Pediatrics

Individualidad Motriz: Desarrollo Columnar y Sentarse

La oportunidad de observar el desarrollo infantil con objetividad e individualidad permite abiertamente una ampliación de conocimiento y sobretodo, evaluar a nuestros niños en libre movimiento. Durante las pasadas semanas he estado en comunicación con la Dra. Glory Serrano hablando de distintos temas y la preocupación que ambas en cuanto al crecimiento, desarrollo y la introducción de alimentación complementaria de manera tardía debido a la creencia popular de que los bebés solo se sientan de una sola forma. Decidimos darnos a la tarea de documentar en conjunto detalles sobre el desarollo motor, en especial las maneras de un bebé sentarse. Pero antes de discutirla, es meritorio reconocer el desarollo de la columna vertebral.

Desarrollo de la Columna Vertebral

baby-spine1
Foto tomada de http://www.truehealthct.com/2012/baby-carriers-good-for-spine/

Observemos la foto de arriba detenidamente. El desarrollo de la columna vertebral se da por etapas. El tiempo boca abajo (“tummy time”) contribuye a fortalecer los músculos que sostienen la columna vertebral. Observemos que al nacer la columna vertebral comienza en forma de C. Se va fortaleciendo con los movimientos libres y el crecimiento. Una vez llegamos a la segunda curvatura, bebé aguanta la cabeza sin problemas y comienzan los movimientos de voltearse con facilidad. De ahí, seguimos a la fase de querer sentarse con ayuda, lo cual no se debe forzar y solo sostenerlo para permitir espacio entre cada disco intervertebral a cumplir su función de acolchonamiento. Una vez bebé se sienta solo, la columna vertebral ha tomado la postura de la figura 3. Al pararse solo (figura 4) es porque su columna ya tolera el peso, hay control del punto axial (centro) del cuerpo  Pero el desarrollo no culmina ahí, pues las vertebras se fusionan y terminan de tomar las curvaturas alrededor de los 4 años. Pero volvamos al tema principal, sentarse. Las figuras 2 y 3 son esenciales para que el bebé logre sentarse.

 

diagram
Imagen tomada de https://wellroundedny.com/baby-gear-safe/

¿Cuándo se sientan los bebés?

Se considera que un bebé ha aprendido a sentarse completamente por sí solo cuando es capaz de mantenerse sentado, pero para llegar a este punto, un infante tiene que ganar fuerza en su musculatura y aprender a controlar su cuerpo. Conseguir mantener esta postura por sí solo supone conseguir controlar su cuerpo en contra de la gravedad en una posición diferente a la que ha podido hacerlo los primeros meses de vida. El sentarse le permite poder observar su entorno desde una perspectiva diferente y poder explorar y manipular objetos de manera más funcional y les permite comenzar a comer alimentos. Desde el principio el infante debe pasar tiempo boca abajo.

Es habitual que muchos bebés se sienten hacia los 6-7 meses, algunos lo logran para los 8 a 9 meses. Siempre es bueno la evaluación del pediatra para observar los aspectos del desarrollo motor grueso. Por eso no se debe tener prisa en sentar a los bebés, porque precisan de tiempo. Por eso es importante que cuando sentemos a un bebé, nos fijemos mucho en cómo lo hacemos y en la posición que el infante adopta. Si al poner al infante sentado vemos que mantiene la cabeza inclinada o la espalda queda curvada entonces debemos pensar que aún no está preparado, y que es mejor que por el momento no sentarle.

¿Cómo estimular al bebé a sentarse?

No importa si tu bebé se sienta sin ayuda o utiliza el apoyo que le puede ofrecer un cojín o una almohada. Cuando el bebé esté sentado, aprovecha esos momentos para disfrutar jugando con él, al mismo tiempo que lo estimulas. ¿Cómo?  Colócales a diferentes distancias, distintos objetos que el pequeño pueda manipular sin peligro, tratando de que los mismos posean diferentes formas y texturas. A medida que el bebé los alcance y juegue con ellos, puedes decirles los nombres de los objetos; cantarles y jugar con las distancias, acercándole y alejándole los objetos.

  

¿Como se sienta un bebé?

Los bebés se sientan desde diferentes posiciones. Entre las más comúnes están:

1.      Estando boca abajo, se coloca en posición de caballito y se sienta.

2.      Se agarran de alguna superficie hasta que se logran parar y luego se sientan.

3.      Se colocan de lado y se impulsan hasta sentarse.

4.      Algunos bebés no se sientan solos, pero cuando el adulto lo coloca en posición sentado su cabeza y tronco se mantienen en posición recta.

Hay diferentes maneras para que un bebé se siente, lo importante es que cuando se siente pueda mantener su cuerpo en forma erecta y pueda utilizar sus manos libremente. Si el bebé requiere tener sus manos todo el tiempo apoyadas al frente o los lados para sostenerse, entonces no esta preparado para permanecer sentado. Lo importante es reconocer su manera particular y asegurar que su desarrollo motor vaya acorde a su edad. De lo contrario, es importante consultar al pediatra para descartar algún retraso motor si bebé no se ha sentado o se mantiene sentado entre los 8-10 meses.

A continuación unos videos de Pathways.org hablando sobre el desarrollo motor y las maneras de sentarse:

¡Permite el movimiento libre!

Colaboración de:

Paulette M. Vélez, MD, IYCFS, (Pau-latinamente)

Glory Serrano, MD (Pediatra): https://www.facebook.com/dragloryserano/

Publicado el 16 de mayo de 2018

Revisado el 13 de septiembre de 2018

Sigue leyendo “Individualidad Motriz: Desarrollo Columnar y Sentarse”

Pediatrics

BLW o BLISS: ¿Diferencias?

El término Baby-Led introduction to SolidS o comúnmente conocido como BLISS nace luego de las investigaciones más a fondo sobre Baby-Led Weaning. En 2015, un equipo de científicos dedicados a evaluar si el BLW era un método práctico, veraz y seguro, ponen en a prueba su función, pero haciendo ciertas modificaciones. El BLISS se enfoca en los abastos de hierro que debe ingerir un infante con la alimentación complementaria siguiendo el mismo estándar de BLW, permitir que el niño coma solo.

Luego de esta investigación, los científicos le han dado mayor énfasis a ofrecer alimentos ricos en hierro intercalados con los demás para que dichos abastos sean absorbidos correctamente. El hierro para ser absorbido de forma apropiada debe estar acompañado de una fuente de vitamina C, quien contribuye a que el hierro pueda entrar de forma más rápida y con mayor capacidad al cuerpo humano. Por lo tanto, se recomienda combinar alimentos ricos en estos nutrientes en una misma comida. Así aumenta la biodisponibilidad de absorción.

¿Qué diferencia encuentro entre los dos términos?

En realidad, ninguna. Ambos tienen el mismo norte, permitir que el niño coma solo y aprenda. Sus bases son las mismas al igual que el modo de introducción. Simplemente el BLISS le da más enfoque a los alimentos ricos en hierro, por lo que el BLW se le debe hacer estas modificaciones de introducción para mantener los niveles de hemoglobina dentro del parámetro normal.  Al final de cuentas, los niños saben que necesitan de forma innata y seleccionan los alimentos que su cuerpo le apetece para tener los abastos necesarios para crecer y cumplir con una dieta balanceada. Por tanto, cuando hay alguna deficiencia, los niños tienden a escoger el mismo alimento por varios días, lo que conocemos por fijación por alimentos (food fads en inglés). Siempre y cuando sea un niño sano y saludable, no hay porque preocuparse.

¿Qué alimentos son ricos en hierro y en vitamina C?

Las Carnes rojas, especialmente el hígado, en las blancas y huevo. Son ricas en hierro. Los glóbulos rojos necesitan hierro para poder transportar oxígeno a todas las células del cuerpo. La falta de hierro en la sangre ocasiona anemia. También en legumbres, vegetales, cereales y germen de trigo lo encontramos. De la misma manera, interviene en la formación de hemoglobina y mioglobina, que son componentes esenciales para el cuerpo. Si no conoces los parámetros normales de hemoglobina para niños, puedes buscarlos en el siguiente enlace: https://paulatinamente3.wordpress.com/2017/09/13/antes-de-comenzar-blw/.

Por su parte la vitamina C la describimos en la siguiente imagen.

Vitaminas y beneficios

En conclusión, recomiendo que, una vez los alimentos hayan pasado la prueba de alergias, comencemos a combinar y añadir variedad al plato de bebé en cada comida. Si tu niño tiene una hemoglobina menor de 10 g/dl, comienza a ofrecer más a menudo estos alimentos antes mencionados. No siempre es necesario darles suplementos vitamínicos.

XOXO,

Pau

“Padres informados valen millones”

#paulatinamente #CronicasdeJM #consejitosdePau #BLWconPau #futurePeds #MetamorfosisProfesional #movingFWD #Educandoconamor #KeepDReamingbyPaulette #DreamitDoit #BLW #MiercolesdeBLWConPau #ASI #AlimentaciónSeguraInfantil #MiercolesdeBLWConPau #PorelIBCLC #ChildNutritionist

Referencias:

Basulto, J. Se me hace Bola. DeBosillo. 2014.

Daniel, L. et. al. 2015. Baby-Led Introduction to SolidS (BLISS) study: a randomised controlled trial of a baby-led approach to complementary feeding. Recovered on August 10, 2017 from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4643507/

Gonzalez, C. 2016. Mi niño no me come. Editorial Planeta, S.A. Pages 67, 127.

Rapley, G. et. al. 2010. Baby-Led Weaning. The Essential Guide to Introducing Solid Foods and Helping Your Baby tp Grow Up a Happy and Confident Eater. The Experiment, LLC. Pages 55

Pediatrics

¿Y si doy puré?

Hay padres que desconocen lo que es BLW y dan por sentado que el puré es la única opción de alimentar a un infante cuando ya tiene 6 meses. Muchos profesionales de la Salud aún no están del todo empapados sobre cómo y cuándo hacer la transición de forma apropiada a trozos. Por lo que estaremos discutiendo sobre los purés y la transición a trozos de forma más amplia.

Muchos infantes tienen una rápida aceptación de los purés, mientras que otros demuestran claramente desde el comienzo su habilidad por comer solos. En esto influye grandemente las señales para comenzar alimentación complementaria. Por tradición, pensamos que tan pronto cumple 6 meses de vida tenemos que comenzar “comiditas” para abastecer su hambre. Realmente sigue siendo la leche (humana o fórmula) su sustento alimentario principal y lo que damos adicional será para que el infante aprenda que hay otras formas de alimentarse. No será hasta su primer año de vida que la comida pasará a primer plano para ser su fuente energética principal. Por lo que sí podemos esperar a que esté completamente listo y cumpliendo todas las señales. Muchos se asustan por pensar en que sus abastos de hierro no serán suficientes si esperamos, pero los mismos no desaparecen de la noche a la mañana, sino paulatinamente.

En los pasados años hemos visto más estudios sobre alimentación infantil, pero los mismos no son suficientes para dar datos más conclusos. Lo que sí se ha podido comprobar, y lo recalca Gill Rapley en su libro sobre BLW, es la diferencia de nutrientes entre el puré y la forma natural del alimento. Triturar o majar el alimento, en especial las frutas y vegetales, puede destruir una mayor cantidad de nutrientes. En alimentos ricos ej vitamina C, por ejemplo, la misma se encuentra en la capa externa del alimento y al cortarlo o triturarlo, se pierde gran cantidad de vitamina C.

A su vez, como hemos mencionada en veces anteriores, el puré no permite un aprendizaje más extenso. El niño sólo reconoce una textura blanda, pero no logra diferenciar ni experimentar el sabor realmente. La realidad es que tarde o temprano el infante necesita hacer la transición a trozos y nuevas texturas para que refuerce el aprendizaje y los movimientos de masticación. Retrasar el cambio puede provocar que estos aprendizajes también se retrasen.

Actualmente se recomienda que si comenzaron dando purés o majados, la transición a trozos se haga a partir de los 8 meses de edad y darle espacio para que coma por sí solo. Claro, esto depende de cuando cumplió todas las señales y comenzamos el proceso. Por tal razón, esto permite que el niño aprenda la importancia del tamaño del alimento para que él/ella detemine si puede o no marticarlo y deglutirlo sin arcadas. Tomar el alimento con las manos, como hemos mencionado en publicaciones anteriores, es parte de las fases de aprendizaje. La niña evalúa si el alimento le interesa para luego llevárselo a la boca y probarlo. Mientras más temprano se haga la transición a trozos, menos probabilidad de aumentar el riesgo de crear un niño mañoso con la comida. Mientras más temprano del año se haga la transición, más oportunidades de aprendizaje habrá tanto para los padres como para el infante. La clave está en confiar, ofrecer y ver como su hijo/a sí sabe lo que necesita al igual que nunca obligar a comer. Si no quiere ahora es porque no tiene hambre. Puede volver a ofrecer más tarde.

¿Estás listo/a para hacer la transición? Déjame guiarte por mensaje privado.

XOXO,
Pau

#Paulatinamente #BLWconPau #ConsejitosdePau #MetamorfosisProfesional #MiercolesdeBLWConPau #PorelIBCLC #ChildNutritionist #KeepDreamingbyPaulette #DreamitDoit #FuturePeds #EvidencebasedMedicine.

Referencias:

Connecticut State Department of Education. 2008. Guidelines for Feeding and Swallowing. Pages 3-5

Gonzalez, C. 2016. Mi niño no me come. Editorial Planeta, S.A. Pages 67, 127.

Rapley, G. et. al. 2010. Baby-Led Weaning. The Essential Guide to Introducing Solid Foods and Helping Your Baby tp Grow Up a Happy and Confident Eater. The Experiment, LLC. Pages 55