercio y las guías de alimentación infantil tienen información conflictiva. Por lo tanto, tomo cada caso de forma individual. Si el andarín (“toddler”) es lactado/a y se continúa su lactancia, la realidad es que no necesita otra leche que la humana hasta su destete por lo que puede utilizar leches vegetales o de su preferencia en la preparación de alimentos. Sin embargo, mayoría prefiere no utilizar leche de origen animal en aquellos niños que no consumen leche humana y andan transicionando para eliminar la fórmula infantil. Debo destacar que hay casos donde se amerita continuar con la leche de origen animal o algún suplemento debido a problemas nutricionales y desigualdad alimentaria, pero estos casos pueden ser menos de un 10%.

Las grasas de la leche de origen animal ayudan al crecimiento cerebral, según indican estudiosos partidarios de esta leche. Sus vitaminas vienen de la fortificación debido al proceso de pasteurización de la leche. Esto hace que la leche de vaca como tal sea grasa sin otros elementos y por lo tanto, se tiene que fortificar. Sin embargo, otros profesionales en Nutrición que dicen que se pueden adquirir con una alimentación completamente balanceada. Es un detalle un poco estresante para aquellos padres, madres y cuidadores de un pequeño que ha reducido la cantidad de comida sustancialmente o básicamente no come (según el criterio familiar) y no se sienten educados en el tema debido a la información controvertible que se encuentra accesible. En estos casos, con una guía en alimentación infantil podemos ayudarle a tener la nutrición que necesita. Se recomienda visitar un nutricionista infantil para un plan de alimentación y complementar con otros alimentos ricos en calcio, vitamina D, hierro, folato, entre otros.

*Pau-latinamente no se hace eco de las recomendaciones indicadas en esta gráfica. Encontramos que las cantidades son demasiadas y que puede provocar una sustitución de alimentos sólidos. Debe consultar a su profesional de la Salud Infantil para saber las cantidades exactas a brindar. Se pone la tabla como referencia a las guías actuales de la Academia Americana de Pediatría.

Entonces, ¿por qué se promueven las leches en polvo y las fórmulas de continuación para andarines (toddlers)?

La costumbre cultural de ver niños mayores de un año tomando leche ha sido promovida por las empresas que venden estas leches, tanto en polvo como las fórmulas de continuación para toddlers. Las leches en polvo llegaron como alternativa al consumo de leche de vaca fresca. Sin embargo, muchos olvidan un detalle de suma importancia: que igual que la fórmula infantil, las leches en polvo tienen que ser preparadas con agua recién hervida en los primeros 3-30 minutos aún estando el agua sobre 70ºF para poder cumplir con el requisito un matar las bacterias nocivas que crecen en las leches en polvo. Este procedimiento es descrito con más detalles por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Repito, no es higienizar el agua, es higienizar el polvo. Los niños menores de 5 años están en mayor riesgo de infecciones gastrointestinales por manejo inapropiado de sus alimentos, incluyendo las leches en polvo. Sinceramente las considero otra forma de mercadear la leche de vaca y para mi es innecesario en niños sanos.

Este mismo procedimiento de preparación dictado por la OMS se usa para las fórmulas de infantes y de continuación para andarines (toddlers) porque fungen como centro nutricional para el crecimiento bacteriano. Estas fórmulas de continuación para andarines fueron desarrolladas con el pensamiento de una comercialización masiva y sin promoción de la leche humana como fuente alimentación principal hasta los 2 años de vida. Son recomendadas a diestra y siniestra en niños mayores de 1 año que están saludables solo para suplantar nutrientes. El asunto es que son innecesarias cuando hay un andarín saludable que consume una alimentación variada y que no presenta ningún problema de ganancias de peso, dificultad en el tragado, problemas de alimentación moderados a severos o que use un aparato para ser alimentado de forma enteral. En fin, son diseñadas para niños con enfermedades específicas, no para el comercio general. Aún así, las vemos ser promocionadas como “la mejor alternativa cuando un niño no come” sin darle paso al pensamiento crítico de los padres, madres y cuidadores para entender que su pequeño andarín no necesita tantas calorías de una sentada o que solo picotea porque es normal. Esto lo discutimos anteriormente en las publicaciones de Alimentando Toddlers y Fijación Por Alimentos.

Sustitutos:
La Academia Americana de Pediatría y otras entidades en el último consenso en Alimentación Infantil indican que se desaconseja el uso de leches sustitutas, las llamadas leches vegetales. La única que pone como alternativa es la leche de soja órganica por contener nutrientes similares a la leche de vaca brindando una cantidad de proteínas apropiada al igual que calcio para un menor de dos años de edad. Aunque se estima que puede provocar desordenes hormonales por los fitoestrogenos que contiene la soya, muchos de los niños que la consumen reciben los beneficios sin consecuencias y expertos en Nutrición basada en Plantas (plant-based) indican que estas acusaciones a la soya son mal infundadas por la industria láctea. Inclusive, se puede llevar una alimentación vegana/vegetariana en la niñez.

Otras personas optan por leche de almendras, de coco, de avena, de nueces o hasta de arroz. También escogen leche de guisantes por su contenido equitativo de proteína en comparación con la leche de vaca. La importancia de la proteína y la grasa a través de la leche alternativa ayuda al crecimiento y desarrollo. Sin embargo, no hay que obligarles a consumirla. Debo mencionar que las leches vegetales comerciales carecen de muchos nutrientes porque sus ingredientes no son puros o están fortificadas. Un menor de 5 años no debe consumir leches vegetales a base de arroz por su alto contenido de arsénico inorgánico. Para que una leche vegetal comercial sea apta, lo único que deben tener en su etiqueta es el alimento y agua. ¡Nada más! Los añadidos como las gomas (gellan gum, xathan gum, guar gum, etc) son componentes que espesan la leche vegetal, pero algunos tienen consecuencias gastrointestinales u hormonales. Lo ideal es hacer la leche vegetal en casa, con solo el alimento deseado y agua, y que sea para consumo de preparación de alimentos, pero expertos continúan insistiendo que se tiene que fortificar. Ojo, deben ser sin sabores añadidos para evitar el exceso de azúcares. Esta publicación de Center for Nutrition Studies es excelente para seleccionar una leche vegetal apropiada: https://nutritionstudies.org/plant-based-doctors-take-on-choosing-plant-based-milk/.

Ejemplo de marca de leche a base de guisantes.
Ejemplo de marca de leche a base de soya orgánica.

¿Qué pienso de dar leche alternativas para consumo?
Estas son las alternativas para pacientes alérgicos a la proteína de leche de vaca y que no tengan alergias a las nueces, pero no para tomar como mencioné anteriormente. En caso de una alimentación balanceada, si su hijo/a no tiene dificultades para comer ni carencias en vitaminas, las leches alternativas son una opción siempre y cuando usted con su pediatra, Especialista en Alimentación Infantil y/o Nutricionista Infantil haya sido educado/a en el tema.

¿Y la leche de vaca orgánica y los derivados lácteos?
Estos son una alternativa viable para recibir los beneficios en nutrientes que contiene la leche de vaca siempre y cuando se regule su ingesta, pues los derivados lácteos tienden a tener alta cantidad de sodio. En cuanto a la leche orgánica, sigue siendo leche de vaca con fortificación de vitaminas. Lo que cambia es la manera de extracción y la alimentación brindada al animal.

Nota: Pau-latinamente no hace recomendaciones de leches luego del primer año de vida, solo lactancia hasta el destete natural. Se le orienta al participante de consulta sobre beneficios vs riesgos y que sean los padres. madres y cuidadores quienes tomen la mejor decisión familiar. Finalmente, tómese el tiempo de educarse y tomar la mejor decisión para su pequeño y le apoyamos si decide dar leche luego del año si no es lactado. Solo deseamos orientar en las alternativas y con información basada en evidencia científica actualizada. Las opiniones vertidas en este artículo no representan ninguna de las entidades mencionadas. Es solo una recopilación de datos como referencias.

XOXO,

Pau

Editado el 15 de noviembre de 2019 para añadir imágenes.

Referencias:

Centers for Disease Control and Prevention. 2019. Fortified Cow’s Milk and Milk Alternatives. Recuperado el 2 de octubre de 2019 de https://www.cdc.gov/nutrition/infantandtoddlernutrition/foods-and-drinks/cows-milk-and-milk-alternatives.html

Center For Nutrition Studies. 2017. A Doctor’s Tips for Choosing a Plant-Based Milk. Recuperado el 1 de octubre de 2019 de https://nutritionstudies.org/plant-based-doctors-take-on-choosing-plant-based-milk/

Center For Nutrition Studies. 2019. Soy Myths vs Facts: Is Soy Healthy or Not? Recuperado el 29 de septiembre de 2019 de https://nutritionstudies.org/soy-myths-vs-facts-is-soy-healthy-or-not/

Center For Nutrition Studies. 2019. Soy vs Skim: How the Dairy Industry Twists Results To Market Milk. Recuperado el 1 de octubre de 2019 de https://nutritionstudies.org/soy-vs-skim-how-the-dairy-industry-twists-results-to-market-milk/

Healthy Children. 2019. Bebidas recomendadas para niños de 0 a 5. Recuperado el 18 de septiembre de 2019 de https://www.healthychildren.org/Spanish/healthy-living/nutrition/Paginas/Recommended-Drinks-for-Young-Children-Ages-0-5.aspx

Healthy Children. 2019. Alternativas a la leche de vaca: preguntas frecuentes de los padres. Recuperado el 20 de septiembre de 2019 de https://www.healthychildren.org/spanish/healthy-living/nutrition/paginas/milk-allergy-foods-and-ingredients-to-avoid.aspx

NYU. 2018. Toddler Formulas and Milks – Not Recommended by Health Experts – Mislead with Health Claims. Recuperado el 2 de octubre de 2019 de https://www.nyu.edu/about/news-publications/news/2018/february/toddler-formulas-and-milks—not-recommended-by-health-experts–.html

World Health Organization. 2019. Cross-promotion of infant formula and toddler milks. Recuperado el 1 de octubre de 2019 de https://www.who.int/nutrition/publications/infantfeeding/information-note-cross-promotion-infant-formula/en/

Pediatrics

Intolerancia a la lactosa o alergia a la caseína

Si bien es común que la población general intercambie los términos, debemos aclarar que no es lo mismo la intolerancia a la caseína que la intolerancia a la lactosa. La intolerancia a la lactosa es un problema digestivo, mientras que la alergia a la leche involucra al sistema inmunitario. La leche humana tiene 7% más lactosa que la leche de vaca. Una intolerancia real a la lactosa (deficiencia de lactasa congénita ) no permite que el infante lacte porque no tolera ni digiere la leche. Esto lo discutiremos ampliamente más adelante.

La alergia a la proteína de leche de vaca (caseína) es lo que la mayoría de los infantes pueden desarrollar en los primeros días de vida, e inclusive, presenta síntomas severos como erupciones en la piel, diarreas, vómitos constantes y sangrado gastrointestinal. En casos de alergia a la caseína, se aconseja hacer una dieta de eliminación siguiendo el protocolo de lactancia de la American Breastfeeding Academy. Es un diagnóstico llevado a cabo de la mano de profesionales de la Salud y Especialistas en Lactancia certificados para un mejor manejo y que se pueda continuar la lactancia.

Sin embargo, hay situaciones donde se puede dar una intolerancia a la lactosa transitoria. Una infección viral gastrointestinal, antibióticos antes y durante del parto administrados a la madre o después del parto administrados al bebé o un parto por cesárea,entre otros que interrumpen el desarrollo normal de la flora bacteriana. En simples palabras, no permite que nuestro primer mecanismo de defensa en el intestino se desarrolle. Esta barrera de defensa ayuda a crear la enzima lactasa, la cual rompe las moléculas de lactosa para poder ser absorbidas. Sin lactasa, toda esa lactosa sigue el curso del tránsito intestinal y provoca diarreas. Parte de un ciclo si no se corrige la falta de flora bacteriana, continuará en el proceso de eliminación de lactosa y por otro lado, faltará la producción de vitamina K, nuestro anticoagulante natural que lo produce las bacterias de la flora intestinal.

También existe la intolerancia a la lactosa adquirida. Este evento ocurre mayormente luego del año de vida. Al aumentar el consumo de lácteos o derivados o al hacer la transición de leche humana (o en su defecto, fórmula infantil) a leche de vaca, el/la niño/a comienza a tener evacuaciones diarreicas frecuentes y en muchas ocasiones puede mostrar sangre en las heces, ya sea oculta en un laboratorio o visible en el pañal.

En casos de intolerancia adquirida, se recomienda generalmente consumir lácteos sin lactosa. Sin embargo debo aclarar un detalle. No es que no tengan lactosa. Es que se le añade la enzima lactasa para ayudar con el proceso digestivo. Aún así, hay personas que no toleran este tipo de productos y se eliminan completamente de su alimentación. Suplen su necesidad de nutrientes como calcio, vitamina D, fósforo y magnesio de otros alimentos altos en estos nutrientes. Puede revisar las publicaciones de ¿Qué tiene qué? y Cerrando brechas nutricionales para saber cuáles son dichos alimentos.

En casos de infantes que consuman fórmula, para determinar una intolerancia real a la lactosa, se puede cambiar la fórmula que se está utilizando a una hipoalergénica siempre y cuando lo amerite. Este cambio se hace consultando a su profesional de la Salud. Si su hijo/a está teniendo intolerancias a la fórmula, verifique cómo lleva a cabo la preparación de la misma. La fórmula en polvo necesita prepararse con agua recién hervida al momento de mezclar con el polvo. Estaremos detallando el proceso en otra publicación.

Si su hijo/a tiene una dificultad alimentaria, ya sea con la leche humana o fórmula infantil y usted es residente actual de Puerto Rico, comuníquese con ASI Alimentación Segura Infantil para poder asistirle.

Referencias:

AAP. 2006. Lactose Intolerance in Infants, Children, and Adolescents. Recuperado el 10 de mayo de 2019 de https://pediatrics.aappublications.org/content/118/3/1279

AAP. 2019. La intolerancia a la lactosa en los niños: preguntas frecuentes de los padres. Recuperado el 11 de mayo de 2019 de https://www.healthychildren.org/Spanish/healthy-living/nutrition/Paginas/Lactose-Intolerance-in-Children.aspx

Medscape. 2017. Pediatric Lactose Intolerance. Recuperado el 11 de mayo de 2019 de https://emedicine.medscape.com/article/930971-overview