Pediatrics

Individualidad Motriz: Desarrollo Columnar y Sentarse

La oportunidad de observar el desarrollo infantil con objetividad e individualidad permite abiertamente una ampliación de conocimiento y sobretodo, evaluar a nuestros niños en libre movimiento. Durante las pasadas semanas he estado en comunicación con la Dra. Glory Serrano hablando de distintos temas y la preocupación que ambas en cuanto al crecimiento, desarrollo y la introducción de alimentación complementaria de manera tardía debido a la creencia popular de que los bebés solo se sientan de una sola forma. Decidimos darnos a la tarea de documentar en conjunto detalles sobre el desarollo motor, en especial las maneras de un bebé sentarse. Pero antes de discutirla, es meritorio reconocer el desarollo de la columna vertebral.

Desarrollo de la Columna Vertebral

baby-spine1
Foto tomada de http://www.truehealthct.com/2012/baby-carriers-good-for-spine/

Observemos la foto de arriba detenidamente. El desarrollo de la columna vertebral se da por etapas. El tiempo boca abajo (“tummy time”) contribuye a fortalecer los músculos que sostienen la columna vertebral. Observemos que al nacer la columna vertebral comienza en forma de C. Se va fortaleciendo con los movimientos libres y el crecimiento. Una vez llegamos a la segunda curvatura, bebé aguanta la cabeza sin problemas y comienzan los movimientos de voltearse con facilidad. De ahí, seguimos a la fase de querer sentarse con ayuda, lo cual no se debe forzar y solo sostenerlo para permitir espacio entre cada disco intervertebral a cumplir su función de acolchonamiento. Una vez bebé se sienta solo, la columna vertebral ha tomado la postura de la figura 3. Al pararse solo (figura 4) es porque su columna ya tolera el peso, hay control del punto axial (centro) del cuerpo  Pero el desarrollo no culmina ahí, pues las vertebras se fusionan y terminan de tomar las curvaturas alrededor de los 4 años. Pero volvamos al tema principal, sentarse. Las figuras 2 y 3 son esenciales para que el bebé logre sentarse.

 

diagram
Imagen tomada de https://wellroundedny.com/baby-gear-safe/

¿Cuándo se sientan los bebés?

Se considera que un bebé ha aprendido a sentarse completamente por sí solo cuando es capaz de mantenerse sentado, pero para llegar a este punto, un infante tiene que ganar fuerza en su musculatura y aprender a controlar su cuerpo. Conseguir mantener esta postura por sí solo supone conseguir controlar su cuerpo en contra de la gravedad en una posición diferente a la que ha podido hacerlo los primeros meses de vida. El sentarse le permite poder observar su entorno desde una perspectiva diferente y poder explorar y manipular objetos de manera más funcional y les permite comenzar a comer alimentos. Desde el principio el infante debe pasar tiempo boca abajo.

Es habitual que muchos bebés se sienten hacia los 6-7 meses, algunos lo logran para los 8 a 9 meses. Siempre es bueno la evaluación del pediatra para observar los aspectos del desarrollo motor grueso. Por eso no se debe tener prisa en sentar a los bebés, porque precisan de tiempo. Por eso es importante que cuando sentemos a un bebé, nos fijemos mucho en cómo lo hacemos y en la posición que el infante adopta. Si al poner al infante sentado vemos que mantiene la cabeza inclinada o la espalda queda curvada entonces debemos pensar que aún no está preparado, y que es mejor que por el momento no sentarle.

¿Cómo estimular al bebé a sentarse?

No importa si tu bebé se sienta sin ayuda o utiliza el apoyo que le puede ofrecer un cojín o una almohada. Cuando el bebé esté sentado, aprovecha esos momentos para disfrutar jugando con él, al mismo tiempo que lo estimulas. ¿Cómo?  Colócales a diferentes distancias, distintos objetos que el pequeño pueda manipular sin peligro, tratando de que los mismos posean diferentes formas y texturas. A medida que el bebé los alcance y juegue con ellos, puedes decirles los nombres de los objetos; cantarles y jugar con las distancias, acercándole y alejándole los objetos.

  

¿Como se sienta un bebé?

Los bebés se sientan desde diferentes posiciones. Entre las más comúnes están:

1.      Estando boca abajo, se coloca en posición de caballito y se sienta.

2.      Se agarran de alguna superficie hasta que se logran parar y luego se sientan.

3.      Se colocan de lado y se impulsan hasta sentarse.

4.      Algunos bebés no se sientan solos, pero cuando el adulto lo coloca en posición sentado su cabeza y tronco se mantienen en posición recta.

Hay diferentes maneras para que un bebé se siente, lo importante es que cuando se siente pueda mantener su cuerpo en forma erecta y pueda utilizar sus manos libremente. Si el bebé requiere tener sus manos todo el tiempo apoyadas al frente o los lados para sostenerse, entonces no esta preparado para permanecer sentado. Lo importante es reconocer su manera particular y asegurar que su desarrollo motor vaya acorde a su edad. De lo contrario, es importante consultar al pediatra para descartar algún retraso motor si bebé no se ha sentado o se mantiene sentado entre los 8-10 meses.

A continuación unos videos de Pathways.org hablando sobre el desarrollo motor y las maneras de sentarse:

¡Permite el movimiento libre!

Colaboración de:

Paulette M. Vélez, MD, IYCFS, (Pau-latinamente)

Glory Serrano, MD (Pediatra): https://www.facebook.com/dragloryserano/

Publicado el 16 de mayo de 2018

Revisado el 13 de septiembre de 2018

Sigue leyendo “Individualidad Motriz: Desarrollo Columnar y Sentarse”

Alimentación Complementaria, Baby-led weaning, Pediatrics

Carbohidratos: Tipos de Arroz

El arroz es un alimento que no falta en la mesa. Su consumo es prácticamente diario, pero no debería ser así por su alto índice glicémico. El arroz contribuye en gran escala a carbohidratos complejos y tiamina, mejor conocida como vitamina B1, entre otros nutrientes. Los mismo dependerán del tipo de arroz que se consuma. A continuación detallamos las clasificaciones y sus beneficios al igual que las edades idóneas para introducirles.

Clasificación:

  1. Arroz blanco: Su producción proviene de un procesamiento complejo, el cual provoca reducción de nutrientes. Los granos cortos de este tipo de arroz son un poco más tieso en su estado crudo y permite una cocción rápida finalizando con un producto pegajoso y blando, perfecto para sushi. Su grano largo necesita más tiempo de cocción. El ideal es el grano mediano para un manejo sencillo. El arroz blanco es una excelente fuente de magnesio, fósforo, manganeso, selenio, hierro, folato, tiamina y niacina. Es muy bajo en fibra y su contenido graso es primordialmente omega 6, que son consideradas pro-inflamatorias en consumo moderado. Por tanto, el arroz blanco, evaluando su nutrición y beneficios, puede ser consumido de 1-3 veces en semana. Para infantes, conviene intentar otros tipos de arroz con mayores nutrientes. De no ser posible económicamente comprar otro tipo de arroz, recuerde combinarlo con otros alimentos como habichuelas, lentejas y proteína animal para beneficiar la absorción de nutrientes. De la misma manera, lave según recomendaremos al final de este artículo.
  2. Arroz integral: Es un grano que preserva su estructura natural. Viene en granos cortos o largos. Es un poco más pegajoso, pero con mejores beneficios al sistema cardiovascular que el arroz blanco. Su cocción tarda el doble debido a que contiene menor cantidad de almidón y contiene el doble de fibra beneficiando el control del índice glucémico (cantidad de azúcar en sangre) al igual que provee saciedad con tan solo una porción pequeña del mismo. Contiene mayores minerales que el arroz blanco, en especial el magnesio. Por tanto, es un arroz ideal para introducir en la infancia a partir de los 10 meses como recomendado.
  3. Arroz basmati: Disponible tanto integral como blanco, el arroz basmati es versátil y utilizado en un sin fin de recetas internacionales. Su clasificación integral es la más saludable de todos los tipos de arroz. Alto en carbohidratos y bajo en proteínas, puede ser enriquecido con algunos nutrientes como folato para beneficio del consumidor.El arroz basmati integral no contiene colesterol, pero si hierro y vitaminas del complejo B como tiamina, niacina y folato aunque su concentración no es alta. Por tener baja cantidad de proteínas y los nutrientes antes mencionados, se recomienda su consumo en conjunto con proteínas animales o vegetales, en especial legumbres y granos como habichuelas durante el día. Contiene menor cantidad de arsénico por donde es cultivado. Por lo que es ideal para el consumo en infantes mientras se combina con otros grupos alimentarios.
  4. Arroz jasmín: Su sabor cocido es un poco parecido al de las nueces. Es un arroz aromático que también es producido en integral o blanco. Igual que el arroz jasmín, es alto en carbohidratos y bajo en proteínas. Su componente blanco lo hace bajo en calorías. Contrario a otros tipos de arroz, el arroz jasmín blanco no contiene hierro y el integral contiene bajas cantidades que pueden beneficiar al consumo diario total de hierro en combinación con otros alimentos de los demás grupos de proteínas, granos, vegetales, frutas y lácteos. Es un arroz bajo en sodio y con menor cantidad de arsénico. Se puede considerar su introducción desde los 10 meses del infante.
  5.  Arroz Arborio: Cultivado únicamente en Italia, es el arroz utilizado para los famosos risottos debido a su alto contenido de almidón que lo hace más suave y cremoso al cocinarse. Contienes gran cantidad de carbohidratos al igual que algunas proteínas y grasas. Es un excelente proveedor de fibra permitiendo una saciedad temprana con una porción pequeña igual que el arroz integral. Libre de sodio, pero no es una fuente significative de vitaminas y nutrientes a pesar de contener poca cantidad de hierro. Por tanto, su preparación se recomienda combinarla con otro grupo de alimentos que provea dichos nutrientes, mayormente alguna proteína o vegetal rico en hierro y vitamina C como lo es el brócoli. Por tanto, podría incluirse en la alimentación infantil cuando se combina de esta manera a partir de los 10 meses.
  6. Arroz Salvaje (wild rice): Considerado mayormente como un tipo de pasto en vez de arroz, tiene mayor cantidad de nutrientes que el mismo arroz integral en muchas vertientes. Contiene más cantidad de proteínas y mayores niveles de vitamina A y folato. También contiene menor cantidad de almidón y más omega 3. El único detalle es que contiene menos minerales comparado con el arroz integral. Podría ser consumido por niños mayores de un año en combinación con arroz integral durante la semana para combinar nutrientes esenciales.

Es importante destacar que una dieta alta en carbohidratos no es lo ideal y mucho menos en niños con diabetes. El alto consumo de arroz provoca que el índice glicémico se dispare, provocando desbalances en la producción o absorción de insulina y un descontrol de los síntomas de la Diabetes Mellitus dependiendo si es Tipo 1 o tipo 2. Este detalle aplica tanto a niños como adultos. El consumo recomendado en estas situaciones es leve o moderado dependiendo del tipo de arroz que se consuma. Por tanto, lo ideal es cambiar el arroz por quinoa en estos casos, por su bajo nivel de carbohidratos y alta cantidad de proteínas que provee el quinoa.

Hago incapié en que algunas de las marcas de arroz local aparecen clasificadas en riesgo medio por que la cantidad de arsénico que pueden contener sobrepasa los límites normales de rango. Por tal razón, no han sido incluídas como marcas recomendadas. En caso de que sea lo que consumen en el hogar, es importante hacer un lavado y preparación segura del mismo. El lavado consiste en dejar remojando el arroz desde la noche antes para ablandarle y que bote el arsénico que contiene. En la mañana se le cambia el agua y se puede poner a cocinar. Esto reduce de un 40-80% del arsénico en el arroz al igual que una cocción en mayor cantidad de agua.

El arsénico es un elemento de la tabla periódica que ocurre de forma natural en la tierra. El mismo es absorbido por los alimentos que son sembrados. Considerado un carcinógeno cuando consumido en altas cantidades, debemos ser precavidos en este ámbito en la nutrición infantil. Mientras otras plantas absorben una cantidad mínima de arsénico, las plantas de arroz absorben y acumulan hasta 10 veces más que otros tipos de productos debido a su fisiología y condiciones de crecimiento. Se concluyó en un estudio del 2010 hecho por científicos de la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA por sus siglas en inglés) que los infantes y niños están siendo más expuestos al arsénico en alimentos debido a su tamaño y las porciones proporcionadas. Es por esto que muchos profesionales de la salud desaconsejan que los infantes consuman el cereal de arroz o que se utilicen bebidas de arroz sin importar la edad.

Conociendo lo antes mencionado, las tortitas de arroz, mas bien conocidas como Rice Cakesdeben ser consumidas únicamente a partir del año de vida por su alta concentración de arsénico. De igual manera, debemos leer bien las etiquetas para evitar aquellas tortitas de arroz que tengan gran cantidad de azúcares, utlicen sirop de arroz que es poco nutritivo y beneficioso al igual que son altos en sodio. Pueden funcionar como una alternativa de meriendas conjunto con frutas, mantequillas de nueces y algunos vegetales al igual que hummus. Su consumo debe ser moderado, solo 1-2 por semana, en niños.

Disfrute las combinaciones y recetas para un arroz rico en nutrientes y sigamos creando consciencia en una alimentación sana, segura y saludable para nuestro hijos.

XOXO,
Pau

#Paulatinamente #ConsejitosdePau #BLWconPau #KeepDreamingbyPaulette #FuturePeds #IYCFS #Pastas #BLW #babyledweaning #pures #alimentacionautorregulada #alimentacioninfantil #trozos #porelIBCLC

in reverie
Marcas de arroz recomendadas según EWG.org 

Sigue leyendo “Carbohidratos: Tipos de Arroz”

#blw, Alimentación Complementaria, Blogger, Medical Student, Medicine, Motherhood, Pediatrics

Antes de comenzar BLW

Empecemos lo bueno. Somos muchas las que nos gusta el término Baby Led Weaning y su filosofía. Pero, ¿realmente sabemos de que se trata del todo? Vamos a ver. He estado leyendo libros y publicaciones de Gill Rapley y el Dr. Carlos González. Definitivamente hay muchos detalles que yo no conocía o estaba usando de forma errónea. Detallemos algunos:

  • BLW no es una práctica nueva, pero la terminología médica en su connotación sí lo es. Como menciona el Dr. Carlos González en este live (click aquí), desde mucho antes del siglo XX, los purés no existían y las batidoras tampoco. Por lo que nuestros antepasados le daban a sus hijos los alimentos cortados en trozos o majados con consistencia y el bebé hacía lo propio por instinto: comer solo.
  • La autoregulación y fases alimentarias: Muchas personas piensan que la autorregulación alimentaria va más allá. Un niño que autorregula su alimentación a través de BLW, es un niño que juega con la comida. Hay un dicho que dice: “La comida entra por los ojos.” Pues de la misma manera que a un adulto sus glándulas salivares se activan con mirar alimentos, un bebé aprendiendo a comer también le sucede. Las fases incluyen: ver, tocar y luego probar llevándoselo a la boca. No todos los niños lo hacen el mismo día y no siempre es con el mismo alimento. Con paciencia y amor se le lleva poco a poco. La clave está en seguir ofreciendo, pues puede tardar hasta 15 veces en aceptar el mismo alimento (Hendricks, et al. 2006). Por lo tanto, que le den el alimento en cuchara y bebé también tome trozos no es BLW. Se pierde la autorregulación. Esto es un detalle que sucede con la familia. Ver video en mi fan page:  https://www.facebook.com/paulatinamente3/videos/vb.263240954176984/276430756191337/?type=2&theater&notif_t=scheduled_post_published&notif_id=1505512805265581
  • Los términos de transición de puré a BLW y BLW mixto no son reales: La realidad es que muchas personas usan el término BLW luego de dar puré. Según Gill Rapley y otros profesionales, esto sigue siendo alimentación complementaria tradicional en donde le damos el alimento con cuchara a bebé. La misma sigue el patrón de comenzar en puré e ir cambiando las consistencias una vez bebé va creciendo. Esto es lo que llaman alimentación por etapas y por lo que se rigen los puré comercializados. BLW se detalla como el comienzo de alimentación complementaria desde cero con trozos. De mi parte, seguiremos usando el término transición a trozos para poder ayudarles y no confundir más las definiciones. Recordando que la transición en algunos bebés puede tardar, así que no se estrese. Sí, un practicante de BLW en algún momento comerá majados, pero será autorregulándose. Por otro lado, BLW Mixto le llaman cuando el niño come solo y también alguien lo alimenta con la cuchara, por lo que volvemos a perder la autorregulación.
  • La cuchara no es necesaria y tampoco es enemiga de BLW: Si bien es cierto que BLW se refiere a explorar y seguir las fases de ver, tocar y probar, la cuchara formará parte esencial de la vida de bebé en el futuro. Desde el comienzo de alimentación complementaria debemos poner la cuchara en la mesa para que bebé se familiarice con ella. Aún así, no esperes un dominio de la misma. Los bebés no tienen preferencia de mano dominante,  pues su cerebro continúa en un crecimiento exponencial y viene a completar la lateralidad (lado dominante del cerebro) y señales de predominancia hasta los 3-4 años de edad. A pesar de que BLW se centra en los trozos y la comida tal como lo sirve la familia, si podemos hacer cucharadas llenas (loaded spoonfuls) para alimentos como la avena, arroz, farina o yogurt. Al llenar la cuchara, bebé la toma en su mano y se la lleva a la boca de la misma forma que haría con algún trozo. La idea es mantener la autorregulación y autonomía, no dar un paso atrás con el Tren del Sabor o el Avioncito. Sinceramente no es necesario subestimar la capacidad de bebé para alimentarse. La mayoría preferirá seguir usando las manos. BLW es la norma como hemos dicho antes en el punto #1.
  • BLW no tiene más riesgos de atragantamiento que el puré: La Academia Americana de Pediatría (AAP) confirma que Baby-Led Weaning no tiene más riesgos de atragantamiento que dar puré. Un niño en puré también puede atragantarse al igual que tomando solo leche. Lo esencial al practicar BLW es conocer la diferencia entre arcada y atragantamiento (AAP. 2016).
  • Al principio harán arcadas y pueden vomitar: Muchos padres no conocen que el centro de reflejo de vómito está en el mismo medio de la lengua. Este reflejo es para evitar atragantamientos con artículos de mayor tamaño que la circunferencia de la boca. La mayoría de los niños han hecho arcadas desde mucho antes de comenzar alimentación complementaria. Inclusive, un bebé lactado va aprendiendo a manejarlas desde que comienza a lactar. Al llevarse el pezón a la parte posterior de la boca, le permite aprender sus límites. Mientras tanto, un bebé que toma en biberón exclusivamente, si el mismo no tiene una mamadera larga y estrecha que simule el pezón, aprenderá más tarde a manejar las arcadas. Estaré discutiendo estos detalles más adelante.
  • No todos los bebés y padres estarán listos para BLW: Como madre puedo decirles que se reciben muchos comentarios por desconocimiento a este tipo de práctica. Como profesional puedo decirles que es necesario instruir a la familia sobre la decisión y sobretodo prepararlos para las arcadas que no vayan a pensar que el niño se está ahogando. Con miedo no se puede practicar BLW, pues ese miedo se le transmite al bebé y el proceso no es efectivo. Como bien lo habla la Dra. Susej Fernández en sus videos (click aquí), es el primer paso que debemos sobrepasar para un BLW efectivo. De igual manera, habrán bebés que por otras circunstancias no tendrán la capacidad de practicar BLW y tendrán que hacer la transición a trozos más tarde. Si es tu caso, quédate pendiente que próximamente publicaré sobre el tema.
  • Los profesionales de Salud son esenciales para un BLW exitoso: Es sumamente importante que los Profesionales de la Salud aprendan sobre esta práctica. La realidad es que, con el poco tiempo que nos dan, las clases de educación continua muchas veces se dirigen a lo más “importante” y no lo más al día. A los padres les puedo decir que es fuerte poder estar al día todo el tiempo cuando el profesional trabaja sobre 80 horas a la semana tanto en oficina como en el hospital. De eso les puede contar mis colegas en el campo de la Pediatría. El restante del tiempo hay que dedicarlo a su familia y a descansar cuando están postguardia. Así que si un pediatra o profesional de la salud le está brindando servicio y no sabe a lo que usted se refiere cuando le habla sobre BLW, no se moleste y háblele con documentación de forma humilde. Por eso escribo con los enlaces a los estudios clínicos. Seamos proactivos y colaboremos. Al final de cuentas, el resultado es un bebé sano y unos padres informados.  Estoy orgullosa de aquellos profesionales de Salud que se alegran que los padres llevan a cabo esta práctica desde día uno, que respetan que el bebé cumpla las señales a cabalidad antes de comenzar y apoyan las desiciones informadas de cada padre. Exhorto a otros profesionales de la Salud a indagar, preguntar y sobretodo, abrir su mente a Baby Led Weaning para que sea lo que siempre fue, la norma en Alimentación Complementaria como lo era antes del siglo XIX.
  • La hemoglobina y el peso: Este es uno de los mayores temores de los padres. Las curvas de crecimiento son una guía para saber como va el progreso de bebé. Las mismas existen para vigilar que el bebé vaya creciendo de forma exponencial, por lo que la curva parecerá una parábola. Lo importante no siempre es la percentila, sino que se mantengan aumentando de peso de forma estable. Aún así, es importante reconocer que habrá momentos en el que niño se puede estancar de peso. Mayormente ocurre cuando se enferman. Consulte su pediatra o gastroenterólogo pediátrico para discutir sobre la curva y vea este video (click aquí). En el caso de la hemoglobina, es importante reconocer que hay una diferencia entre bebés lactados y bebés que toman fórmula. La fórmula contiene mayor cantidad de hierro que la leche humana, por lo que muchos se asustan cuando a bebé se le hace una prueba de sangre. Les dejo la tabla actualizada de los niveles de hemoglobina en infantes (Medscape. 2017).
  • hemoglobina
  • La interpretación de esta tabla se hace dejando como guía el número seguido por la palabra “media”. Este es el punto de referencia. Lo que implica el -2SD es dos numéros por debajo de la media para mantenerse en parámetro normal. Si su bebé está por debajo o por encima, consulte con su proveedor de salud. La tabla no sustituye una consulta médica.
  • Artículos importantes: El más importante es una silla de comer apropiada que tenga los requerimientos para ser segura. Discutiremos el tema más adelante en una publicación aparte.

XOXO,

Pau

“Padres informados valen millones”

#paulatinamente #CronicasdeJM #consejitosdePau #BLWconPau #futurePeds #MetamorfosisProfesional #movingFWD #Educandoconamor #KeepDReamingbyPaulette #DreamitDoit #BLW #MiercolesdeBLWConPau #PorelIBCLC #ChildNutricionist

Referencias:

Academia Americana de Pediatría (AAP). Baby-Led Weaning Does Not Increase Choking Risk When Modified for Safety. 2016. Recuperado el 3 de septiembre de 2017 de https://www.healthychildren.org/English/news/Pages/Baby-Led-Weaning-Does-Not-Increase-Choking-Risk-When-Modified-for-Safety.aspx

Fernandez, S. 10 Razones por las que el Baby Led Weaning NO TE FUNCIONA. 2017. Recuperado el  2 de septimebre de 2017 de https://www.youtube.com/watch?v=-YE62AR04lw

Hendricks K, Briefel R, Novak T. Maternal and child characteristics associated with infant and toddler feeding practices. J Am Diet Assoc. 2006;106(1 Suppl 1):S135-148.

Rapley, G. Baby-led Weaning: The fuss-free way to introduce solid foods. 2008. Recuperado el 3 de septiembre de 2017 de http://www.rapleyweaning.com/

Leis Trabazo R. ¿Es el baby-led weaning un patrón recomendable? Evid Pediatr. 2017;13:27. Recuperado el 3 de septiembre de 2017 de http://www.evidenciasenpediatria.es/articulo/7066/es-el-baby-led-weaning-un-patron-recomendable

McCarthy, C. New study says that it’s safe to skip the spoon and let babies feed themselves. 2016. Recuperado el 3 de septiembre de 2017 de https://www.health.harvard.edu/blog/new-study-says-safe-skip-spoon-let-babies-feed-2016092010375

Stevens, E. et al. A History of Infant Feeding. 2009. Recuperado el 3 de septiembre de 2017 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2684040/

WHO. Curvas por indicadores. 2017. Recuperado el 3 de septiembre de 2017 de http://www.who.int/childgrowth/standards/curvas_por_indicadores/en/

Yang Merritt, B. et al. Hemoglobin Concentration (Hb). 2014. Recuperado el 3 de septiembre de 2017 de http://emedicine.medscape.com/article/2085614-overview